Los ex­per­tos opi­nan

Es­te mes: la de­pre­sión post-via­je; zo­nas de bu­ceo; fo­tos de via­je; via­jar so­lo

Rutas del Mundo - - SUMARIO -

P Aca­bo de re­gre­sar de un via­je de un año y me cues­ta vol­ver a la vida nor­mal. Es­toy muy de­pri­mi­do. ¿Qué pue­do ha­cer?

R Cuan­to más tiem­po uno es­tá de via­je, más cues­ta vol­ver a la ru­ti­na y un gran via­je te pue­de de­jar ba­jo de mo­ral du­ran­te más de un año. Tra­ta de co­nec­tar con otros via­je­ros. Es­cri­be tus ex­pe­rien­cias en un blog o en un fo­ro. Cen­tra tu ener­gía en un buen ál­bum de fo­tos del via­je. Afi­ció­na­te a al­go que cap­ta­ra tu in­te­rés du­ran­te el via­je. Si no se te pa­sa ha­bla con un mé­di­co. La me­jor cu­ra es pla­near el si­guien­te via­je y en­con­trar un tra­ba­jo in­tere­san­te y bien pa­ga­do pa­ra fi­nan­ciar­lo.

Dr Ja­ne Wil­son-Ho­warth

P Me en­can­ta sa­car fo­tos en la ca­lle pe­ro me sien­to un po­co in­có­mo­do. ¿Có­mo pue­do su­pe­rar­lo?

R Si te po­ne ner­vio­so fo­to­gra­fiar a ex­tra­ños tu len­gua­je cor­po­ral te de­la­ta­rá y se re­fle­ja­rá en las fo­tos. Atrae­rás la aten­ción y des­trui­rás un mo­men­to na­tu­ral, la esen­cia de la fo­to­gra­fía ca­lle­je­ra. En reali­dad, la ma­yo­ría de la gen­te no se da cuen­ta de que la es­tás fo­to­gra­fian­do o no le im­por­ta –a no ser que es­ta­blez­cas con­tac­to vi­sual o que me­tas la pa­ta.

Bá­si­ca­men­te, tie­nes que creer que eres me­dio in­vi­si­ble. Aun­que sue­ne ab­sur­do, si en­fo­cas la fo­to­gra­fía ca­lle­je­ra des­de es­te pun­to de vis­ta te ayu­da­rá mu­cho. Bus­ca una cá­ma­ra, una pe­que­ña que en­tien­das y usa siem­pre una len­te es­tán­dar, la que ve lo mis­mo que tus ojos. Un zoom es­tá bien pe­ro de­mues­tra que no te gus­ta acer­car­te a la gen­te. Pien­sa en cuán­to deseas sa­car fo­tos de per­so­nas y adap­ta tu ac­ti­tud.

La fo­to­gra­fía ca­lle­je­ra no re­quie­re que sal­ga gen­te: in­di­cios de vida, som­bras y to­do ti­po de ob­je­tos tam­bién sir­ven. Los me­jo­res fo­tó­gra­fos ca­lle­je­ros fo­to­gra­fían lo que les in­tere­sa y a me­nu­do la gen­te no des­ta­ca ni es la pro­ta­go­nis­ta de la fo­to. Los me­jo­res fo­tó­gra­fos no quie­ren ser un obs­tácu­lo; son dis­cre­tos, su­ti­les y res­pe­tuo­sos cuan­do ha­ce fal­ta. A ve­ces esa fo­to no sa­le pe­ro la si­tua­ción te lle­va a una nue­va opor­tu­ni­dad.

David Gibson, au­tor de The Street Pho­to­grap­her’s Ma­nual

(Tha­mes & Hud­son)

P Soy ve­ge­ta­riano y voy a París pa­ra una ce­le­bra­ción. ¿Me cos­ta­rá en­con­trar co­mi­da ve­ga­na? ¿Exis­te al­gún ve­ge­ta­riano pa­ra ce­le­brar una oca­sión es­pe­cial?

