Clí­ni­ca del via­je

La Dra. Ja­ne nos acon­se­ja qué ha­cer si nos muer­de un pe­rro ra­bio­so

Rutas del Mundo - - SUMARIO - Con la doc­to­ra Ja­ne

To­do co­men­zó con una sal­chi­cha. En un al­muer­zo en gru­po, y sen­ta­da jun­to al al­cal­de de la ciu­dad. Me ha­bían ser­vi­do una sal­chi­cha de ja­ba­lí pe­ro como soy ve­ge­ta­ria­na – y no que­ría pa­re­cer mal­edu­ca­da an­te un dig­na­ta­rio lo­cal – la en­vol­ví con un pa­ñue­lo y me la pu­se en el bol­si­llo. Un par de ho­ras más tar­de, la ti­ré en una es­ta­ción de ser­vi­cio pe­ro un pe­rro gran­de se acer­có y me mor­dió la mano –se­gu­ra­men­te olió la sal­chi­cha.

La mor­de­du­ra po­dría ha­ber si­do peor pe­ro san­gra­ba y me ha­bía abier­to la piel en va­rios si­tios. Así que co­rrí has­ta la ciu­dad más cer­ca­na don­de te­nían un pe­que­ño hos­pi­tal con al­gu­nas ins­ta­la­cio­nes. Un mé­di­co me co­sió la he­ri­da – me di­jo que nor­mal­men­te no lo hu­bie­ra he­cho pe­ro que era bas­tan­te pro­fun­da. Me acon­se­jó que cuan­do re­gre­sa­ra a Skop­je fue­ra al mé­di­co.

Tres días des­pués, fui a un hos­pi­tal de la ca­pi­tal. Me qui­ta­ron la ven­da y me di­je­ron que no de­be­rían de ha­ber­me co­si­do la he­ri­da, in­de­pen­dien­te­men­te de su pro­fun­di­dad, y que mos­tra­ba sig­nos de in­fec­ción. Tam­bién me di­je­ron que la ra­bia es ha­bi­tual en Ma­ce­do­nia y que em­pe­za­ra un tra­ta­mien­to con­tra la ra­bia lo más pron­to po­si­ble. Me pre­gun­ta­ron si el pe­rro lle­va­ba co­llar – in­di­can­do que qui­zás es­ta­ba va­cu­na­do­pe­ro no me ha­bía fi­ja­do. Me qui­ta­ron los pun­tos y me lim­pia­ron la he­ri­da an­tes de que fue­ra a co­ger el avión.

Cuan­do lle­gué a ca­sa el vier­nes por la no­che me preo­cu­pa­ba no po­der acu­dir in­me­dia­ta­men­te a la se­gu­ri­dad so­cial. Por suer­te, un con­sul­to­rio lo­cal de via­jes – la Clí­ni­ca de Via­jes de Wind­sor­me dio ho­ra pa­ra el sá­ba­do por la ma­ña­na pa­ra mi pri­me­ra va­cu­na. En Sa­lud Pú­bli­ca tam­bién me acon­se­ja­ron to­mar in­mu­no­glo­bu­li­na con­tra la ra­bia. Tu­ve que con­du­cir has­ta un hos­pi­tal al­go más le­jano pa­ra con­se­guir­la y la clí­ni­ca lo­cal me la ad­mi­nis­tró (8 in­yec­cio­nes en la ca­de­ra), ade­más de la va­cu­na del té­tano. Por suer­te me sa­lie­ron gratis.

Lyn Hughes, fun­da­do­ra de Wan­der­lust

Es­to de­mues­tra que has­ta el via­je­ro más ex­pe­ri­men­ta­do se pue­de en­con­trar en una si­tua­ción des­afor­tu­na­da. Lyn so­bre­vi­vió pa­ra con­tar­lo pe­ro la si­tua­ción se po­dría ha­ber ges­tio­na­do me­jor. Es­to es lo que de­be­ría de ha­ber pa­sa­do…

An­tes de via­jar

En primer lu­gar, me pre­gun­to por qué una via­je­ra tan in­tré­pi­da como Lyn no se ha­bía va­cu­na­do con­tra la ra­bia an­tes de sa­lir. Qui­zás sí. Se sa­be que la ma­yo­ría de las per­so­nas que­da­rán pro­te­gi­das de por vida con un tra­ta­mien­to de va­cu­na­ción pre­ven­ti­vo (tres do­sis ad­mi­nis­tra­das en tres me­ses y un re­cor­da­to­rio anual). Pe­ro como sue­le ocu­rrir, los con­se­jos que te dan en las clí­ni­cas pue­den va­riar. In­clu­so si un via­je­ro es­tá pro­te­gi­do se re­co­mien­dan dos in­yec­cio­nes tras una mor­de­du­ra aun­que la in­mu­no­glo­bu­li­na no ha­ce fal­ta.

