LA NUEVA MO­VI­LI­DAD EN FU­TU­RO IN­ME­DIA­TO

Las es­cue­las de in­ge­nie­ría ana­li­zan los po­si­bles cam­bios

Scooting - - Noticias - EN­RI­QUE HER­NÁN­DEZ-LUIKE Pre­si­den­te Edi­tor luike@luike.com @En­ri­que_Lui­ke

El pe­rio­dis­mo es si­nó­ni­mo de ac­tua­li­dad so­bre to­do. También en la es­pe­cia­li­dad del Mo­tor, aun­que en es­te te­ma te­ne­mos la obli­ga­ción de atis­bar con­ti­nua­men­te en el fu­tu­ro, por­que los avan­ces téc­ni­cos son per­ma­nen­tes. Días pa­sa­dos, el nue­vo pre­si­den­te con­se­je­ro de­le­ga­do de Ford Es­pa­ña, Je­sús Alonso, nos ade­lan­tó el día de ma­ña­na del au­to­mó­vil en el sa­lón de ac­tos de la Es­cue­la de In­ge­nie­ros de Ma­drid. Una char­la ti­tu­la­da “Ha­cia un nue­vo pa­ra­dig­ma de la mo­vi­li­dad. Dis­rup­ción o evo­lu­ción”.

Sus pro­fe­cías for­man par­te del Más­ter en In­ge­nie­ría con­vo­ca­do por las es­cue­las Po­li­téc­ni­ca, INSIA y UPM, en co­la­bo­ra­ción con ASEPA, la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pro­fe­sio­na­les de Au­to­mo­ción, cu­yo pre­si­den­te, Fran­cis­co Apa­ri­cio, ac­tuó de pre­sen­ta­dor y mo­de­ra­dor. Por su im­por­tan­cia, in­clui­mos la con­fe­ren­cia del pre­si­den­te de Ford en nues­tra web -http://bit.ly/2itiifc-.

Sus da­tos y opi­nio­nes son del má­xi­mo in­te­rés pa­ra vis­lum­brar la in­me­dia­ta Mo­vi­li­dad. Pro­ba­ble­men­te se­gui­rá vi­gen­te la sa­tis­fac­ción de ser pro­pie­ta­rios de vehícu­los, pe­ro au­men­ta­rá la in­vi­ta­ción a ser ex­clu­si­va­men­te usua­rios de di­ver­sas ofer­tas por días o por ho­ras. Se­rá uno de los di­le­mas del es­pe­ra­do pa­ra­dig­ma, a ana­li­zar y de­ci­dir se­gún las dis­tin­tas con­ve­nien­cias.

Co­mo in­for­ma­do­res pro­fe­sio­na­les en el te­ma, nues­tra obli­ga­ción se­rá co­no­cer y orien­tar. Co­mo prue­ba del res­pe­to a es­ta nor­ma, re­fe­ri­ré una ex­pe­rien­cia per­so­nal. En una vi­si­ta a la fá­bri­ca ale­ma­na de Bosch, me in­vi­ta­ron a pre­sen­ciar, en un pe­que­ño cir­cui­to, có­mo fre­na­ba au­to­má­ti­ca­men­te un ca­mión, con­du­ci­do a dis­tan­cia, al cru­zar­se, por ejem­plo, un pea­tón. El pea­tón fui yo mis­mo y aquel vehícu­lo ¡pa­ró a tiem­po! Me atre­ví a la com­pro­ba­ción por con­fian­za ab­so­lu­ta en la efi­ca­cia y ex­pe­rien­cia de Bosch. Po­si­ble­men­te fue un ade­lan­to del sis­te­ma ya ins­ta­la­do en los ac­tua­les au­tó­no­mos, cu­ya nor­ma­li­za­ción de uso es­tá al lle­gar.

También guar­do un gra­to re­cuer­do de an­ti­ci­pa­ción en la Ex­po In­ter­na­cio­nal de To­kio. Sa­lí del re­cin­to, aco­mo­da­do en las pri­me­ras fi­las de un au­to­bús, y me sor­pren­dió ver quién era su con­duc­tor: ¡Un oso de pe­lu­che! Y aca­bá­ba­mos de sa­lir de un es­pec­tácu­lo con un gru­po de ro­bots, de un me­tro de al­tu­ra, in­tér­pre­tes de mú­si­ca clá­si­ca.

Las sor­pre­sas del pro­gre­so con­ti­núan a to­dos los ni­ve­les. Por ejem­plo, acabo de leer una in­for­ma­ción de en­sa­yo so­bre un ju­gue­te, to­da­vía in­fan­til, con­tro­la­do por la men­te a tra­vés de au­ri­cu­la­res. ¡Qué jue­go!

A es­te pa­so no tar­da­rá mucho otra con­fe­ren­cia del pre­si­den­te de Ford co­men­tan­do la reali­dad del fu­tu­ro in­me­dia­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.