Pues­ta a pun­to pa­ra pri­ma­ve­ra

RE­VI­SIÓN DE PRI­MA­VE­RA LLE­GA LA PRI­MA­VE­RA Y MU­CHAS MO­TOS APAR­CA­DAS DU­RAN­TE EL IN­VIERNO VUEL­VEN A RO­DAR A LAS CA­RRE­TE­RAS. TRAS UN PE­RÍO­DO LAR­GO DE INAC­TI­VI­DAD ES ACON­SE­JA­BLE ECHAR­LE UN VIS­TA­ZO A AL­GU­NOS ELE­MEN­TOS BÁ­SI­COS PA­RA DIS­FRU­TAR DE LA MO­TO ES­TOS PRIM

Scooting - - Sumario - N. Or­te­ga

Neu­má­ti­cos y pre­sio­nes

Una mo­to pa­ra­da también es­tro­pea

neu­má­ti­cos. El sim­ple pa­so del tiem­po de­gra­da las go­mas y pue­den cuar­tear­se o cris­ta­li­zar­se. An­te de­for­ma­cio­nes, grie­tas o cual­quier sín­to­ma de no es­tar en buen es­ta­do, cam­bia los neu­má­ti­cos. Es tu se­gu­ri­dad la que es­tá en jue­go: pue­de re­ven­tar o, sim­ple­men­te, su aga­rre no se­rá el ade­cua­do. Si es­tán bien, com­prue­ba las pre­sio­nes, por­que se­gu­ro que han ba­ja­do. Por cier­to, la pró­xi­ma vez que va­yas a de­jar­la pa­ra­da, ba­ja las pre­sio­nes y pon la mo­to en ca­ba­lle­tes de for­ma que no to­quen el sue­lo. Así du­ra­rán más, por­que es­tan­do la mo­to apo­ya­da so­bre los neu­má­ti­cos, sin mo­ver­la, pue­den de­for­mar­se.

Ni­ve­les

Ni­ve­les de acei­te y, si pue­des (tie­ne va­ri­lla o pue­des sa­car una mues­tra),

vis­co­si­dad y es­ta­do, que es­tén bien. En cual­quier ca­so, de­pen­de del tiem­po que ten­ga el acei­te y lo cui­da­do­so que quie­ras ser. Se re­co­mien­da cam­biar el acei­te co­mo po­co una vez al año, in­de­pen­dien­te­men­te de los ki­ló­me­tros. SI an­tes de pa­rar­la ya te­nía tiem­po, cam­bia el acei­te. Ni­ve­les de lí­qui­dos de fre­nos son im­por­tan­tes y, ya pues­tos, com­prue­ba el tac­to y fun­cio­na­mien­to del equi­po de fre­na­da an­tes de arran­car. Acuér­da­te que es re­co­men­da­ble cam­biar el lí­qui­do de fre­nos ca­da cier­to tiem­po. Si el tac­to se ha vuel­to más es­pon­jo­so, es una bue­na se­ñal de que qui­zá to­ca ese cam­bio. Muy im­por­tan­te es el ni­vel de an­ti­con­ge­lan­te. De­bes mi­rar­lo en el va­so ex­pan­sor, don­de ha­brá unas mar­cas de mí­ni­mo y también en el ta­pón del ra­dia­dor: de­be es­tar al ni­vel del cuello don­de se es­tre­cha. Re­lle­na cuan­do es­té ba­jo con an­ti­con­ge­lan­te. Re­cuer­da que, ade­más de ser­vir pa­ra que no se con­ge­le el agua, re­fri­ge­ra más que és­ta. Aun así, si te em­pe­ñas en que sea agua, al me­nos que sea des­ti­la­da. Las que ven­den en los su­per­mer­ca­dos pa­ra las plan­chas va­le.

Fil­tro de ai­re

El fil­tro de ai­re ha­brá co­gi­do su­cie­dad, aun­que so­lo sea pol­vo. Una lim­pie­za de es­te ele­men­to es al­go fá­cil y rá­pi­do de ha­cer, y el mo­tor lo agra­de­ce­rá al res­pi­rar me­jor.

Ba­te­ría

Lo su­yo, al igual que los neu­má­ti­cos, es preo­cu­par­se por es­te pun­to an­tes de

pa­rar la mo­to. Si la qui­tas­te y la guar­das­te en ca­sa, a tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble, ahora so­lo mé­te­la en el car­ga­dor el tiem­po necesario (muy re­co­men­da­ble un car­ga­dor “in­te­li­gen­te”, de los que la ana­li­zan y se au­to-re­gu­lan con lo necesario pa­ra re­cu­pe­rar la ba­te­ría) y des­pués món­ta­la en la mo­to. Pri­me­ro el po­lo po­si­ti­vo y des­pués el ne­ga­ti­vo pa­ra evi­tar chis­pa­zos. Cu­bre des­pués los bor­nes con va­se­li­na. Si no la ha­bías des­mon­ta­do, lo me­jor es igual­men­te el car­ga­dor, con ella des­mon­ta­da. A ma­las, arran­car “a ca­pón” y ya car­ga­rá... si si­gue vi­va.

