A co­mer...

Con­viér­te­te en un adic­to al kim­chi, el pla­to tra­di­cio­nal por ex­ce­len­cia en Co­rea del Sur

Rutas del Mundo - - SUMARIO -

“Pre­gun­ta a cual­quier co­reano de qué pla­to no po­dría pres­cin­dir y te res­pon­de­rá: kim­chi,” nos ex­pli­ca el jo­ven chef Jin Song. Así que no re­sul­ta sor­pren­den­te que es­te pla­to pi­can­te de ver­du­ra en ado­bo sea la es­tre­lla de su úl­ti­mo li­bro de co­ci­na, Ko­rean Coo­king.

Es­te pla­to tra­di­cio­nal elec­tri­za­rá las pa­pi­las gus­ta­ti­vas de los vi­si­tan­tes, so­bre to­do si via­jan du­ran­te los me­ses más fríos. El kim­chi ha ayu­da­do a los co­rea­nos a pro­te­ger­se de los lar­gos y cru­dos in­vier­nos, cuan­do las ver­du­ras fres­cas es­ca­sea­ban, du­ran­te mi­le­nios. Se pre­pa­ra con col y un ado­bo ca­se­ro pi­can­te y an­tes se al­ma­ce­na­ba al ai­re li­bre en gran­des ja­rras de ce­rá­mi­ca pa­ra man­te­ner­lo fres­co y fer­men­tan­do du­ran­te los me­ses fríos. To­da­vía se pue­den ver hi­le­ras de ja­rras de kim­chi en los te­ja­dos.

Las guin­di­llas ro­jas – el to­que pi­can­te maes­tro fi­nal – se po­pu­la­ri­za­ron en Co­rea du­ran­te las in­va­sio­nes ja­po­ne­sas (1592-1598). Des­de en­ton­ces, han te­ni­do un efec­to ex­plo­si­vo en el país y sus gen­tes, y no só­lo por la guin­di­lla. Se cal­cu­la que los co­rea­nos con­su­men unos 18kg de es­te pla­to ri­co en vi­ta­mi­nas ca­da año. La ma­yo­ría de lu­ga­re­ños lo co­men ca­da día como acom­pa­ña­mien­to de car­ne o pes­ca­do, a ve­ces so­lo – has­ta pa­ra desa­yu­nar- o como par­te de un es­to­fa­do, re­lleno de cre­pes o en for­ma de bu­ñue­lo fri­to.

Las al­ter­na­ti­vas po­pu­la­res al kim­chi in­clu­yen el kim­chi de nabo – que se ha­ce con sal­sa de pes­ca­do, ajo y ce­bo­llas – y el kim­chi de rá­bano, que se ha­ce con rá­ba­nos blan­cos jó­ve­nes con las ho­jas. ¿Quie­res apren­der más so­bre la his­to­ria de es­te pla­to y sus va­rian­tes? En­ton­ces de­bes vi­si­tar el Mu­seo del Kim­chi en Seúl.

EL CON­SE­JO Se pue­de guar­dar el kim­chi

has­ta cin­co me­ses en un re­ci­pien­te ce­rra­do en la ne­ve­ra. Pue­de que sea de­ma­sia­do fuer­te como pa­ra co­mer­lo tal cual tras una lar­ga fer­men­ta­ción pe­ro en­ton­ces se pue­de usar como con­di­men­to de al­gu­nos

pla­tos co­ci­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.