¿A qué es­pe­ras pa­ra ir?

A Po­prad, Es­lo­va­quia, un des­tino ge­nial pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za

Rutas del Mundo - - SUMARIO -

¿Por qué ir?

Lin­ces, lo­bos, osos, mar­tas, re­be­cos – cin­co de las ra­zo­nes pa­ra vi­si­tar Po­prad, al nor­des­te de Es­lo­va­quia, la ba­se ideal des­de la que ex­plo­rar el par­que na­cio­nal más mon­ta­ño­so de es­te país.

Ubi­ca­da al pie del Al­to Ta­tra, Po­prad es el pun­to de par­ti­da idó­neo pa­ra vi­si­tar las ci­mas más al­tas de Es­lo­va­quia. Con só­lo 78km de lon­gi­tud pe­ro con va­rios pi­cos que se ele­van por en­ci­ma de los 2.500 me­tros (en­tre ellos el pi­co más al­to de la re­pú­bli­ca, el Ger­la­chovs­ký štít, con 2.655 m.), el ma­ci­zo del Al­to Ta­tra es real­men­te agres­te, con la­gos gla­cia­les (de has­ta 80m de pro­fun­di­dad), pra­dos al­pi­nos y va­lles pro­fun­dos. Cre­cen aquí más de 1300 es­pe­cies ve­ge­ta­les, des­de el sau­ce enano a la hier­ba del es­cor­bu­to y las águi­las do­ra­das sur­can los cie­los mien­tras los osos par­dos, los lo­bos, los lin­ces, los ja­ba­líes y los re­be­cos re­co­rren va­lles y mon­tes.

El Par­que Na­cio­nal Ta­tra ofre­ce 600km de sen­de­ros, 16 de ellos ha­bi­li­ta­dos pa­ra bi­ci­cle­tas. Las con­di­cio­nes pue­den ser pe­li­gro­sas fue­ra de tem­po­ra­da y las ru­tas a más al­ti­tud es­tán ce­rra­das en­tre no­viem­bre y ma­yo. Sin em­bar­go, es­tos me­ses de in­vierno son el mo­men­to ideal pa­ra co­ger los es­quíes de fon­do.

Ade­más de las 115 es­pe­cies de ave y 42 de ma­mí­fe­ro (en­tre ellos el en­dé­mi­co re­be­co del Ta­tra, una es­pe­cie ame­na­za­da), vi­ven en él nu­me­ro­sos rep­ti­les y an­fi­bios y un ter­cio del par­que es­tá cu­bier­to por bos­ques de pí­cea eu­ro­pea, pino sil­ves­tre, pino cem­bro, pino ne­gro, aler­ce eu­ro­peo y arce.

Me­re­ce la pe­na in­ves­ti­gar la ciu­dad de Po­prad, famosa por su pin­to­res­co cen­tro his­tó­ri­co, en el que des­ta­ca la pla­za pea­to­nal de San Egi­dio, con una vis­to­sa ar­qui­tec­tu­ra de los si­glos XVIII y XIX, y el su­bur­bio de Spiss­ka So­bo­ta, un ba­rrio de tran­qui­las ca­lles me­die­va­les, de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y que re­sul­ta un au­tén­ti­co via­je atrás en el tiem­po.

¿Dón­de alo­jar­se?

Pen­zión For­tu­na (pen­zion­for­tu­na.sk), en Spišs­ká So­bo­ta, ha­bi­ta­cio­nes do­bles des­de €49.

¿Có­mo lle­gar?

Por des­gra­cia, to­da­vía no hay nin­gún vue­lo di­rec­to a Po­prad (ni a nin­gu­na otra ciu­dad de Es­lo­va­quia) des­de Es­pa­ña, así que la es­ca­la es obli­ga­da y eso pue­de alar­gar las ho­ras de via­je.

La com­pa­ñía aé­rea che­ca CSA vue­la a Bra­tis­la­va des­de Bar­ce­lo­na y Ma­drid vía Pra­ga. Des­de allí, una bue­na op­ción es el tren de Bra­tis­la­va a Po­pra­dTatry (más rá­pi­do y có­mo­do que los au­to­bu­ses), que tar­da 4h20m y cues­ta 15€ por tra­yec­to.

Otra al­ter­na­ti­va es la com­pa­ñía wiz­zair (https:// wiz­zair.com/), que ofre­ce vue­los de ba­jo cos­te en­tre Lon­dres Lu­ton y Po­prad.

Pi­cos sal­va­jes El Al­to Ta­tra, cer­ca de Po­prad, es el ho­gar de osos, lin­ces y lo­bos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.