KTM 1290 Su­per Ad­ven­tu­re S

LA CUES­TIÓN LU­MÍ­NI­CA HA GOZADO DE ES­PE­CIAL PRO­TA­GO­NIS­MO EN LA PRESENTACIÓN DE LA ÚL­TI­MA BES­TIA DE KTM. LUZ QUE MAR­CA EL CA­MINO, EN LO REAL CUAN­DO CAE LA NO­CHE Y, EN LO FI­LO­SÓ­FI­CO, MOS­TRAN­DO CÓ­MO HA­CE LAS CO­SAS LA MAR­CA MÁS LAU­REA­DA EN OFF ROAD.

Scooting - - Sumario - An­to­nio He­rre­ro

Tan­to pro­ta­go­nis­mo tu­vo la luz y su fu­tu­ris­ta faro de­lan­te­ro, que la pri­me­ra to­ma de con­tac­to con la 1290 Su­per Ad­ven­tu­re S fue de no­che, co­mo de­mos­tra­ción fí­si­ca de to­do lo que pre­via­men­te nos ha­bían con­ta­do sobre la ilu­mi­na­ción de la 1290. El faro LED di­se­ña­do por Kis­ka, el es­tu­dio de di­se­ño her­ma­na­do con KTM, lu­ce a un ta­ma­ño que ya va dan­do idea no de­ja­rá ni un rin­cón sin ilu­mi­nar. La cau­sa es que, pre­ci­sa­men­te, el sis­te­ma in­cor­po­ra un dis­po­si­ti­vo co­nec­ta­do a los sen­so­res de in­cli­na­ción de la mo­to que, al gi­rar a uno u otro la­do, en­cien­de pro­gre­si­va­men­te más lu­ces pa­ra que, de no­che, no per­da­mos ni un cen­tí­me­tro de vi­si­bi­li­dad en to­do el in­te­rior de la cur­va que es­ta­mos ne­go­cian­do. Pe­ro, co­mo di­go, es­ta luz no mar­ca el fi­nal del tú­nel, sino el prin­ci­pio de to­do un ca­tá­lo­go de no­ve­da­des tec­no­ló­gi­cas y me­cá­ni­cas que ele­van a la 1290 al muy co­ti­za­do olim­po de las ma­xi­trail en el que, jun­to a KTM, pug­nan tam­bién to­das las prin­ci­pa­les mar­cas del mer­ca­do.

Las 16 vic­to­rias con­se­cu­ti­vas que KTM ate­so­ra has­ta es­te mis­mo 2017 en el Da­kar, si­túan a los aus­tria­cos co­mo re­fe­ren­cia a con­si­de­rar por to­do el que se aso­me a es­te seg­men­to. Pre­ci­sa­men­te de ese ger­men da­ka­riano sa­lió en 2003 la 950 Ad­ven­tu­re, pri­me­ra de la sa­ga que hoy nos ocu­pa. Le­jos de aco­mo­dar­se en ese pres­ti­gio­so lu­gar, KTM si­gue obs­ti­na­da­men­te en la idea de de­mos­trar esa au­to­ri­dad off-road que na­die se atre­ve a dis­cu­tir. “So­mos KTM, y aun­que es­ta 1290 mues­tra su enor­me po­ten­cial co­mo gran ru­te­ra, mo­to de­por­ti­va o ur­ba­na, tam­bién tie­ne que ser una mo­to con la que pue­das me­ter­te por cual­quier ca­mino” y, al tiem­po que nos de­cían es­to, pro­yec­ta­ban en la pan­ta­lla de sus ofi­ci­nas un ví­deo en el que uno de sus pi­lo­tos se mar­ca­ba con la 1290 una tria­le­ra dig­na de los Scot­tish. Y es que en un mo­men­to en el que mu­chos de los modelos ma­xi­trail se mue­ven en una di­fu­sa fron­te­ra en­tre el ‘on’ y el ‘off road’, KTM quie­re de­jar cla­ro que la aven­tu­ra en su ver­tien­te más ‘off’ es­tá arrai­ga­da en su ADN y lo con­si­gue, en­tre otras co­sas, li­mi­tan­do al mí­ni­mo lo ac­ce­so­rio pa­ra bus­car la esen­cia de la mo­to, per­mi­tien­do que el pi­lo­to dis­fru­te del ma­yor nú­me­ro de sen­sa­cio­nes al con­du­cir­la. Fi­lo­so­fía que no es­tá re­ñi­da con una po­de­ro­sa es­té­ti­ca, ni con el con­fort en cual­quier uso, ni con el des­plie­gue tec­no­ló­gi­co del que ha­ce gala la Su­per Ad­ven­tu­re.

