DAE­LIM STEE­ZER 125

DAE­LIM SE EN­CUEN­TRA EN UN PE­RÍO­DO DE DES­BOR­DAN­TE AC­TI­VI­DAD. NO PA­RAN DE APA­RE­CER NO­VE­DA­DES DE LA MAR­CA CO­REA­NA, QUE QUIE­RE COM­PEN­SAR LA AU­SEN­CIA DE NUE­VOS PRO­DUC­TOS DE AÑOS ATRÁS. Y, ADE­MÁS, DAN­DO EN EL CLA­VO: EL STEE­ZER ES PRUE­BA DE ELLO.

Scooting - - Su­ma­rio - Tex­tos DA­NIEL NA­VA­RRO Fo­tos FER­NAN­DO HE­RRANZ

El nue­vo ciu­da­dano de Dae­lim rom­pe es­que­mas con una es­té­ti­ca de van­guar­dia.

Qui­zá sea que los tiem­pos es­tán cam­bian­do y, con ello, el ti­po de scoo­ter que gus­ta al pú­bli­co. O se­rá que yo soy un po­co “cua­dri­cu­la­do” y me gus­ta cla­si­fi­car las co­sas pa­ra así po­ner or­den den­tro de mi ca­be­za. En es­te ca­so, me re­sul­ta di­fí­cil. No es sen­ci­llo en­cua­drar en uno de los seg­men­tos tí­pi­cos al Stee­zer. No es un GT, aun­que lle­va un asien­to có­mo­do y una pan­ta­lla ele­va­da, pe­ro es más pe­que­ño y su mo­tor se con­for­ma con 12 CV. No es un ur­bano bá­si­co, con un ni­vel de equi­pa­mien­to que in­clu­ye lla­ve de pro­xi­mi­dad o pi­lo­to tra­se­ro en tu­bo de LED. Ni su pre­cio tam­po­co. Qui­zá po­dría­mos cla­si­fi­car­lo en ese gru­po de ur­ba­nos-lu­jo­sos-GT-com­pac­tos don­de po­dría­mos me­ter tam­bién, por ejem­plo, al KYM­CO Ya­ger GT. En es­te seg­men­to, el Dae­lim sal­drá, ade­más, bien pa­ra­do en las com­pa­ra­ti­vas, por­que po­ne so­bre la me­sa un ra­mi­lle­te de car­tas que, cuan­do lo prue­bas, se­gu­ro que te gus­ta­rán. te acer­cas, el Stee­zer lo de­tec­ta y per­mi­te gi­rar el po­mo del con­tac­to y, así, des­blo­quear la di­rec­ción, abrir el ta­pón de ga­so­li­na o po­ner el con­tac­to. Si te ale­jas, no se de­tie­ne el mo­tor, con lo que ojo con de­jar­te en ca­sa el man­do.

CA­PA­CI­DAD DE CAR­GA

Dae­lim tie­ne lar­ga ex­pe­rien­cia en el seg­men­to scoo­ter. Al di­se­ñar el Stee­zer co­mo mo­de­lo ur­bano y ágil, la ca­rro­ce­ría de­be ser no muy gran­de y es­to siem­pre lle­va a que el hue­co del cas­co se que­de en lo mí­ni­mo. En es­te ca­so no es así. Ca­be un cas­co in­te­gral, que no es­tá na­da mal pa­ra el ta­ma­ño del scoo­ter. Eso sí, vie­ne pre­pa­ra­do con una pa­rri­lla tra­se­ra don­de se­rá fá­cil po­ner un baúl y am­pliar su ca­pa­ci­dad. Pa­ra bul­tos gran­des es­tá la po­si­bi­li­dad del sue­lo plano y pa­ra lle­var ob­je­tos pe­que­ños a mano tie­ne una guan­te­ra con ce­rra­du­ra en el con­tra­es­cu­do.

EN PA­RA­DO

Tie­ne as­pec­tos que lo ha­cen ver­da­de­ra­men­te lla­ma­ti­vo, co­mo la luz pos­te­rior tan ori­gi­nal. El sue­lo plano con­si­gue que sea un scoo­ter con ma­yor apa­rien­cia de uti­li­dad y, ade­más, le otor­ga la co­mo­di­dad que su­po­ne po­der su­bir­te y ba­jar­te de él sin nin­gún es­fuer­zo. La cú­pu­la, que no re­sul­ta muy gran­de, le que­da bien y es su­fi­cien­te pa­ra sus pres­ta­cio­nes. A la ho­ra de apar­car­lo es un scoo­ter fá­cil: pue­des ele­gir en­tre la pa­ta la­te­ral, que des­co­nec­ta el mo­tor, o un ca­ba­lle­te cen­tral que no ne­ce­si­ta de mu­cho es­fuer­zo. Pa­ra re­pos­tar, re­sul­ta muy có­mo­do. En el po­mo del con­tac­to abres el ta­pón que sal­ta ha­cia afue­ra, que­dán­do­se co­gi­do por la bi­sa­gra. Es­tá a buen al­tu­ra, en el con­tra­es­cu­do, la­do iz­quier­do, po­co por de­ba­jo del ma­ni­llar. Ahí es muy fá­cil lle­gar, y no hay que aga­char­se ni su­je­tar el ta­pón de cual­quier ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.