Es­te mes te con­ta­mos...

Có­mo ele­gir a un buen guía de mon­ta­ña

Rutas del Mundo - - SUMARIO - La luz que te guía

‘Al­gu­nos guías no sa­ben de­cir: “No, hoy no, no va­mos bien” a un clien­te que pa­ga’

Ele­gir a un buen guía po­dría sal­var­te la vida

En oc­tu­bre, una tor­men­ta de nie­ve en el Hi­ma­la­ya se lle­vó la vida de por lo me­nos 43 al­pi­nis­tas. Al­gu­nos cul­pan a los guías po­co pre­pa­ra­dos, pe­ro ¿có­mo ele­gir a un buen guía?

T

e di­ri­ges a las mon­ta­ñas pa­ra la ca­mi­na­ta de tu vida. La ru­ta es po­pu­lar y es­tá bien se­ña­li­za­da. Así que ¿real­men­te ne­ce­si­tas un guía de mon­ta­ña? És­ta es la pre­gun­ta que es­tá en bo­ca de mu­chos via­je­ros des­pués de la tragedia del pa­sa­do oc­tu­bre en el cir­cui­to de los Annapurna, en Ne­pal.

Se­gún el le­gen­da­rio mon­ta­ñe­ro Alan Hin­kes, au­tor de 8,000 me­tres: Clim­bing the

World’s Hig­hest Moun­tains, la res­pues­ta es sí: “los guías pue­den me­jo­rar un via­je – so­bre to­do si no tie­nes de­ma­sia­da ex­pe­rien­cia o bus­cas al­go de aven­tu­ra”. Di­ce Alan que has­ta los al­pi­nis­tas ve­te­ra­nos ne­ce­si­tan ayu­da cuan­do van a lu­ga­res des­co­no­ci­dos. En­ton­ces, ¿có­mo se­lec­cio­nas la ayu­da ade­cua­da?. “De­be­rías bus­car siem­pre a un guía con for­ma­ción. En el ca­so del guía de mon­ta­ña, con un cer­ti­fi­ca­do de la UIAGM”, nos cuen­ta Hanno Dönz, pre­si­den­te de la UIAGM (Unión In­ter­na­cio­nal de Aso­cia­cio­nes de Guías de Mon­ta­ña; ivbv.info), que ofre­ce acre­di­ta­ción in­ter­na­cio­nal a guías de mon­ta­ña de to­do el mun­do. “La UIAGM con­vier­te a mu­chos bue­nos al­pi­nis­tas en guías de mon­ta­ña pro­fe­sio­na­les”, ex­pli­ca Hanno. “Es una for­ma­ción di­fí­cil con du­ras prue­bas de ac­ce­so”.

¿Im­por­tan las ca­li­fi­ca­cio­nes? “Sí, pa­ra la mon­ta­ña o la es­ca­la­da”, di­ce Alan. “Y tam­bién es bueno que los guías de trek­king se­pan pri­me­ros au­xi­lios y ten­gan un tí­tu­lo en mon­ta­ña”.

Es bá­si­co bus­car re­co­men­da­cio­nes. Pre­gun­ta a la gen­te y uti­li­za In­ter­net pa­ra in­ves­ti­gar a un guía; si no tie­nen ex­pe­rien­cia, eví­ta­los. “Si al ba­jar del avión hay un ti­po lla­mán­do­te a gri­tos, yo me apar­ta­ría de él “, acon­se­ja Ken­ton Co­ol, al­pi­nis­ta y fun­da­dor de Dream Gui­des (dream-gui­des.com).

“Aun­que es esen­cial el co­no­ci­mien­to lo­cal”, su­gie­re Alan, “a ve­ces es me­jor con­tra­tar a un guía oc­ci­den­tal con las cre­den­cia­les ade­cua­das – por­que ellos to­ma­ran las de­ci­sio­nes di­fí­ci­les pa­ra man­te­ner­te a sal­vo, como obli­gar­te a dar la vuel­ta cuan­do tú no quie­ras”.

“Al­gu­nos guías lo­ca­les ha­cen lo que creen que el clien­te quie­re – no sa­be de­cir ‘no, hoy no, no va­mos bien’ al clien­te”, aña­de Ken­ton, que em­plea a lu­ga­re­ños pa­ra te­ner la in­for­ma­ción pe­ro to­ma las de­ci­sio­nes di­fí­ci­les per­so­nal­men­te.

Es bueno re­cor­dar que un buen guía ase­gu­ra que re­cuer­des tu via­je por bue­nas ra­zo­nes. In­ves­ti­ga, pre­gun­ta, al fin y al ca­bo es­tás po­nien­do tu vida en sus ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.