HON­DA Afri­ca Twin CRF 1000 L

TRAS RE­CO­RRER 1.500 KM POR TO­DO TI­PO DE TE­RRE­NOS SOBRE UNA HON­DA AFRI­CA TWIN CRF 1000 L, TAN­TO ‘ON’ CO­MO ‘OFF’, TE PUE­DO CON­FIR­MAR UNA TEO­RÍA DE MI COSECHA: EL TRAIL ES LA ESEN­CIA DEL MOTERO. LA AFRI­CA TWIN ES EL RE­GRE­SO DEL TRAIL AU­TÉN­TI­CO.

Scooting - - Sumario - Ra­món López / Fo­tos Fran­cesc Mon­te­ro

Des­pués de 13 años au­sen­te en el mer­ca­do, el con­cep­to Afri­ca Twin ha­bía que­da­do co­mo un re­cuer­do de ex­ce­len­cia de la épo­ca del trail au­tén­ti­co de los orí­ge­nes, de aque­llas mo­tos ca­pa­ces de atra­ve­sar Áfri­ca. Era el trail po­li­va­len­te de ver­dad, no la de­ri­va­ción ca­si 100% as­fal­to que ha to­ma­do es­te seg­men­to du­ran­te los úl­ti­mos años.

La Hon­da Afri­ca Twin es una mo­to redonda la mi­res por don­de la mi­res. Su ima­gen im­pac­ta, re­sul­tan­do ra­di­cal­men­te dis­tin­ta de sus ri­va­les y con un sutil to­que anexo a su pre­ce­den­te de ha­ce dé­ca­das. En cual­quie­ra de sus de­co­ra­cio­nes re­zu­ma tan­ta ele­gan­cia co­mo agre­si­vi­dad, una com­bi­na­ción com­pli­ca­da. Su ima­gen no pasa des­aper­ci­bi­da pa­ra el res­to del trá­fi­co. Sus LED fron­ta­les y los in­ter­mi­ten­tes siem­pre en­cen­di­dos la iden­ti­fi­can en sus re­tro­vi­so­res. Y la ima­gen del LED tra­se­ro tam­bién es ex­clu­si­va. Es­ta edi­ción pro­ba­da es la estándar con ABS, por tan­to, sin el mo­tor asis­ti­do con do­ble em­bra­gue de la edi­ción DCT.

La ca­ja de cam­bios siem­pre dis­po­ne de una re­la­ción en­tre ter­ce­ra y quin­ta pa­ra abor­dar cual­quier cur­va, de­jan­do la sex­ta pa­ra el dis­fru­te del pai­sa­je en vías rá­pi­das. Úni­ca­men­te en los ade­lan­ta­mien­tos más jus­tos ne­ce­si­ta­rás ba­jar una mar­cha, y en­ton­ces te ob­se­quia con subidas de ré­gi­men dig­nas de de­por­ti­va. Por otro la­do, pue­des in­ser­tar mar­chas ha­cia arri­ba sin to­car la ma­ne­ta de em­bra­gue con to­tal dulzura y ja­más en­cuen­tras una agria entrada de po­ten­cia en la pri­me­ra apertura del ace­le­ra­dor. Asi­mis­mo, la trac­ción es ex­ce­len­te, tam­bién en as­fal­to mo­ja­do y con aga­rre pre­ca­rio, don­de el con­trol de trac­ción en mo­do 3 sa­le en tu ayu­da de in­me­dia­to. Es­ta fa­ci­li­dad se ex­tien­de a las re­ten­cio­nes más ex­tre­mas, con un em­bra­gue an­ti­blo­queo que ges­tio­na es­tas si­tua­cio­nes en tu be­ne­fi­cio.

