EL VIA­JE EVO­LU­TI­VO

En bus­ca del ori­gen de las es­pe­cies re­gre­sa­mos a las Ga­lá­pa­gos, un pa­ra­je real­men­te úni­co, pa­ra asom­brar­nos de nue­vo con su ex­tra­or­di­na­ria fau­na

Rutas del Mundo - - LAS GALAPAGOS -

J ohnny Depp me gui­ña­ba el ojo. Va­le, no era el ac­tor que in­ter­pre­ta al ca­pi­tán Jack. Y no se pa­re­cía en na­da a él. En reali­dad era un ra­bihor­ca­do mag­ní­fi­co – el pi­ra­ta del cie­lo – con un plu­ma­je ne­gro bri­llan­te, un lar­go pi­co de gan­cho y una mancha ro­ja en el cue­llo que se hin­cha­ría sin du­da in­ten­tan­do im­pre­sio­nar a la Keira Kightley de los ra­bihor­ca­dos. Unas ho­ras an­tes ha­bía si­do tes­ti­go de las acro­ba­cias aé­reas so­bre la is­la Ge­no­ve­sa de es­tos opor­tu­nis­tas bu­ca­ne­ros del ai­re, que aco­san y per­si­guen a otras aves tra­tan­do de ro­bar­les la co­mi­da o el ma­te­rial de cons­truc­ción de ni­dos. Y na­da de ho­nor en­tre la­dro­nes – en cuan­to un ra­bihor­ca­do ha­bía ro­ba­do al­go, sus pro­pios com­pa­ñe­ros em­pe­za­ban a per­se­guir­lo im­pla­ca­ble­men­te.

Y las opor­tu­ni­da­des pa­ra ro­bar no fal­ta­ban. Más abajo, tras la are­na co­ra­li­na bri­llan­te de la bahía de Dar­win, se ha­lla­ba una gran co­lo­nia de aves, apre­tu­ja­das unas jun­to a otras. Los ar­bus­tos es­ta­ban lle­nos de ra­bihor­ca­dos pen­san­do en el se­xo más que en la clep­to­ma­nía, con los ma­chos tra­tan­do de atraer a las hem­bras mos­tran­do su sa­co gu­lar es­car­la­ta hin­cha­do. Tam­bién ha­bía pi­que­ros pa­ti­rro­jos, en el ni­do o ali­men­tan­do a sus po­llue­los, mien­tras que los her­mo­sos al­ca­tra­ces de Naz­ca los mi­ra­ban con su­pe­rio­ri­dad. So­bre la are­na, las ga­vio­tas se pa­sa­ban pie­zas de co­ral como par­te de su ritual de apa­rea­mien­to.

Es­ta­ban to­dos tan apre­tu­ja­dos que cuan­do un pi­que­ro pa­ti­rro­jo lle­gó vo­lan­do a ali­men­tar a su po­llue­lo, cua­tro pi­cos abier­tos de los ni­dos co­lin­dan­tes se al­za­ron pi­dien­do co­mi­da. El pi­que­ro ali­men­tó a uno, pe­ro ten­go du­das de si real­men­te era su des­cen­dien­te o ha­bía di­ri­gi­do sus aten­cio­nes a otro po­llue­lo dis­tin­to.

Las is­las Ga­lá­pa­gos ja­más te de­cep­cio­nan. Ten­go la for­tu­na de ha­ber­las vi­si­ta­do an­tes pe­ro ca­da día de ca­da vi­si­ta te traer nue­vas y emo­cio­nan­tes his­to­rias. Y la sin­gu­la­ri­dad y la di­ver­si­dad de es­tos ani­ma­les to­da­vía me sor­pren­den. El ta­ma­ño y la va­rie­dad de las tor­tu­gas gi­gan­tes que dan nom­bre al ar­chi­pié­la­go; los pin­güi­nos (¡en el ecua­dor!); los cor­mo­ra­nes; las igua­nas de as­pec­to prehis­tó­ri­co es­pe­cial­men­te adap­ta­das pa­ra bus­car co­mi­da ba­jo el agua… y la lis­ta con­ti­núa.

El ar­te de ser ig­no­ra­do

Me en­con­tra­ba en un cru­ce­ro de sie­te no­ches a bor­do del My Letty, un ya­te de 25 me­tros con só­lo diez ca­ma­ro­tes. Ha­bía­mos to­ma­do la ru­ta oes­te/nor­te por el ar­chi­pié­la­go. Ca­da is­la es dis­tin­ta – no só­lo la fau­na, sino la ve­ge­ta­ción, la to­po­gra­fía, has­ta el co­lor de la are­na. Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da era Ge­no­ve­sa.

Ge­no­ve­sa es una pe­que­ña is­la con una bahía en for­ma de he­rra­du­ra – lo que que­da de una cal­de­ra vol­cá­ni­ca- y es famosa por la abun­dan­cia de aves. Sin em­bar­go, las aves no nos ha­cían ni ca­so y se de­di­ca­ban a sus queha­ce­res dia­rios; eran to­tal­men­te aje­nas a no­so­tros aun­que só­lo es­tá­ba­mos a me­dio me­tro de ellas o me­nos.