R Es un mo­men­to es­pec­ta­cu­lar pa­ra los her­bí­vo­ros en la Ciu­dad de la Luz, con una do­ce­na de res­tau­ran­tes ve­ge­ta­ria­nos que han abier­to en los úl­ti­mos dos años. Qui­zás la me­jor no­ti­cia es el anun­cio del chef Alain Du­cas­se de que se pa­sa al uni­ver­so ve­ge­tal. Si vas en se­rio re­ser­va me­sa en el res­tau­ran­te con es­tre­lla Mi­che­lin de la Pla­za At­he­née pa­ra una ex­pe­rien­cia úni­ca. Em­pie­za con qui­noa lo­cal, tu­bércu­los de tem­po­ra­da, se­tas y mem­bri­llo, se­gui­dos de ver­du­ra del huer­to de Ver­sa­lles re­lle­na de ave­lla­nas. El me­nú cam­bia ca­da mes. Cuan­do ha­gas tu re­ser­va ex­pli­ca tus pre­fe­ren­cias cu­li­na­rias y se adap­ta­rán ama­ble­men­te a ellas. Otra elec­ción ex­qui­si­ta pa­ra una ce­na inol­vi­da­ble es l’Ar­pè­ge. ¿Qué no pue­des ha­cer la re­ser­va? Prue­ba Ma­céo o Ver­jus, que se es­fuer­zan en sa­tis­fa­cer a sus clien­tes ve­ge­ta­ria­nos. Au­re­lia d’An­drea, pa­ri­si­na, au­to­ra de Ve­ge­ta­rian Pa­ris (Ve­ge­ta­rian Gui­des Ltd)

P ¿Cua­les son los me­jo­res des­ti­nos de bu­ceo po­co co­no­ci­dos? Quie­ro ir a bu­cear a al­gún si­tio di­fe­ren­te, con me­nos gen­te.

R En­con­trar zo­nas de bu­ceo inusua­les pue­de re­sul­tar un desafío por un te­ma de pre­su­pues­to. El me­jor des­tino al­ter­na­ti­vo es Pa­púa Nue­va Guinea. Ja­más en­con­tra­rás otro bo­te o com­pe­ti­rás por es­pa­cio en el arre­ci­fe. Es­tá le­jos, es ca­ro, pe­ro la ex­pe­rien­cia es so­ber­bia. Tam­bién es­tá In­do­ne­sia, pe­ro hay que ale­jar­se de los pun­tos con­cu­rri­dos como Ma­na­do y Ba­li (am­bos fa­bu­lo­sos pe­ro co­no­ci­dos) y to­mar un vue­lo a Pa­púa Oc­ci­den­tal. Tan­to las is­las Ra­ja Am­pat como las Spi­ce son de­li­cio­sas. Más cer­ca de ca­sa, el Mar Ro­jo es un eterno fa­vo­ri­to por bue­nas ra­zo­nes. Sin em­bar­go po­drías pro­bar Jor­da­nia – la ex­pe­rien­cia es si­mi­lar pe­ro el área es más tran­qui­la y eco­nó­mi­ca. Omán em­pie­za a ga­nar po­pu­la­ri­dad (pe­ro no gen­te) y en ve­rano es ge­nial. Beth Tier­ney, au­to­ra de

Di­ving the World (Foot­print)

P ¿Cuál es la me­jor ru­ta pa­ra su­bir al Ki­li­man­ja­ro?

R Exis­ten seis ru­tas prin­ci­pa­les pa­ra su­bir al Ki­li­man­ja­ro y ca­da una tie­ne sus en­can­tos y sus des­ven­ta­jas. La ru­ta Ma­ran­gu, por ejem­plo, es la úni­ca que ofre­ce ca­ba­ñas pa­ra dor­mir en lu­gar de tien­das. Ma­cha­me es la más po­pu­lar (de­ma­sia­do in­clu­so pa­ra mu­chos), mien­tras que al otro ex­tre­mo es­tá Umb­we, la ru­ta más di­fí­cil y por lo tan­to la me­nos con­cu­rri­da. Tam­bién es­tá Ron­gai, que es la que em­pie­za en la la­de­ra nor­te de la mon­ta­ña; y Le­mos­ho, que se ini­cia en la ca­ra oes­te, es la más lar­ga aun­que, en mi opi­nión, la más her­mo­sa.

Per­so­nal­men­te, sin em­bar­go, pre­fie­ro las ru­tas más tran­qui­las y ale­ja­das de la mu­che­dum­bre, así que mis fa­vo­ri­tas tien­den a ser las me­nos con­ven­cio­na­les, di­se­ña­das por agen­cias como Uni­que Ron­gai o Al­ter­na­ti­ve Le­mos­ho Rou­tes.

Henry Sted­man, au­tor de Ki­li­man­ja­ro: The Trek­king Guide to Afri­ca’s Hig­hest Moun­tain (Trail­bla­zers)

‘El me­jor des­tino al­ter­na­ti­vo pa­ra bu­cear

es Pa­púa Nue­va Guinea. Ja­más en­con­tra­rás

otro bo­te o com­pe­ti­rás por es­pa­cio

en el arre­ci­fe’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.