El Hon­da Scoopy SH 125i es­tre­na fa­ro de­lan­te­ro LED y lla­ve de pro­xi­mi­dad “Smart Key”

Scooting - - Scooter 125 -

Pul­sas el bo­tón del Smart Key y tu Scoopy se ilu­mi­na­rá co­mo di­cién­do­te “aquí es­toy”. De­jar es­ta lla­ve en el bol­si­llo y su­bir y ba­jar en un aje­trea­do día en tu ciu­dad se ha­ce adic­ti­vo. Ahora bien, no ol­vi­des si­tuar el pul­sa­dor en el contraescudo pa­ra in­mo­vi­li­zar­lo, por­que con el aña­di­do de la pa­ra­da al ra­len­tí, pue­de ocu­rrir que te de­jes tu Scoopy apar­ca­do “en mar­cha”. La sua­vi­dad es ex­tre­ma. Cuan­do ha co­gi­do tem­pe­ra­tu­ra, el sis­te­ma Id­le Stop en­tra en ac­ción. Su in­ter­ven­ción es per­fec­ta. No se apre­cia la más mí­ni­ma vi­bra­ción cuan­do se de­tie­ne, ni en­cuen­tras nin­gún re­tar­do en su pues­ta en mar­cha en cuan­to in­si­núas el mo­vi­mien­to del pu­ño de­re­cho.

EN CIU­DAD

La ace­le­ra­ción des­de pa­ra­do re­sul­ta po­ten­te y li­neal, y con es­pa­cio por de­lan­te pron­to te en­con­tra­rás su­peran­do sin pes­ta­ñear los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad es­ta­ble­ci­dos pa­ra la con­duc­ción en la ur­be. El se­cre­to es que Hon­da ha lo­gra­do su­pe­rar la nor­ma­ti­va Eu­ro 4 con un mo­tor aún más po­ten­te y con más par que el co­rres­pon­dien­te Eu­ro 3. A pe­sar de las res­tric­cio­nes de emi­sio­nes que con­lle­va es­ta le­gis­la­ción, la po­ten­cia pa­sa de 11,8 CV a 12,2 CV. Es­ta­mos ha­blan­do de ape­nas un 3%, pe­ro lo más re­le­van­te es que no ha­ya re­du­ci­do sus ci­fras co­mo vie­ne sien­do ha­bi­tual en­tre fir­mas ri­va­les. Y con un sonido que de­no­ta, de nue­vo, ca­li­dad. Con los nue­vos re­gla­je de sus­pen­sio­nes se sien­te un po­co du­ra, pe­ro la ab­sor­ción es asom­bro­sa en am­bos ejes, con una res­pues­ta en su jus­ta me­di­da pa­ra no per­der el con­trol sin de­jar de ser con­for­ta­ble.

EN CA­RRE­TE­RA

Per­mi­ten di­ver­sión a rau­da­les. La fre­na­da es óp­ti­ma en pro­gre­si­vi­dad y po­ten­cia en am­bos tre­nes. La ver­sión pro­ba­da in­clu­ye ABS, un sis­te­ma que en­tra en fun­cio­na­mien­to en su mo­men­to pre­ci­so, y en nin­gún mo­men­to sur­gen mo­vi­mien­tos ex­tra­ños en fuer­tes in­cli­na­cio­nes des­pués de ce­rrar el gas brus­ca­men­te y abrir des­pués bus­can­do la tra­za­da más rá­pi­da. Des­de lue­go que el Scoopy no es­tá di­se­ña­do pa­ra ello, pe­ro prué­ba­lo y sa­brás de lo que ha­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.