Los ex­per­tos opi­nan

Es­te mes: bu­ceo, lis­te­ria y asien­tos de avión…

Rutas del Mundo - - SUMARIO -

PEs­toy pen­san­do en via­jar al su­r­es­te asiá­ti­co. ¿Cuá­les son los me­jo­res si­tios pa­ra es­nór­kel?

RDes­de Tai­lan­dia has­ta Ma­la­sia e In­do­ne­sia y por Irian Ja­ya, pue­des en­con­trar al­gu­nos de los me­jo­res pun­tos pa­ra es­nór­kel del mun­do. En Pu­lau Si­pa­dan y La­yang La­yang, en Ma­la­sia, hay gran­des arre­ci­fes po­co pro­fun­dos don­de se pue­den ver mu­chos ani­ma­les, in­clu­so tor­tu­gas. En el Par­que Na­cio­nal Bu­na­ken y los arre­ci­fes del no­roes­te de Su­la­we­si hay una gran abun­dan­cia de es­pe­cies. Pe­ro el me­jor de to­dos es Pu­lau Ra­ja Am­pat, don­de se ha des­cu­bier­to más es­pe­cies de co­ra­les y de pe­ces que en cual­quier otro lu­gar del pla­ne­ta.

Por su­pues­to, más allá es­tá la Gran Ba­rre­ra de Co­ral en el no­res­te de Aus­tra­lia. Pe­ro el Mar Ro­jo cuen­ta con au­tén­ti­cos arre­ci­fes de co­ral más cer­ca de Eu­ro­pa y al­gu­nos de ellos es­tán jus­to de­ba­jo de la su­per­fi­cie; es una de las ex­pe­rien­cias de es­nór­kel más co­lo­ri­das del mun­do, so­bre to­do en la zo­na de Ras Muham­mad.. Lawson Wood, fo­tó­gra­fo sub­ma­rino y es­cri­tor

P¿Cuál es el asien­to más se­gu­ro en un avión?

RSe han he­cho mu­chos es­tu­dios so­bre es­te te­ma. Sin em­bar­go, lo que hay que te­ner en cuen­ta es que el avión es uno de los mé­to­dos de trans­por­te más se­gu­ros y que es muy po­co pro­ba­ble te­ner un ac­ci­den­te. Es una in­dus­tria muy cons­cien­te de la se­gu­ri­dad y de las más re­gla­das del mun­do – se cui­da muy bien a los pa­sa­je­ros aé­reos.

Hay quien di­ce que vo­lar en Bu­si­ness o en Pri­me­ra es más se­gu­ro por­que hay me­nos pa­sa­je­ros com­pi­tien­do pa­ra sa­lir de la ca­bi­na en ca­so de emer­gen­cia. Otros di­cen que es más se­gu­ro sen­tar­se atrás por­que, a me­nu­do, la par­te de la co­la so­bre­vi­ve ca­si in­tac­ta a los ac­ci­den­tes. Sin em­bar­go, eso tie­ne que ver con la es­truc­tu­ra del avión y no sig­ni­fi­ca que las úl­ti­mas fi­las de asien­tos ten­gan me­jo­res op­cio­nes de so­bre­vi­vir a un ac­ci­den­te.

Con res­pec­to a la co­mo­di­dad, lo me­jor es sen­tar­se en me­dio del avión, cer­ca del ala; las tur­bu­len­cias se no­tan me­nos en la sec­ción cen­tral por­que las alas amortiguan los ba­ches de ai­re.

Lo más im­por­tan­te es te­ner en cuen­ta dón­de es­tás sen­ta­do con res­pec­to a la sa­li­da de emer­gen­cia más pró­xi­ma. Pue­de ser útil to­mar una rá­pi­da no­ta men­tal de cuán­tas fi­las hay en­tre la tu­ya y la sa­li­da ade­más de có­mo fun­cio­na la puer­ta si es­tás sen­ta­do jun­to a ella.

En ese sen­ti­do, sen­tar­se cer­ca de una sa­li­da a me­nu­do sig­ni­fi­ca que eres uno de los pri­me­ros en sa­lir si es ne­ce­sa­rio. Así que eli­ge la fi­la de la sa­li­da de emer­gen­cia, ni que sea por el es­pa­cio ex­tra pa­ra las pier­nas David Sur­ley, Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Cam­brid­ge

PHe oí­do que en EEUU ha ha­bi­do un bro­te de lis­te­ria. ¿Es gra­ve?

RLa ma­yo­ría de la gen­te ex­pues­ta a la lis­te­ria su­fre po­cos sín­to­mas pe­ro aque­llos con un sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio dé­bil, como los an­cia­nos, pue­de ver­se afec­ta­dos por una for­ma in­va­si­va de la en­fer­me­dad que pro­vo­ca fie­bre y do­lo­res mus­cu­la­res, a me­nu­do pre­ce­di­dos por dia­rrea. Aque­llos con pro­ble­mas pro­lon­ga­dos de sa­lud que les im­pi­den com­ba­tir la en­fer­me­dad pue­den po­ner­se muy en­fer­mos o in­clu­so mo­rir.

