HA­CIA EL SUR

100 se­gui­mos sus pa­sos pa­ra cru­zar el círcu­lo po­lar an­tár­ti­co años des­pués de la ex­pe­di­ción de Shac­kle­ton

Rutas del Mundo - - LA ANTARTIDA -

El gru­ñi­do gu­tu­ral de un oso ma­rino flo­tó en el ai­re unos se­gun­dos, ha­cien­do eco en los acan­ti­la­dos ma­ri­nos an­tes de que se lo lle­va­ra una rá­fa­ga de viento. Era como la lla­ma­da de un di­no­sau­rio, el gri­to de un mons­truo de efec­tos es­pe­cia­les o el ru­gi­do gu­tu­ral de un león. Cer­ca de allí, las crías de foca se dis­per­sa­ron, un al­ba­tros em­pren­dió el vue­lo y no­so­tros, en nues­tra pe­que­ña Zo­diac in­fla­ble, nos que­da­mos en si­len­cio. Pe­ro hu­bo una cria­tu­ra que no reac­cio­nó. Un pingüino de fren­te do­ra­da, con las plu­mas ama­ri­llas de su cres­ta agi­tán­do­se al viento, es­ta­ba de­ma­sia­do atareado tra­tan­do de es­ca­lar la pa­red ro­co­sa ca­si ver­ti­cal pa­ra al­can­zar la se­gu­ri­dad de los ni­dos más arri­ba. Al prin­ci­pio, su ta­rea pa­re­cía in­fruc­tuo­sa. Da­ba unos pa­sos y res­ba­la­ba so­bre su pan­za blan­ca has­ta el agua otra vez. Pe­ro ca­da vez vol­vía a le­van­tar­se, de­ci­di­do a lo­grar su ob­je­ti­vo sin im­por­tar­le cuán­to tar­da­ra. Nos lo que­da­mos mi­ran­do unos 15 mi­nu­tos mien­tras las olas en­cres­pa­das gol­pea­ban nues­tra bar­ca; al fi­nal, tras más de 20 in­ten­tos, los pe­que­ños pies acol­cha­dos del pingüino lo­gra­ron aga­rrar­se y subió triun­fan­te ro­ca arri­ba.

Fue una im­pre­sio­nan­te de­mos­tra­ción de de­ter­mi­na­ción an­te la ad­ver­si­dad, al­go muy ade­cua­do en aquel lu­gar. Es­to era la is­la Ele­fan­te, una pun­ta de tie­rra ro­co­sa que se al­za en me­dio del océano An­tár­ti­co, al ex­tre­mo nor­des­te de las is­las Shetland del Sur, y que una vez fue el ho­gar – du­ran­te cua­tro me­ses y me­dio- de la tri­pu­la­ción del

En­du­ran­ce, li­de­ra­da por Er­nest Shac­kle­ton, tras su nau­fra­gio. Eran las hue­llas de es­te ex­plo­ra­dor las que yo se­guía aho­ra, como par­te de

mi mi­sión de ex­plo­rar el con­ti­nen­te blan­co y, con suer­te, cru­zar el círcu­lo po­lar an­tár­ti­co – una ha­za­ña que po­cos vi­si­tan­tes lo­gran.

Los hom­bres de Shac­kle­ton zar­pa­ron ha­ce 100 años – ca­si el mis­mo día de mi vi­si­ta- con di­rec­ción a la An­tár­ti­da pa­ra lle­var a ca­bo la pri­me­ra tra­ve­sía por tie­rra del con­ti­nen­te. Pe­ro fue un desas­tre. El bar­co se que­dó atra­pa­do en el hie­lo y se aca­bó hun­dien­do, de­jan­do a la tri­pu­la­ción a la de­ri­va en­tre las olas he­la­das. Cuan­do el hie­lo em­pe­zó a rom­per­se, no tu­vie­ron más re­me­dio que su­bir­se a los bo­tes y tra­tar de lle­gar a tie­rra. Tras cin­co días en el mar, al­can­za­ron es­ta is­la des­ha­bi­ta­da.