Bá­si­ca­men­te, in­fór­ma­te so­bre tu des­tino con bas­tan­te an­te­la­ción (dos me­ses an­tes o más) pa­ra ver si es bue­na idea va­cu­nar­te de la ra­bia.

Pri­me­ros au­xi­lios in­me­dia­tos

El pe­rio­do de in­cu­ba­ción de la ra­bia de­pen­de de la gra­ve­dad de la mor­de­du­ra, la dis­tan­cia de és­ta al ce­re­bro y la can­ti­dad de vi­rus ino­cu­la­dos en la he­ri­da. Unos pri­me­ros au­xi­lios ade­cua­dos in­cre­men­tan las po­si­bi­li­da­des de eli­mi­nar el vi­rus an­tes de que lle­gue al

‘El pe­rio­do de in­cu­ba­ción de la ra­bia de­pen­de de la gra­ve­dad de la mor­de­du­ra, la dis­tan­cia de és­ta al ce­re­bro y la can­ti­dad de vi­rus ino­cu­la­dos en la he­ri­da’

ner­vio. Una vez el vi­rus al­can­za el ner­vio se pre­sen­tan los sín­to­mas y no hay tra­ta­mien­to que val­ga.

Lo pri­me­ro que hay que ha­cer, in­me­dia­ta­men­te, es la­var la he­ri­da vi­go­ro­sa­men­te du­ran­te cin­co mi­nu­tos ba­jo agua co­rrien­te con mu­cho ja­bón y fro­tan­do. Tam­bién la pue­des la­var con al­gún li­cor ti­po Whisky. Es com­pli­ca­do ha­cer­lo tú mis­mo por­que due­le – qui­zás de­be­rías echar­le un tra­go al whisky an­tes.

Ayu­da mé­di­ca

Pa­re­ce que en el primer hos­pi­tal que vi­si­tó Lyn no la­va­ron la he­ri­da de­bi­da­men­te y no de­be­rían ha­ber­la co­si­do. Los pun­tos fa­vo­re­cen las in­fec­cio­nes. Las in­fec­cio­nes bac­te­ria­nas de la piel son muy co­mu­nes tras mor­de­du­ras de ani­ma­les así que mu­chas clí­ni­cas ad­mi­nis­tran un tra­ta­mien­to de an­ti­bió­ti­cos.

El con­se­jo ha­bi­tual tras una mor­de­du­ra de pe­rro en una zo­na con ra­bia es ad­mi­nis­trar una in­yec­ción lo an­tes po­si­ble. A no ser que la mor­de­du­ra sea gra­ve o en la ca­ra o la ca­be­za, hay tiem­po pa­ra des­pla­zar­se a un hos­pi­tal y em­pe­zar el tra­ta­mien­to de la va­cu­na. Aque­llos que no se ha­yan va­cu­na­do nun­ca ne­ce­si­ta­rán cin­co do­sis en un mes y la in­mu­no­glo­bu­li­na. Tam­bién es bue­na idea una do­sis de an­ti­te­tá­ni­ca. Nor­mal­men­te, los tra­ta­mien­tos an­tes de via­jar pro­por­cio­nan al­go más de tiem­po pa­ra ini­ciar las in­yec­cio­nes.

Se­gui­mien­to des­pués del via­je

Es cru­cial com­ple­tar cual­quier tra­ta­mien­to mé­di­co una vez en ca­sa. Es útil de­ta­llar las va­cu­nas que te han da­do (guar­da el fo­lle­to del fras­co) y la fe­cha exac­ta en la que las has re­ci­bi­do.

Las in­yec­cio­nes tras la ex­po­si­ción pue­de que no sean fá­ci­les de en­con­trar un vier­nes por la tar­de o du­ran­te el fin de se­ma­na. Al­gu­nos in­fec­ta­dos op­tan por acu­dir a una clí­ni­ca

¿Echa­rá es­pu­ma por la bo­ca? Cuan­do via­jes a una zo­na don­de hay ra­bia va­cú­nat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.