Ru­sia,

–En la in­men­si­dad de Ru­sia se es­con­den 22 pe­que­ñas re­pú­bli­cas fe­de­ra­les, en­cla­ves don­de las mi­no­rías -des­de los pe­li­rro­jos de las pra­des a los úl­ti­mos pa­ga­nos de Eu­ro­pe-tar­tan de afe­rrar­se a sus tra­di­cio­nes. Pe­ro ¿lo con­si­guen?

Rutas del Mundo - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍA MARK STRAT­TON

E l tren 054 par­tió de la es­ta­ción Ka­zansky de Moscú con des­tino a las re­pú­bli­cas des­co­no­ci­das del Vol­ga Me­dio. A pe­sar de ser noc­turno, era bu­lli­cio­so. Cua­tro hom­bres rui­do­sos be­bían vodka y ju­ga­ban a car­tas en un com­par­ti­men­to y dos ma­dres tra­ta­ban de apa­ci­guar a sus es­can­da­lo­sos be­bés en otro. Dor­mí po­co y pu­de ver có­mo pa­sá­ba­mos es­ta­cio­nes y bos­ques iluminados por la lu­na. A la ma­ña­na si­guien­te y 750km des­pués de­sem­bar­ca­mos en Che­bok­sary aun­que yo no co­no­cía de­ma­sia­do mi des­tino. La Fe­de­ra­ción Ru­sa in­clu­ye 22 re­pú­bli­cas fe­de­ra­les. Al­gu­nas son fa­mo­sas por ra­zo­nes equi­vo­ca­das, como Che­che­nia. Y se­gu­ro que han oí­do ha­blar de la úl­ti­ma ad­qui­si­ción, Cri­mea.

Yo me ha­bía apun­ta­do a un via­je en gru­po re­du­ci­do pa­ra vi­si­tar seis de es­tas re­pú­bli­cas en las tie­rras ba­jas del Vol­ga, al oes­te de los Ura­les. Ha­bía oí­do ha­blar de Tar­ta­ris­tán, pe­ro no de Chu­va­sia, Ma­ri-El, Ud­mur­tia, Mor­do­via o el Bash­kor­tos­tán. Iván el Te­rri­ble las ga­nó pa­ra Ru­sia al de­rro­tar a los tá­ta­ros en el si­glo XVI. Es­ta­ble­ció una se­rie de fuer­tes a lo lar­go del Vol­ga pa­ra vi­gi­lar las fron­te­ras en las tie­rras de es­tas mi­no­rías. Al fi­nal aca­ba­rían ab­sor­bi­das por el Im­pe­rio Ru­so y, con el tiem­po, ol­vi­da­das.

Pe­ro aho­ra pa­re­cían muy re­le­van­tes a la luz de la in­ter­ven­ción ru­sa en Cri­mea y el es­te de Ucra­nia. Si es­te con­flic­to era una mues­tra de có­mo go­ber­na­ría Ru­sia a sus fu­tu­ras re­pú­bli­cas, me pre­gun­ta­ba có­mo de­bía de ser la vida en las ya asi­mi­la­das. ¿Eran pue­blos sub­yu­ga­dos ren­di­dos al po­der de Ru­sia? ¿O prós­pe­ras co­mu­ni­da­des de gran di­ver­si­dad ét­ni­ca con li­ber­tad cul­tu­ral y re­li­gio­sa? Só­lo ha­bía una for­ma de ave­ri­guar­lo.

Los maes­tros cer­ve­ce­ros En Che­bok­sary, la ca­pi­tal de Chu­va­sia, nos re­ci­bió un gru­po de mu­je­res chu­va­sias dan­zan­do al son de un acor­deón con ves­ti­dos blan­cos con pe­che­ras de mo­ne­das. Muy fal­so to­do. Pe­ro Ta­ma­ra Vo­ro­bie­ye­va, nues­tra guía chu­va­sia, en­fun­da­da en un caf­tán ro­jo bor­da­do, mos­tra­ba el en­tu­sias­mo de una ex­plo­ra­do­ra que es­ta­ble­ce con­tac­to por pri­me­ra vez con una tri­bu per­di­da. Los tu­ris­tas eran al­go no­ve­do­so aquí.

Pa­sea­mos por Che­bok­sary con la emo­cio­na­da Ta­ma­ra blan­dien­do su mi­cró­fono. Nos con­tó que los chu­va­sios ha­blan un idio­ma tur­co cor­te­sía de los búl­ga­ros que se es­ta­ble­cie­ron allí en el si­glo VIII. Con el tiem­po, se mez­cla­ron con los ve­ci­nos ma­ris y más tar­de fue­ron in­va­di­dos por mon­go­les an­tes de fe­de­rar­se con Ru­sia en 1552 por se­gu­ri­dad. Re­nun­cia­ron al pa­ga­nis­mo y se hi­cie­ron cris­tia­nos or­to­do­xos pe­ro se­gún Ta­ma­ra, la unión con Ru­sia fue por pre­ser­va­ción más que co­lo­ni­za­ción.

Nos con­tó que el 68% de los ha­bi­tan­tes si­guen sien­do chu­va­sios mien­tras que el res­to son ru­sos, su­ma­dos a una mi­ría­da de mi­no­rías como ucra­nia­nos y tá­ta­ros. Tra­tar de unir las pie­zas del com­ple­jo puzzle cul­tu­ral de es­ta re­gión se­ría tan com­pli­ca­do como re­sol­ver un cu­bo de Rubik con una so­la mano.

Che­bok­sary se al­za a ori­llas del Vol­ga, un río tan an­cho que ca­si no se di­vi­sa la ori­lla opues­ta. El pun­to más em­ble­má­ti­co de la ciu­dad es el mo­nu­men­to de 46 me­tros a la Ma­dre Pa­tro­na, una es­pe­cie de

Con los bra­zos abier­tos

( En el sen­ti­do de las ma­ne­ci­llas del re­loj) La Ma­dre Pa­tro­na nos da la bien­ve­ni­da a Che­bok­sary; un hom­bre del bos­que man­tie­ne las tra­di­cio­nes pa­ga­nas; Ma­ri-El cons­tru­ye su pro­pia ver­sión de la ca­te­dral de San Ba­si­lio; la pla­za ma­yor de la ca­pi­tal de Ma­ri-El, Yosh­kar-Olá. ( An­te­rior) Un re­ci­bi­mien­to tra­di­cio­nal en la es­ta­ción de Che­bok­sary Che­bok­sary sta­tion

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.