In­dia en bar­co

El vas­to y pe­li­gro­so Brah­ma­pu­tra no se con­si­de­ra­ba na­ve­ga­ble pe­ro un nue­vo e in­tré­pi­do via­je en bar­co ha abier­to las ori­llas re­mo­tas, lle­nas de vida sal­va­je y de cul­tu­ra de As­sam

Rutas del Mundo - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍA MAR­TIN SY­MING­TON

Ex­pe­ri­men­ta­mos la vida en el río a bor­do de uno de los pri­me­ros cru­ce­ros que sur­ca el sal­va­je y an­cho Brah­ma­pu­tra en As­sam

“E l Brah­ma­pu­tra es como la vida mis­ma”, de­cla­ró Pam­kaj Ku­mar Das, ca­pi­tán del

MV Maha­baahu. “Exis­ten pe­li­gros en ca­da mean­dro, la co­rrien­te flu­ye de nu­me­ro­sas fuen­tes, que se se­pa­ran y se vuel­ve a unir y al­can­zan el océano di­vi­di­das en tan­tos ca­na­les que es im­po­si­ble sa­ber cuál es el ver­da­de­ro ca­mino”.

Va­ya. Yo ha­bía subido a la cá­ma­ra del ti­mo­nel pa­ra ha­blar de na­ve­ga­ción, dra­ga­do y co­rrien­tes. Pe­ro es­to era la In­dia, así que no me sor­pren­dió ese sal­to de lo pro­sai­co a lo mís­ti­co. “Sí, es un río mís­ti­co”, se rió el se­ñor Das, le­yen­do mi pen­sa­mien­to mien­tras na­ve­ga­ba cui­da­do­sa­men­te en­tre tron­cos y ban­cos de are­na ba­jo la guía de Ga­nes­ha, el dios ele­fan­te que apar­ta los obs­tácu­los, en­ga­la­na­do con guir­nal­das de ca­lén­du­la.

Qui­zás el ver­da­de­ro mi­la­gro era que es­te lu­jo­so na­vío de 23 ca­ma­ro­tes –va­le, era un cru­ce­ro- sur­ca­ra es­tas aguas. Brah­ma­pu­tra sig­ni­fi­ca “hi­jo de Brah­ma”, lo cual lo con­vier­te no só­lo en un ra­ro ejem­plo de río mas­cu­lino sino en el hi­jo del crea­dor del uni­ver­so. Su vida co­mien­za en el vien­tre gla­cial del mon­te Kai­lash, en el al­ti­plano del Tí­bet, y ter­mi­na en el del­ta del Gan­ges, en el gol­fo de Ben­ga­la. El cur­so del Brah­ma­pu­tra des­cien­de por los Hi­ma­la­yas an­tes de pre­ci­pi­tar­se so­bre las am­plias lla­nu­ras de As­sam, don­de, en épo­ca de mon­zo­nes, se vuel­ve sal­va­je. Mu­chos al­dea­nos se aho­gan en sus aguas fu­rio­sas y ca­da año la es­ta­ción de­ja cam­bia­do el pai­sa­je, con is­las me­ta­mor­fo­sea­das o nue­vas ra­mi­fi­ca­cio­nes.

“Se po­dría de­cir que he­mos da­do un sal­to de fe”, me di­jo San­jay Va­su, el al­pi­nis­ta de Del­hi con­ver­ti­do en em­pren­de­dor que ha­bía mon­ta­do la pri­me­ra ru­ta en cru­ce­ro por el Brah­ma­pu­tra. San­jay hi­zo cons­truir el Maha­baahu (que sig­ni­fi­ca “bra­zos po­de­ro­sos”, como si­nó­ni­mo del río) en Cal­cu­ta. En 2012 na­ve­gó con él a tra­vés de Ban­gla­desh has­ta As­sam. Allí, per­sua­dió al go­bierno pa­ra dra­gar y man­te­ner un ca­nal de na­ve­ga­ción de 2,5 me­tros de pro­fun­di­dad a cam­bio de in­tere­ses en el pro­yec­to. Aho­ra, du­ran­te los me­ses plá­ci­dos de oc­tu­bre a abril, el Maha­baahu na­ve­ga por el Brah­ma­pu­tra, pro­por­cio­nan­do una for­ma to­tal­men­te nue­va de ex­pe­ri­men­tar es­te es­ta­do ais­la­do del nor­te. No hay ni ha ha­bi­do nun­ca un tra­yec­to en bar­co re­mo­ta­men­te pa­re­ci­do a és­te en la In­dia.

El vas­to ho­ri­zon­te ro­sa­do

Mi via­je de fe­bre­ro co­men­zó con un vue­lo de Cal­cu­ta al pe­que­ño ae­ro­puer­to de Jor­hat, al es­te de As­sam. El em­bar­ca­de­ro de Nee­ma­ti Ghat se en­con­tra­ba a 20 mi­nu­tos de allí por una pis­ta de tie­rra a tra­vés de par­dus­cos cam­pos de arroz aca­ba­dos de co­se­char. Los 55 me­tros de es­lo­ra y 5 cu­bier­tas del Maha­baa­tu pa­re­cían fue­ra de lu­gar, ama­rra­dos y uni­dos por una pa­sa­re­la a una pla­ya de are­na en me­dio de la na­da.

Mis com­pa­ñe­ros de pa­sa­je pa­ra es­te via­je río abajo de una se­ma­na has­ta Gu­waha­ti, la ciu­dad más im­por­tan­te de As­sam, eran un gru­po afa­ble de aus­tra­lia­nos, ame­ri­ca­nos y eu­ro­peos. San­jay tam­bién iba a bor­do, por­que to­da­vía sen­tía la ne­ce­si­dad de vi­gi­lar de cer­ca su nue­vo ne­go­cio. Tam­bién nos acom­pa­ña­ban la jo­ven Pa­yal Meh­ta de Bom­bay, una na­tu­ra­lis­ta pro­fe­sio­nal con­tra­ta­da pa­ra ayu­dar­nos con la fau­na, y su eru­di­to co­le­ga de Ke­ra­la, Shat­zil Khan, nues­tro in­tér­pre­te cul­tu­ral.

A pri­me­ra luz del día zar­pa­mos ha­cia el ho­ri­zon­te ro­sa­do. Me cos­tó ha­cer­me a la idea de la an­chu­ra del Brah­ma­pu­tra, de 14 ki­ló­me­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.