El cli­ma pue­de ser es­pe­cial­men­te cas­ti­ga­dor. A no­so­tros nos ha­bía cos­ta­do, in­clu­so en nues­tro bar­co mo­derno re­for­za­do de ex­pe­di­ción, el Sea Adventurer, tres días lle­gar a la is­la Ele­fan­te (cuan­do es­ta­ba pre­vis­to que fue­ran dos); tras el lar­go via­je yo es­ta­ba de­seo­sa – como de­bían de ha­ber es­ta­do los hom­bres de Shac­kle­ton – de sen­tir la tie­rra fir­me ba­jo mis pies. Pe­ro no pu­do ser. Mi­ré las es­quir­las de ro­ca mon­ta­ño­sa que se ele­va­ban del agua como to­rres. Ca­da una es­ta­ba bor­dea­da por mi­nús­cu­las pla­yas de gui­ja­rros – tan es­tre­chas como un ka­yak- y cu­bier­tas por gru­pos de osos ma­ri­nos y pin­güi­nos bar­bi­jo y de fren­te do­ra­da, to­dos lu­chan­do por el es­pa­cio. Es un mi­la­gro que Shac­kle­ton y sus hom­bres en­con­tra­ran un si­tio en tie­rra al lle­gar – no­so­tros no pu­di­mos. Ce­rré los ojos. Po­día oír los gri­tos chi­rrian­tes y va­ci­lan­tes de los pin­güi­nos y em­pe­cé a no­tar el olor no del to­do des­agra­da­ble y con una no­ta de amo­nía­co de la ca­ca de pingüino en el ai­re. Mien­tras tra­ta­ba de ima­gi­nar­me la eu­fo­ria de la tri­pu­la­ción del En­du­ran­ce al avis­tar tie­rra, pe­que­ñas go­tas de llu­via em­pe­za­ron a caer en mi fren­te. Me pu­se a tem­blar.

El oes­te más sal­va­je

Mi via­je ha­bía em­pe­za­do una se­ma­na an­tes. Ha­bía­mos zar­pa­do des­de Us­huaia, el asen­ta­mien­to más al sur de Ar­gen­ti­na, y ha­bía­mos pa­sa­do dos días en­te­ros na­ve­gan­do an­tes de pi­sar tie­rra en la is­la Re­mo­li­nos, en las Mal­vi­nas. Via­jar a la An­tár­ti­da de es­ta for­ma es una ex­pe­rien­cia en la que te vas des­po­jan­do po­co a po­co de la ci­vi­li­za­ción, pre­pa­rán­do­te pa­ra la na­tu­ra­le­za in­dó­mi­ta que te es­pe­ra más al sur. Las ca­sas se van ale­jan­do has­ta des­apa­re­cer y en­ton­ces lle­gan las gran­des aves ma­ri­nas: los pe­tre­les gi­gan­tes an­tár­ti­cos y las par­de­las som­brías lan­zán­do­se en pi­ca­do en torno al bar­co y su­mer­gien­do las pun­tas de sus alas en el agua. Lue­go los del­fi­nes cru­za­dos y los cal­de­ro­nes ha­cen ac­to de pre­sen­cia, sal­tan­do fue­ra del agua a la pues­ta de sol. Es real­men­te má­gi­co.

En West Point me en­con­tré ca­ra a ca­ra con mi pri­me­ra co­lo­nia de pin­güi­nos: cien­tos de pin­güi­nos de pe­na­cho ama­ri­llo (o sal­ta­rro­cas) con sus cres­tas pi­co­tea­ban mis bo­tas mien­tras me mi­ra­ban cu­rio­sos con sus ojos ro­jos. En­tre ellos anida­ba al­gu­nos al­ba­tros de ce­ja ne­gra en la hier­ba. El viento so­pla­ba con tal fuer­za que si que­rían vo­lar, es­tas aves gi­gan­tes só­lo te­nían que abrir sus alas pa­ra ele­var­se en el ai­re. “Po­dría mi­rar­las to­do el día”, me di­jo Thies Mat­zen, el cui­da­dor de la is­la jun­to a su mu­jer Kic­ki Eric­son.

