IN­DIAN

Roadmaster

Scooting - - Sumario - Da­niel Na­va­rro / Fo­tos Javier Or­te­ga

Hay tres co­sas que te im­pre­sio­nan de la In­dian Roadmaster. Lo pri­me­ro su pe­so, más de 400 kg con los lle­nos he­chos; lo se­gun­do, un pre­cio de 32.000 €; y lo ter­ce­ro, un ni­vel de lu­jo y equi­pa­mien­to inima­gi­na­ble. Es una mo­to que se en­cua­dra en el seg­men­to GT de cor­te cus­tom. El es­ti­lo ame­ri­cano que es­te es­ti­lo re­quie­re es evi­den­te y se ve a la le­gua con un mo­tor V-Twin re­ple­to de cro­ma­dos, asien­to ti­po “si­lla de mon­tar”, ca­re­na­do “bat­wing” o in­fi­ni­dad de ele­men­tos que per­mi­ten ca­ta­lo­gar­la co­mo cus­tom. Su sen­ti­do Gran Tu­ris­mo co­mo mo­to pa­ra ha­cer mu­chos ki­ló­me­tros vie­ne de­fi­ni­do por sus ma­le­tas con más de 140 li­tros de ca­pa­ci­dad de car­ga, equi­po de au­dio y na­ve­ga­ción, con­trol de cru­ce­ro... To­do es­tá pen­sa­do pa­ra cru­zar no ya paí­ses, sino con­ti­nen­tes en­te­ros. Pe­ro, ade­más, tie­ne un irre­sis­ti­ble to­que re­tro. In­dian ha re­cu­pe­ra­do la de­no­mi­na­ción Roadmaster de una de las mo­tos más ca­ris­má­ti­cas de la fir­ma es­ta- dou­ni­den­se. Ba­jo es­te em­ble­ma se fa­bri­có la Chief Roadmaster a fi­na­les de los 40 y prin­ci­pios de los 50. Pe­ro no que­da la co­sa ahí: los guar­da­ba­rros en­vol­ven­tes o la for­ma de las cu­la­tas, so­bre to­do por el la­do de­re­cho, imi­tan bas­tan­te fiel­men­te la for­ma de los mis­mos ele­men­tos de la Roadmaster ori­gi­nal de ha­ce ca­si 80 años. Por ello, en cier­ta for­ma se tra­ta también de una “neo-re­tro”. La más equi­pa­da, ori­gi­nal y via­je­ra de las ac­tua­les.

Al igual que en aque­llos mo­de­los de los 40, la Roadmaster par­te de la ver­sión Chief, au­men­tan­do su equi­pa­mien­to pa­ra con­ver­tir­la en me­jor ru­te­ra. Des­ta­can el cha­sis de alu­mi­nio (que se ha con­ver­ti­do, y nun­ca me­jor di­cho, en la “espina dor­sal” de to­da la ga­ma In­dian en su mo­tos de mo­tor gran­de), el mo­tor V-Twin “Thun­der Stro­ke 111” de 1.800 cc y el ma­yor ni­vel de equi­pa­mien­to que se pue­de en­con­trar, con­for­man­do así la mo­to de más al­ta ga­ma del fa­bri­can­te nor­te­ame­ri­cano. Sus da­tos ha­blan por sí mis­mos. Más de 400 kg, más de 30.000 €, más de

1.800 cc de mo­tor o más de 138 Nm a tan so­lo 2.600 rpm so­bre­co­gen. No ten­gas du­das: es­ta mo­to es “más” que ca­si cual­quier otra que pue­das en­con­trar. También es más ori­gi­nal en sus lí­neas, más re­tro que nin­gu­na “Cus­tom Tou­ring”, y más au­tén­ti­ca, en cuan­to a es­ti­lo ame­ri­cano, que cual­quier otra... y sin per­mi­so de su eterno ri­val Har­ley-Da­vid­son.

No to­dos los días se sube uno en una mo­to así. Sim­ple­men­te enu­me­rar los ele­men­tos que lo con­for­man ya im­pre­sio­na: con­trol de cru­ce­ro, en­cen­di­do sin lla­ve, de­fen­sas, pa­ra­bri­sas re­gu­la­ble eléc­tri­ca­men­te, asien­tos de piel, ma­le­tas con cie­rre a dis­tan­cia al igual que el baúl tra­se­ro, sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción de pre­sión de neu­má­ti­cos, equi­po de mú­si­ca de 200 va­tios con blue­tooth, am/fm y USB pa­ra el te­lé­fono, na­ve­ga­dor, brú­ju­la, in­di­ca­do­res de al­ti­tud y to­do ti­po de pa­rá­me­tros de la ru­ta, asien­tos y pu­ños ca­le­fac­ta­bles pa­ra con­duc­tor y pa­sa­je­ro, re­po­sa­piés ajus­ta­bles, lu­ces LED, or­de­na­dor de con­su­mos y dis­tan­cias, in­clu­yen­do cam­bio de acei­te o ave­rías... No es fá­cil en­con­trar­le fal­tas. ¿O sí? La ra­dio FM es americana, por tan­to, co­ge so­lo emi­so­ras “im­pa­res”. Por ejem­plo, no sin­to­ni­zas 98.0 ó 92.4. Y, por su­pues­to, el pri­mer día que la apar­ques con el mo­rro un po­co cues­ta aba­jo, ve­rás có­mo te acuer­das de esas ve­ces que has oí­do ha­blar de mo­tos que sí tie­nen mar­cha atrás. Por­que és­ta no tie­ne.

