La cla­se ma­gis­tral

Nues­tra guía pa­ra un via­je so­li­da­rio, con la ex­pe­rien­cia de un ve­te­rano sep­tua­ge­na­rio

Rutas del Mundo - - SUMARIO -

¿Hay al­gu­na prue­ba du­ra en tu lis­ta de via­jes pen­dien­tes? ¿Quie­res re­co­rrer an­dan­do la Gran Mu­ra­lla China? ¿Rea­li­zar un des­cen­so del Zam­be­ze? ¿Dar la vuel­ta al mun­do en bi­ci? ¿Por qué no ha­cer­lo por una bue­na cau­sa? Aquí ex­plo­ra­mos el re­to de los via­jes so­li­da­rios, des­de có­mo fun­cio­nan pa­ra em­pe­zar a có­mo de­ci­dir si son éti­ca­men­te ade­cua­dos.

¿Qué es un re­to so­li­da­rio?

Cual­quier co­sa se pue­de con­ver­tir en un re­to so­li­da­rio – des­de co­rrer 5km a su­bir el Ki­li­man­ja­ro. Los desafíos que im­pli­can via­jar sue­len abor­dar un ob­je­ti­vo exi­gen­te pe­ro inol­vi­da­ble que tie­ne que ins­pi­rar a la gen­te que te ro­dea a do­nar. La can­ti­dad que tie­nes que re­unir de­pen­de de la ex­pe­rien­cia y del pro­yec­to so­li­da­rio.

¿Por qué un re­to?

“Es una opor­tu­ni­dad pa­ra gen­te de to­das las eda­des, gé­ne­ros y orí­ge­nes pa­ra re­unir mu­cho di­ne­ro pa­ra una cau­sa so­li­da­ria, con el in­cen­ti­vo de un gran ex­pe­rien­cia al fi­nal”, nos cuen­ta Le­xi Quin­ton de The Dif­fe­rent Tra­vel Com­pany (dif­fe­rent-tra­vel.com). Bá­si­ca­men­te, vas más allá de tus pro­pios lí­mi­tes pa­ra ayu­dar a otros.

Las ra­zo­nes por las que la gen­te eli­ge un re­to so­li­da­rio son di­ver­sas. Unos lo ha­cen tras per­der a un ser que­ri­do; otros por ha­cer al­go di­fe­ren­te o por al­can­zar un ob­je­ti­vo per­so­nal como per­der pe­so o me­jo­rar su au­to­es­ti­ma. Sea cual sea la mo­ti­va­ción, la re­com­pen­sa es enor­me, se­gún Si­mon Al­bert, di­rec­tor de Cha­rity Cha­llen­ge (cha­rity­cha­llen­ge.com): “Los par­ti­ci­pan­tes des­cu­bren co­sas que ja­más hu­bie­ran ima­gi­na­do: amis­ta­des pa­ra to­da la vida; unos re­cuer­dos in­des­crip­ti­bles; en­cuen­tros con cul­tu­ras re­mo­tas; nuevos fu­tu­ros; una sen­sa­ción de fe­li­ci­dad, res­pe­to, hu­mil­dad, pa­sión y lo­gro; y una ex­pe­rien­cia real en la

sa­tis­fac­ción de do­nar a una cau­sa”. Sin du­da los re­tos es­tán di­se­ña­dos pa­ra ser exi­gen­tes a ni­vel fí­si­co, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual, pa­ra sa­car a la gen­te de su zo­na de con­fort. Pe­ro una de las co­sas más di­fí­ci­les es de­ci­dir qué ha­cer.

Qué y dón­de

Trek­kings, ru­tas en bi­ci, as­cen­sio­nes, tra­ve­sías a remo, pro­yec­tos co­mu­ni­ta­rios… Si pue­des so­ñar­lo, es po­si­ble que pue­das pro­po­nér­te­lo como desafío. Agen­cias como Dis­co­ver Ad­ven­tu­re (dis­co­ve­rad­ven­tu­re.com) en el Reino Uni­do o Desafío So­li­da­rio en Es­pa­ña (de­sa­fio-so­li­da­rio.org) ofre­cen via­jes de aven­tu­ra de coope­ra­ción.

Al­gu­nos clá­si­cos son Lon­dres-París en bi­ci, la as­cen­sión al Ki­li, el trek­king del cam­po ba­se del Eve­rest o tra­ve­sías en de­sier­tos afri­ca­nos. Jo­nat­han Br­yan, di­rec­tor de Dis­co­ver Ad­ven­tu­re di­ce “To­dos nues­tros via­jes son desafíos – ya sea su­bir mon­ta­ñas, cru­zar de­sier­tos, sel­vas o cor­di­lle­ras en­te­ras, o en­la­zar dos ciu­da­des em­ble­má­ti­cas”.

Bus­car un pro­yec­to so­li­da­rio

La ma­yo­ría de desafíos so­li­da­rios or­ga­ni­za­dos van vin­cu­la­dos a en­ti­da­des so­li­da­rias exis­ten­tes. Pue­des ha­cer­lo por tu cuen­ta. “El primer pa­so es po­ner­te en con­tac­to con el equi­po de re­cau­da­ción de fon­dos de la en­ti­dad pa­ra ha­blar­les del re­to que te has pro­pues­to”, di­ce Le­xi. “Te pue­den dar su apro­ba­ción y ayu­dar­te a ini­ciar la cam­pa­ña de re­cau­da­ción de fon­dos”. Mu­chas agen­cias con­tac­ta­rán di­rec­ta­men­te con la en­ti­dad pa­ra que dé su au­to­ri­za­ción.