So­lo en las cur­vas muy, muy ce­rra­das te exi­ge un pri­mer es­fuer­zo es­pe­cial la in­ser­ción de cur­vas de­bi­do a su llan­ta an­te­rior de 21”. Sin em­bar­go, una vez te adap­tas, pasa to­tal­men­te des­aper­ci­bi­do. Y sus ven­ta­jas fue­ra del as­fal­to que­dan fue­ra de to­da du­da.

No le ha­ce as­cos a la tie­rra, a los ca­mi­nos em­pe­dra­dos, a la au­tén­ti­ca aven­tu­ra. Te ga­ran­ti­zo que he sur­ca­do sen­das con las que ja­más me ha­bría atre­vi­do en otros modelos con ape­lli­do Ad­ven­tu­re o Ex­plo­rer.

Es ad­mi­ra­ble la com­pa­ci­dad del dos ci­lin­dros en lí­nea, que per­mi­te situar tras su blo­que pie­zas co­mo el mó­du­lo del ABS o la ba­te­ría pa­ra lo­grar un cen­tra­do de ma­sas ca­si ideal. En es­te mis­mo sen­ti­do se han uti­li­za­do cu­la­tas de­ri­va­das de la se­rie CRF de cross con sis­te­ma UNICAM, más ligeras y pequeñas. Ofre­ce el sis­te­ma de con­trol de trac­ción HSTC (Hon­da Se­lec­ta­ble Tor­que Con­trol) he­re­da­do de la Cross­tou­rer, in­cor­po­ra tres ni­ve­les de in­ter­ven­ción y es des­co­nec­ta­ble. Otra de las op­cio­nes con las que cuen­ta es el ABS, tam­bién des­co­nec­ta­ble, pa­ra te­rre­nos más off road. A la de­re­cha del ta­ble­ro se encuentra el bo­tón de desac­ti-

va­ción del ABS en la rue­da tra­se­ra pa­ra con­duc­ción off road (no cuen­ta con ABS es­pe­cí­fi­co pa­ra es­te me­dio). Y la ges­tión de los tres mo­dos de con­trol de trac­ción tam­bién es muy sen­ci­lla, aun­que hay que te­ner en cuen­ta que ca­da vez que arran­ques, se ins­ta­la­rá el mo­do de más in­ter­ven­ción. Se pue­de va­riar el ni­vel en mar­cha tan so­lo cor­tan­do el gas du­ran­te unos se­gun­dos tras pul­sar la elec­ción co­rres­pon­dien­te. Se­gún tu es­ta­tu­ra, los 870 mm de al­tu­ra de asien­to (850 mm en op­ción ba­ja) te in­vi­tan a su­bir­te a ella apo­ya­do en la pa­ta de ca­bra y po­nien­do el pie iz­quier­do en su es­tri­be­ra. Un sim­ple to­que de ma­ni­llar ha­cia la de­re­cha y la mo­to queda en ver­ti­cal en es­pe­ra de po­ner­se en mar­cha. Sobre el ca­ba­lle­te se mues­tra real­men­te al­ta, aun­que tam­po­co re­quie­re es­pe­cial des­tre­za su ac­cio­na­mien­to.

Una vez sen­ta­do, la pos­tu­ra es muy có­mo­da y es­pa­cio­sa, con la es­pal­da rec­ta y los bra­zos ca­yen­do de for­ma na­tu­ral sobre el ma­ni­llar. La visión de la ins­tru­men­ta­ción queda par­cial­men­te ocul­ta en su par­te in­fe­rior por los ca­bles que re­co­rren el ma­ni­llar. Es muy com­ple­ta y con un sen­ci­llo mo­do de se­lec­ción de sus da­tos me­dian­te un pul­sa­dor si­tua­do en la pi­ña iz­quier­da pa­ra los dis­tin­tas op­cio­nes de par­cia­les, con­su­mos, car­ga de ba­te­ría, etc. La sua­vi­dad de to­dos los man­dos es típica Hon­da y los 228 kg de­cla­ra­dos en or­den de mar­cha pa­re­cen in­clu­so me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.