Lim­pie­za

Qui­zá sea lo pri­me­ro que ha­bría que

ha­cer. De­pen­de de dón­de ha­ya es­ta­do guar­da­da y en qué con­di­cio­nes. Mu­chas ve­ces tie­nen tan­to pol­vo que en cuan­to

to­ques man­cha­rás lo que es­tés re­vi­san­do. Lim­pia la mo­to co­mo siem­pre, in­sis­te es­pe­cial­men­te en los pun­tos en que se ha­ya acu­mu­la­do su­cie­dad, pe­ro com­prue­ba que no ha ha­bi­do fu­gas de acei­te y por eso se ha amon­to­na­do ahí. A ve­ces me­re­ce la pe­na ha­cer una lim­pie­za “de lo gor­do” al prin­ci­pio de es­ta re­vi­sión y aca­bar con una lim­pie­za en pro­fun­di­dad cuan­do ya es­té to­do he­cho.

Com­bus­ti­ble

El com­bus­ti­ble pier­de pro­pie­da­des con

el pa­so del tiem­po. Lo me­jor es sa­car el que que­de en el de­pó­si­to, ti­rar­lo (o de­jar­lo pa­ra lim­piar, si no hue­le mal) y lle­nar el de­pó­si­to con ga­so­li­na nueva.

En­gra­se

Uti­li­za spray de gra­sa, “3 en 1” o si­mi­la­res pa­ra ma­ne­tas, ca­bles, so­por­tes del ca­ba­lle­te y pa­ta de ca­bra, bie­le­tas y ca­de­na. Lo me­jor es un acei­te mul­tiu­sos de ca­li­dad pa­ra ca­ble, gra­sa lí­qui­da en ca­ba­lle­te y pa­ta de ca­bra, y gra­sa es­pe­cí­fi­ca pa­ra la ca­de­na. Echa un vis­ta­zo a tu li­bro de ins­truc­cio­nes por si tu mo­to tie­ne al­gún pun­to más de en­gra­se, co­mo cas­qui­llos de basculante o si­mi­la­res.

Com­pro­ba­ción go­mas

Man­gui­tos de ga­so­li­na, de re­fri­ge­ra­ción o de acei­te, go­mas de ad­mi­sión o de es­ca

pe si las hay, to­dos es­tos ele­men­tos es­tán también so­me­ti­dos al des­gas­te del tiem­po. Com­prue­ba so­bre to­do que no hay fu­gas de ga­so­li­na al abrir la lla­ve de pa­so. Las de­más, cuan­do arran­ques.

Sus­pen­sio­nes

Las sus­pen­sio­nes también su­fren con

la mo­to pa­ra­da. No mo­ver­se es, en ge­ne­ral, ma­lo pa­ra to­dos los me­ca­nis­mos de nues­tra mo­to. En es­te ca­so hay que te­ner es­pe­cial cui­da­do con la hor­qui­lla. No se­rá ra­ro que, ha­bién­do­la de­ja­do en buen es­ta­do, cuan­do va­ya­mos a arran­car­la pier­da acei­te. Los re­te­nes de hor­qui­lla son de go­ma. Al no ha­ber es­ta­do en con­tac­to con acei­te, se han re­se­ca­do y pue­den re­zu­mar. In­clu­so pue­de ha­ber co­gi­do su­cie­dad y, al ha­ber em­pe­za­do a fun­cio­nar en se­co, ha­ber arras­tra­do esa su­cie­dad ha­cia den­tro, for­man­do un po­ro por el que es­ca­pa acei­te. Una so­lu­ción pue­de ser me­ter una gal­ga muy fi­na en­tre el re­tén y la ba­rra de hor­qui­lla. Si se ha doblado el la­bio del re­tén o ha acu­mu­la­do su­cie­dad, así se qui­ta­rá y de­ja­rá de per­der. Si si­gue ti­ran­do, hay que cam­biar los re­te­nes de hor­qui­lla.

Arran­ca y prue­ba

Con to­do lo an­te­rior com­pro­ba­do, arran­ca­mos el mo­tor. Tó­ma­te tu tiem­po pa­ra ob­ser­var que ra­len­ti­za bien, que sue­na to­do bien y que no hay fu­gas de nin­gún

ti­po. Cuan­do es­te­mos con­ven­ci­dos que to­do es­tá bien, es el mo­men­to de dar una vuel­ta de prue­ba. Unos ki­ló­me­tros has­ta que co­ja tem­pe­ra­tu­ra de fun­cio­na­mien­to nor­mal, que com­pro­be­mos que no se ca­lien­ta más y que to­do es­tá bien. Si hay una vi­bra­ción que vie­ne de las rue­das y an­tes no es­ta­ba, una rue­da se ha de­for­ma­do; ha for­ma­do un plano don­de se que­dó apo­ya­da. No es bueno y deberías cam­biar­la. Des­pués vuel­ve al ga­ra­je y vuel­ve a com­prar po­si­bles fu­gas, tor­ni­llos suel­tos y de­más. SI to­do es­tá bien, ya tie­nes mo­to pa­ra es­ta tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.