“A las en­ti­da­des les en­can­ta que per­so­nas in­di­vi­dua­les re­cau­den fon­dos pa­ra ellas, so­bre to­do cuan­do eso no afec­ta a sus re­cur­sos li­mi­ta­dos”, aña­de Jo­nat­han.

re­cau­da­ción de fon­dos

Sue­len exis­tir dos op­cio­nes pa­ra fi­nan­ciar un desafío so­li­da­rio. Con la au­to-fi­nan­cia­ción tú pa­gas los cos­tes del via­je y re­cau­das di­ne­ro de for­ma se­pa­ra­da, con el 100% de las do­na­cio­nes di­ri­gi­das a pro­yec­tos so­li­da­rios. Tam­bién es­tá la op­ción de re­cau­da­ción, en la que los par­ti­ci­pan­tes se pro­po­nen lle­gar a una ci­fra con­cre­ta – en­tre 4000 y 5000€ - que cu­bra sus gas­tos de via­je ade­más del pa­tro­ci­nio. Nor­mal­men­te el 50% de es­ta “ci­fra mí­ni­ma a re­cau­dar” va al pro­yec­to so­li­da­rio; to­do el di­ne­ro por en­ci­ma de es­ta ci­fra tam­bién irá al pro­yec­to. Si no lle­gas a la ci­fra mí­ni­ma pro­pues­ta, ten­drás que po­ner tú el di­ne­ro que fal­ta, pos­po­ner el via­je, se­guir re­cau­dan­do fon­dos tras re­gre­sar del via­je o, en el peor de los ca­sos, anu­lar­lo. “Ani­ma­mos a la gen­te a ele­gir al­go que en­tre den­tro de sus po­si­bi­li­da­des. No to­do el mun­do se pue­de per­mi­tir fi­nan­ciar­se un re­to pe­ro se com­pro­me­te­rá a seis me­ses de cap­ta­ción in­ten­si­va pa­ra su en­ti­dad so­li­da­ria pa­ra que pue­dan desa­rro­llar su pro­yec­to”.

La éti­ca

Mu­cha gen­te tie­ne du­das so­bre la éti­ca de la op­ción de re­cau­da­ción de fon­dos: al fin y al ca­bo, par­te del di­ne­ro que es­tán do­nan­do ser­vi­rá pa­ra pa­gar­te un via­je. Si la gen­te te pa­ga una aven­tu­ra, en­ton­ces quie­re de­cir que no to­do el di­ne­ro va al pro­yec­to so­li­da­rio. Al­gu­nos via­je­ros así lo creen y por eso se nie­gan.

Ju­lia Ham­mond nos di­ce que ja­más se ha pro­pues­to un re­to so­li­da­rio por­que no le pa­re­ce bien. “Por suer­te ten­go di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra via­jar a paí­ses más ba­ra­tos sin te­ner que pe­dir­le a mis ami­gos que me pa­guen el via­je. Cuan­do me uno a pro­yec­tos so­li­da­rios en otros paí­ses, como co­la­bo­rar en una es­cue­la en Ghana, me cu­bro yo mis­ma los cos­tes y to­do el di­ne­ro re­cau­da­do va a quien real­men­te lo ne­ce­si­ta”.

¿Eso sig­ni­fi­ca que si no te au­to­fi­nan­cias con­si­gues unas va­ca­cio­nes gratis? Po­drías pen­sar eso pe­ro Jo­nat­han tie­ne otro pun­to de vis­ta. “Re­cau­dar fon­dos es una ta­rea du­ra y re­quie­re mu­cho tiem­po, igual que en­tre­nar­se pa­ra el desafío. Pue­des ar­gu­men­tar que el desafío es el pre­mio y la cul­mi­na­ción de to­do ese es­fuer­zo”.

Si­mon es­tá de acuer­do con eso, por­que cree que un desafío no son unas va­ca­cio­nes. “Tie­nen que en­tre­nar­se mu­chos me­ses pa­ra po­ner­se en for­ma, re­cau­dar mi­les de eu­ros pa­ra un pro­yec­to y lue­go lle­var a ca­bo un desafío fí­si­ca­men­te exi­gen­te”. Y las en­ti­da­des so­li­da­rias re­ci­ben mu­cha pu­bli­ci­dad gra­cias a es­tos via­jes, ade­más de las do­na­cio­nes que qui­zás no hu­bie­ran re­ci­bi­do de otra for­ma. Así que ¿acep­tas el desafío?

‘Los re­tos que im­pli­can via­jar sue­len abor­dar un ob­je­ti­vo exi­gen­te pe­ro inol­vi­da­ble que tie­ne que ins­pi­rar a la gen­te que te ro­dea a do­nar’

EL CON­SE­JO

Pre­pá­ra­te pa­ra po­ner­te al lí­mi­te – pe­ro tie­nes que co­no­cer tus lí­mi­tes. Lo que pa­ra una per­so­na es mo­de­ra­do pue­de re­sul­tar ex­tre­mo pa­ra otra. Ha­gas lo que ha­gas, da­te tiem­po pa­ra en­tre­nar­te unos me­ses

an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.