A la fi­lo­so­fía de la bús­que­da de esen­cia mo­to­ci­clis­ta, le acom­pa­ñan otros con­cep­tos que tam­bién mar­can el ca­rác­ter ge­ne­ral de KTM: la po­ten­cia, la aven­tu­ra y un ca­rác­ter mar­ca­da­men­te ex­tre­mo. Al ser­vi­cio de to­dos es­tos ras­gos que ador­nan su per­so­na­li­dad, es­tán ca­da uno de los de­ta­lles que com­po­nen las tres ver­sio­nes en que se co­mer­cia­li­za la 1290 –a par­te

de las mo­di­fi­ca­cio­nes que lue­go quie­ra prac­ti­car­le ca­da uno y que tam­bién se ofrecen de fá­bri­ca–: “Su­per Ad­ven­tu­re T” pa­ra los gran­des via­je­ros, “R” más en­fo­ca­da al fue­ra de ca­rre­te­ra y “S”, la uni­dad que pro­ba­mos, orien­ta­da a un uso más sport.

Pe­ro, por su­pues­to, con un mo­tor de 1.301 cc de­ri­va­do de la Su­per Du­ke R, el pri­mer ras­go dis­tin­ti­vo que em­pie­za a de­fi­nir­la es su po­ten­cia, na­da me­nos que 160 CV a 8.750 rpm y un par má­xi­mo de 140 Nm a 6.750 rpm au­to­ri­zan a los mu­cha­chos de KTM a pro­cla­mar a su bi­ci­lín­dri­co en V con en­cen­di­do por do­ble bu­jía en­tre los más po­ten­tes de los mo­to­res de trail.

La par­te ciclo vie­ne de­fi­ni­da por la di­ná­mi­ca que le con­fie­ren el cha­sis mul­ti­tu­bu­lar en ace­ro, las sus­pen­sio­nes se- mi-activas WP con hor­qui­lla de ba­rras de 48 mm, bas­cu­lan­te re­vi­sa­do en tér­mi­nos de li­ge­re­za y estabilidad, y llan­tas de 19 y 17 pul­ga­das de­lan­te y de­trás res­pec­ti­va­men­te. Ni ras­tro de 21” de­lan­te co­mo en sus 100% off road.

Jun­to a par­tes mo­tor y ciclo, se encuentra ese ter­cer ele­men­to que, hoy por hoy, jue­ga un pa­pel tan de­ter­mi­nan­te en el uso y com­por­ta­mien­to de la mo­to co­mo los dos an­te­rio­res: la elec­tró­ni­ca. Plan­tea­da, se­gún KTM, pa­ra ayu­dar en la con­duc­ción y no in­ter­fe­rir en el dis­fru­te, la 1290 ofre­ce to­do el mues­tra­rio de se­cre­tos sin los que ya no pue­de pa­sar cual­quier ru­te­ra que pre­ten­da do­mi­nar el sec­tor de las “trail top”, y que en nues­tra pro­ta­go­nis­ta se de­jan ver des­de el pri­me­ro has­ta el úl­ti­mo gesto que ha­ga­mos sobre ella. Al arran­car la mo­to sin lla­ve, al dar gas con su ace­le­ra­dor ri­de-by-wi­re, al con­fi­gu­rar la suspensión elec­tró­ni­ca en pre­car­ga, com­pre­sión y ex­ten­sión, al con­tro­lar­la y fre­nar­la ba­jo el efec­to del con­trol de estabilidad MSC y fre­nos ABS o al con­fi­gu­rar­la en uno de sus cua­tro ma­pas de con­duc­ción: Sport, Off-Road, Street o Rain.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.