Hay mo­tos que tie­nes que pro­bar­las y dar­le mu­chas vuel­tas en to­dos los sen­ti­dos pa­ra de­ci­dir qué pun­tua­ción le das a ca­da apar­ta­do. Hay otras que son más ob­vias y es­ta In­dian Roadmaster es de las que pue­des apos­tar, na­da más ver­la en fo­to, en qué va a “arra­sar” y en qué va a pun­tuar me­nos. O ca­si. To­do lo que su­pon­ga ro­dar con ella por es­pa­cios abier­tos es un au­ten­ti­ca go­za­da y es in­me­jo­ra­ble, si en­tien­des y res­pe­tas su fi­lo­so­fía: no es la más rá­pi­da ni efec­ti­va en una ca­rre­te­ra re­vi­ra­da, pe­ro se­gu­ro que es la más có­mo­da. Y si la “en­cie­rras” en­tre co­ches, en una ciu­dad atas­ca­da... te atas­ca­rás con ella. No es­tá he­cha pa­ra ha­cer re­ca­dos de puer­ta en puer­ta. Por su­pues­to, en los apar­ta­dos de “Con­fort” o “Pa­sa­je­ro”, es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble en­con­trar otra mo­to que la su­pere. Co­mo mucho, la igua­la­rán. Sí que es más dis­cu­ti­ble el apar­ta­do de equi­pa­mien­to: tie­ne “de to­do” e, igual­men­te, po­cas mo­tos la su­pe­rarán. Pe­ro hay tres fa­llos que no­ta­rás: el blo­queo de di­rec­ción en la pi­pa del cha­sis, la ra­dio que no co­ge to­das las emi­so­ras y la au­sen­cia mar­cha atrás, más que in­tere­san­te en una mo­to así.

Es un V-Twin a 49 º, con dos vál­vu­las por ci­lin­dro ac­cio­na­das me­dian­te un sis­te­ma de tri­ple ár­bol de le­vas aba­jo y va­ri­llas la­te­ra­les en un cla­ro ejer­ci­cio de res­pe­to ha­cia tra­di­cio­nes ame­ri­ca­nas an­ces­tra­les. No se dan da­tos de po­ten­cia má­xi­ma ofi­cia­les. En cual­quier ca­so, y co­mo de­cían los in­gle­ses de Rolls Roy­ce cuan­do les pre­gun­ta­ban an­ti­gua­men­te por la po­ten­cia de sus co­ches: “su­fi­cien­te”. El mo­tor se ha cons­trui­do pa­ra ofre­cer lo que los clien­tes de es­te ti­po de mo­to quie­ren, res­pues­ta muy con­tun­den­te aba­jo y en me­dios, con la vi­bra­cio­nes jus­tas, un sonido ron­co y un ré­gi­men de gi­ro pa­cí­fi­co, pe­ro con em­pu­je. De­li­cio­so.

CON PA­SA­JE­RO

No fal­ta­rán can­di­da­tos pa­ra su­bir­se a la par­te de atrás de la Roadmaster. El am­plio res­pal­do, la ca­li­dad del equi­po de sonido, el asien­to ca­le­fac­ta­ble, la prá­ti­ca au­sen­cia de vi­bra­cioi­nes, la pro­tec­ción del ca­re­na­do... se­rá di­fí­cil que es­tés más agus­to en el so­fá de tu pro­pia ca­sa. Te lo ga­ran­ti­zo.

Equi­pa mo­tor Thun­der Stro­ke 111, ci­fra que de­cla­ra sus pul­ga­das cú­bi­cas

60

LA CA­PA­CI­DAD

DE CAR­GA as­cien­de a 140 l., su­man­do co­fre, ma­le­tas y guan­te­ras.

LAS ES­TRI­BE­RAS

DEL PA­SA­JE­RO son re­gu­la­bles en dis­tan­cia al asien­to.

EL GUAR­DA­BA­RROS DELAN

TE­RO en­vol­ven­te es una se­ña de iden­ti­dad úni­ca de In­dian.

LA CA­BE­ZA DEL JE­FE IN­DIO so­bre el guar­da­ba­rros de­lan­te­ro se ilu­mi­na. LA PAN­TA­LLA RI­DE COM

MAND es la má­xi­ma no­ve­dad de la Roadmaster 2017. La flan­quean las es­fe­ras de ta­có­me­tro y ve­lo­cí­me­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.