“A ve­ces vie­nen un par de bar­cos al día y lue­go po­de­mos es­tar se­ma­nas sin ver a na­die. Pe­ro siem­pre hay al­go que ha­cer aquí”, me con­tó Thies mien­tras íba­mos a su ca­sa – la úni­ca de la is­la-, don­de Kic­ki ha­bía pre­pa­ra­do té con un biz­co­cho y ga­lle­tas ca­se­ras. “Pe­ro me da en­vi­dia tu pró­xi­mo des­tino”, me con­fe­só mien­tras me mos­tra­ba el li­bro que los dos ha­bían re­co­pi­la­do des­pués de 26 me­ses vi­vien­do en las Geor­gias del Sur en un bar­co de 9 me­tros. “Me en­can­ta­ban los pai­sa­jes es­car­pa­dos, la fau­na y sen­tir­me tan le­jos de to­do”. Me mo­ría de ga­nas de ir.

Vi­vi­mos mu­chos mo­men­tos má­gi­cos en los días de via­je has­ta las is­las Geor­gias del Sur – des­de ver­nos ro­dea­dos por un gru­po de 40 ju­gue­to­nes del­fi­nes píos blan­cos y ne­gros cuan­do nos di­ri­gía­mos a la is­la Saun­ders con las Zo­diac, has­ta sen­tar­nos en el pub in­glés de Stan­ley, la ca­pi­tal de las Mal­vi­nas, pa­ra ha­blar con los lu­ga­re­ños ro­dea­dos de ban­de­ras bri­tá­ni­cas y co­mien­do pes­ca­do con pa­ta­tas.

Los días en el mar es­tu­vie­ron ame­ni­za­dos por las con­fe­ren­cias de geó­lo­gos, bió­lo­gos ma­ri­nos e his­to­ria­do­res a bor­do, las co­mi­das abun­dan­tes, los avis­ta­mien­tos de ba­lle­nas y las con­ver­sa­cio­nes ani­ma­das. Cuan­do lle­ga­mos a las is­las Au­ro­ra – un gru­po de ato­lo­nes cu­bier­tos de guano que in­di­can el ex­tre­mo de las Geor­gias del Sur – las ex­pec­ta­ti­vas eran enor­mes. El ca­pi­tán Cook des­cri­bió las Geor­gias del Sur como un lu­gar “sal­va­je y ho­rri­ble” en 1775 cuan­do las re­cla­mó en nom­bre de la co­ro­na bri­tá­ni­ca. Cook tam­bién hi­zo al­gu­nos co­men­ta­rios so­bre la abun­dan­cia de fo­cas que trans­for­mó rá­pi­da­men­te es­te pai­sa­je in­hós­pi­to en una red de es­ta­cio­nes de ca­za de fo­cas (las ca­za­ban por la piel y la gra­sa) y más ade­lan­te en un cen­tro de la in­dus­tria ba­lle­ne­ra, que pros­pe­ró aquí has­ta 1966.

Shac­kle­ton hi­zo es­ca­la aquí an­tes de zar­par ha­cia la An­tár­ti­da a bor­do del En­du­ran­ce. Como no­so­tros, lle­gó un di­ciem­bre –ve­rano en el he­mis­fe­rio sur, cuan­do el sol bri­lla du­ran­te más de 17 ho­ras dia­rias. Le die­ron la bien­ve­ni­da unas aguas aba­rro­ta­das de ba­lle­ne­ros, el ru­gi­do in­ce­san­te de las fac­to­rías en la pla­ya y el mal olor de la car­ne de ba­lle­na en pu­tre­fac­ción. Hoy, los per­mi­sos man­tie­nen el trán­si­to de bar­cos al mí­ni­mo mien­tras que las vie­jas fac­to­rías han si­do

Oro pu­ro Mi­les de pin­güi­nos rey, ele­fan­tes ma­ri­nos y osos ma­ri­nos es­pe­ran a los vi­si­tan­tes en Gold Har­bour, en las Geor­gias del Sur

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.