No im­por­ta cuán­tas ve­ces vi­si­tes las Ga­lá­pa­gos, si­gue sien­do un shock des­cu­brir lo mu­cho que te ig­no­ran los ani­ma­les. Mien­tras em­bar­cá­ba­mos en el Letty en San Cris­tó­bal, nos ha­bía­mos reí­do de los leo­nes ma­ri­nos que dor­mían en los ban­cos y tum­ba­dos en las pa­sa­re­las como si fue­ran los amos. Aquí en Ge­no­ve­sa pa­re­cía que es­tu­vié­ra­mos vien­do un do­cu­men­tal de na­tu­ra­le­za en pan­ta­lla gi­gan­te, como si ob­ser­vá­ra­mos un cua­dro vi­vien­te: la in­ti­mi­dad de un al­ca­traz de Naz­ca ofre­cien­do una ra­ma a su com­pa­ñe­ra pa­ra re­ci­bir su apro­ba­ción; un acan­ti­la­do con mi­les de paí­ños de las Ga­lá­pa­gos vo­lan­do in­can­sa­bles en bus­ca de co­mi­da; un búho

cam­pes­tre camuflado ata­can­do re­pen­ti­na­men­te ese acan­ti­la­do y apa­re­cien­do con un paí­ño en­tre sus ga­rras.

En la bahía de Dar­win, un nom­bre muy ade­cua­do, vi­vi­mos nues­tra pri­me­ra ex­pe­rien­cia de es­nór­quel. El Letty lle­va neo­pre­nos y equi­po de es­nór­quel y ca­da día ofre­cía por lo me­nos una opor­tu­ni­dad de ob­ser­var el mun­do sub­ma­rino. De­pen­dien­do de don­de es­tu­vié­ra­mos, com­par­tía­mos las olas con leo­nes ma­ri­nos, ti­bu­ro­nes oceá­ni­cos, igua­nas ma­ri­nas, tor­tu­gas, cor­mo­ra­nes y to­da una plé­to­ra de pe­ces e in­clu­so pin­güi­nos.

De nue­vo a bor­do, has­ta los lar­gos tra­yec­tos en­tre is­las se con­ver­tían en una opor­tu­ni­dad pa­ra avis­tar fau­na. Los ra­bihor­ca­dos a me­nu­do nos se­guían, vo­lan­do al­re­de­dor de nues­tro bar­co y po­sán­do­se en las ba­ran­das y la cu­bier­ta su­pe­rior. A ve­ces los del­fi­nes ju­ga­ban en la es­te­la de nues­tro bu­que. Un día vi­mos a una ba­lle­na jo­ro­ba­da.

Dar­win es­tu­vo aquí

Las Ga­lá­pa­gos fue­ron des­cu­bier­tas en 1535 por el obis­po de Pa­na­má, que las bau­ti­zó con el nom­bre de las gran­des tor­tu­gas con el ca­pa­ra­zón en for­ma de si­lla de mon­tar que en­con­tró en ellas. El ar­chi­pié­la­go se con­vir­tió en un es­con­dri­jo pa­ra bu­ca­ne­ros que en­con­tra­ron en él bahías res­guar­da­das y mu­cha co­mi­da. Las po­bres tor­tu­gas fue­ron ex­plo­ta­das sin mi­ra­mien­tos por los ma­ri­ne­ros du­ran­te los tres si­glos si­guien­tes. Por su­pues­to, las is­las han que­da­do aso­cia­das a Char­les Dar­win, quien pa­só cin­co se­ma­nas en ellas en 1835. Tras años de re­fle­xión, aca­ba­ría for­mu­lan­do su teo­ría de la se­lec­ción na­tu­ral ins­pi­ra­do en par­te por lo que ha­bía vis­to en las Ga­lá­pa­gos.

Cuan­do lle­ga­mos a Isa­be­la – la ma­yor is­la del ar­chi­pié­la­go – ama­rra­mos en la ca­la Ta­gus, que ha su­mi­nis­tra­do un lu­gar de an­cla­je res­guar­da­do a pi­ra­tas du­ran­te si­glos y don­de el Bea­gle de Dar­win echó las an­clas tam­bién, en bus­ca de agua dul­ce. Mien­tras re­ma­ba en mi ka­yak por la bahía era cons­cien­te de que Dar­win de­bía de ha­ber con­tem­pla­do la mis­ma vis­ta y a los an­te­pa­sa­dos de esos pin­güi­nos y cor­mo­ra­nes. Graf­fi­tis con los nom­bres de los bar­cos que se han re­fu­gia­do aquí ador­nan los acan­ti­la­dos; me pre­gun­té si Dar­win ha­bía leí­do al­guno de es­tos ga­ra­ba­tos.

His­to­rias en la are­na

A pe­sar del gran nú­me­ro de tu­ris­tas que vi­si­tan las Ga­lá­pa­gos hoy, ade­más de la po­bla­ción lo­cal (cua­tro de las is­las es­tán ha­bi­ta­das), los vi­si­tan­tes es­tán tan bien con­tro­la­dos que só­lo ves otro gru­po oca­sio­nal­men­te. En el Letty, la tri­pu­la­ción se ase­gu­ra­ba de que des­em­bar­cá­ra­mos en un lu­gar en el mo­men­to más óp­ti­mo y tran­qui­lo.

Eso se agra­de­ce mu­cho. Des­pués de to­do, es muy es­pe­cial ca­mi­nar por la pla­ya y no en­con­trar otras hue­llas y un de­sem­bar­co ma­ti­nal en la bahía de Ba­chas, en San­ta Cruz, nos pro­por­cio­nó eso. No es que fue­ra vir­gen – el ras­tro de una tor­tu­ga lle­ga­ba al fi­nal de

TEX­TO LYN HUGHES FO­TO­GRA­FÍA SI­MON CHUBB

Del cie­lo al mar Re­di­se­ña­dos por la evo­lu­ción, los cor­mo­ra­nes de las Ga­lá­pa­gos pes­can en la ca­la Ta­gus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.