Una mu­jer em­ba­ra­za­da pue­de que no se sien­ta es­pe­cial­men­te

'A los ur­ba­nis­tas es­tre­sa­dos los cie­los noc­tur­nos nos ofre­cen una re­co­ne­xion pal­pa­ble con la na­tu­ra­le­za'

mal pe­ro pue­de afec­tar gra­ve­men­te al fe­to; pue­de pro­vo­car un abor­to.

Nor­mal­men­te, los me­no­res de 50 sin pro­ble­mas de sa­lud no de­be­rían te­mer es­ta en­fer­me­dad. Las em­ba­ra­za­das y las per­so­nas con pro­ble­mas de sa­lud de­be­rían evi­tar co­mer que­so y em­bu­ti­dos. Lo más se­gu­ro es la co­mi­da ca­lien­te aca­ba­da de co­ci­nar.

Dr Ja­ne Wil­son-Ho­warth

PQuie­ro com­bi­nar mi pró­xi­mo via­je con al­go de astronomía. ¿Al­gún con­se­jo?

RA los ur­ba­nis­tas es­tre­sa­dos, los cie­los noc­tur­nos nos ofre­cen una re­co­ne­xión pal­pa­ble con la na­tu­ra­le­za. La dis­rup­ción del ci­clo dia­rio de luz y os­cu­ri­dad con la luz ar­ti­fi­cial, es­pe­cial­men­te aque­lla ri­ca en to­nos azu­les, va aso­cia­da a pro­ce­sos que pue­den pro­vo­car en­fer­me­da­des cró­ni­cas. Al ilu­mi­nar la no­che, he­mos ata­ca­do a nues­tros cuer­pos con una ame­na­za pa­ra la que no es­tán pre­pa­ra­dos.

La In­ter­na­tio­nal Dark-Sky As­so­cia­tion in­di­ca a la gen­te los me­jo­res pun­tos pa­ra ob­ser­var el cie­lo noc­turno con el Pro­gra­ma Dark Sky Pla­ces. El más cer­cano a no­so­tros, de mo­men­to, es la Réserve In­ter­na­tio­na­le de Ciel Etoi­lé du Pic du Mi­di (RI­CE), crea­da pa­ra lu­char con­tra el fe­nó­meno de la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca me­dian­te la con­tra­ta­ción de una di­ná­mi­ca real de desa­rro­llo sos­te­ni­ble en una par­te del te­rri­to­rio pi­re­nai­co. En Eu­ro­pa, el Reino Uni­do cuen­ta con va­rios pun­tos cer­ti­fi­ca­dos, des­de las Is­las del Ca­nal a Escocia, como tam­bién Ale­ma­nia, Hun­gría o Ir­lan­da.

No es ne­ce­sa­rio sa­ber na­da de astronomía pa­ra apre­ciar el cie­lo noc­turno, só­lo te­ner cu­rio­si­dad. Pa­ra al­gu­nos, un cie­lo os­cu­ro es una her­mo­sa guin­da a un via­je; pa­ra otros, co­no­cer al­gún dato ex­tra­or­di­na­rio so­bre el cie­lo noc­turno les abre la puer­ta a to­do un mun­do.

Pa­ra em­pe­zar, no ha­ce fal­ta un te­les­co­pio. A sim­ple vis­ta po­de­mos ver es­tre­llas, planetas, la au­ro­ra y me­teo­ros. Con un par de pris­má­ti­cos po­de­mos me­jo­rar la ex­pe­rien­cia sin arrui­nar­nos y es su­fi­cien­te pa­ra cual­quier no­va­to.

La gen­te de­be­ría sen­tir­se có­mo­da al mi­rar al cie­lo. Ten en cuen­ta el cli­ma y vis­te ade­cua­da­men­te; en una no­che ca­lu­ro­sa de ve­rano pue­de re­fres­car an­tes del ama­ne­cer.

Una tum­bo­na o cual­quier otra su­per­fi­cie don­de tum­bar­se es ideal pa­ra no da­ñar­nos el cue­llo.

Una luz mor­te­ci­na ro­ja nos ayu­da a ver sin im­pe­dir que nues­tros ojos se adap­ten a la os­cu­ri­dad. Una vez adap­ta­dos, el flash de luz de la pan­ta­lla de un mó­vil pue­de con­traer nues­tras pu­pi­las y tar­da­re­mos va­rios mi­nu­tos a re­cu­pe­rar­nos. Se pue­den ha­cer fil­tros ca­se­ros pa­ra las lin­ter­nas con un tro­zo de pa­pel ma­rrón.

Un sen­ci­llo ma­pa del cie­lo nos ayu­da­rá a re­co­no­cer las cons­te­la­cio­nes y los nom­bres de las es­tre­llas más bri­llan­tes. Pe­ro tam­bién se pue­de ob­ser­var y dis­fru­tar sin nin­gu­na cla­se de guía. John Ba­ren­ti­ne, di­rec­tor de pro­gra­mas de la In­ter­na­tio­nal Dark-Sky As­so­cia­tion (darksky.org)

El cie­lo noc­turno Con­tem­plar las es­tre­llas es una ex­pe­rien­cia re­la­jan­te pa­ra los ur­ba­ni­tas es­tre­sa­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.