VES­PA

GTS 300

Scooting - - Sumario - Da­niel Na­va­rro / Fo­tos Javier Or­te­ga

Aque­lla pri­me­ra Ves­pa era un vehícu­lo muy bien pen­sa­do y con unos ob­je­ti­vos muy cla­ros. Te­nía que ser un me­dio de trans­por­te eco­nó­mi­co, có­mo­do y lim­pio. Y pa­ra ello, Co­rra­dino D´As­ca­nio, el in­ge­nie­ro res­pon­sa­ble del pri­mer di­se­ño, di­se­ña un cha­sis au­to­por­tan­te en cha­pa de ace­ro con un gran vano pa­ra las pier­nas. En el tren de­lan­te­ro mon­ta un sis­te­ma de amor­ti­gua­ción por bie­le­ta, de for­ma que pue­da ir una so­la ba­rra por den­tro de la ca­rro­ce­ría has­ta el ma­ni­llar.

Es en esos pun­tos, ade­más de sus lí­neas clá­si­cas, don­de los di­se­ña­do­res ac­tua­les han que­ri­do dar a la Ves­pa GTS las coin­ci­den­cias en­tre dos vehícu­los con 70 años de dis­tan­cia en­tre ellos. So­bre to­do, la Ves­pa 300 si­gue sien­do un vehícu­lo eco­nó­mi­co en cuan­to a con­su­mos, có­mo­do y lim­pio. Ahora bien, co­rre mu­chí­si­mo más que aque­lla Ves­pa 98 que dio ini­cio a una de las sa­gas más fa­mo­sas de la his­to­ria de la mo­to, y es mu­chí­si­mo más se­gu­ra y bas­tan­te más fá­cil de con­du­cir.

El mo­tor de 4T y 300 cc, con 22 CV y trans­mi­sión au­to­má­ti­ca, tie­ne po­co que ver con aquel 2T de 98 cc, de 3,2 CV, tres mar­chas al pu­ño y freno tra­se­ro al pie. Los dos fre­nos de tam­bor de aqué­lla dan pa­so a dos dis­cos de freno asis­ti­dos por ABS y un sis­te­ma de con­trol de trac­ción ASR. Es­ta GTS 300 cam­bia po­co con res­pec­to a la Ves­pa del año an­te­rior. Bá­si­ca­men­te, co­mo era de es­pe­rar, afec­tan a la en­tra­da en vi­gor de la Eu­ro 4 y así, el mo­tor se re­to­ca pa­ra res­trin­gir sus emi­sio­nes y se adop­ta de se­rie el ABS, que en es­te ca­so se acom­pa­ña del sis­te­ma ASR, to­do un plus de se­gu­ri­dad. Por lo de­más, si­gue em­plean­do la mis­ma ca­rro­ce­ría que la an­te­rior y que la GTS 125 que, a su vez, vie­ne de las pri­me­ras Ves­pa GTS 250. Así, un es­pa­cio am­plio pa­ra las pier­nas, un asien­to mu­lli­do y una po­si­ción de con­duc­ción muy ra­zo­na­ble pa­ra cual­quier uso con­for­man es­ta Ves­pa, que se com­ple­men­ta con un be­llo cua­dro bas­tan­te com­ple­to (le fal­ta re­loj de tem­pe­ra­tu­ra del agua y se fía so­lo del chi­va­to) y de fá­cil lec­tu­ra, un es­pa­cio ra­zo­na­ble ba­jo el asien­to y la clá­si­ca y prác­ti­ca guan­te­ra de­lan­te de las ro­di­llas del pi­lo­to.

Con es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes y con lo que no ha cam­bia­do, la Ves­pa 300 también cum­ple so­bra­da­men­te con sus ob­je­ti­vos. Un vehícu­lo muy có­mo­do, con ca­pa­ci­dad de des­pla­zar­se tan­to en ciu­dad co­mo en tra­yec­tos in­ter­ur­ba­nos, que com­bi­na sa­bia­men­te un ni­vel de pres­ta­cio­nes ade­cua­do en la ca­rre­te­ra con una ven­ta­jo­sa agi­li­dad en ciu­dad, con­vir­tién­do­la en una so­lu­ción idó­nea pa­ra los que tie­nen que des­pla­zar­se des­de fue­ra de la ciu­dad has­ta el in­te­rior con fre­cuen­cia. Ade­más, lo ha­ce con la ele­gan­cia del re­tro bien in­ter­pre­ta­do y rea­li­za­do.

MO­TOR Y EQUI­PA­MIEN­TO

El mo­tor de es­ta Ves­pa de­ri­va del an­te­rior 250 de 4T que en su día subió a 278 cc

Con una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 118 km/h, afron­ta sin pro­ble­mas re­co­rri­dos ex­tra­ur­ba­nos

pa­ra dar lu­gar a la de­no­mi­na­ción 300. En­tre­ga 21,2 CV, una po­ten­cia si­mi­lar a aquel an­ti­guo 250, pe­ro lo me­jo­ra en par (ahora 22 Nm a 5.000rpm) y, por su­pues­to, cum­ple la Eu­ro 4. El equi­pa­mien­to no es lu­jo­so, pe­ro no fal­tan de­ta­lles. El cua­dro es com­ple­to, a fal­ta de un re­loj de tem­pe­ra­tu­ra del mo­tor, pe­ro muy bien di­se­ña­do e in­te­gra­do. Pa­ta la­te­ral y ca­ba­lle­te cen­tral son de se­rie.

CAR­GA Y CON­FORT

No tie­ne un gran hue­co ba­jo el asien­to: es lar­go y po­co pro­fun­do, don­de un in­te­gral no ca­be pe­ro sí un par de cas­cos jet. El ma­yor pro­ble­ma es echar ga­so­li­na: tien­de a es­cu­pir cuan­do se lle­na y cae to­do den­tro del hue­co. Hay una guan­te­ra fron­tal ideal pa­ra gafas y pa­pe­les, pe­ro po­co más. No obs­tan­te, so­bre la pla­ta­for­ma pue­des po­ner cual­quier co­sa y se su­je­ta bien. Si quie­res más, es po­si­ble po­ner­le por­ta­pa­que­tes cro­ma­dos que que­dan muy bien, tan­to de­lan­te co­mo de­trás.

El asien­to es mu­lli­do y es­tá bien di­se­ña­do en sus for­mas, con los la­te­ra­les re­ba­ja­dos pa­ra ba­jar có­mo­da­men­te los pies al sue­lo, al­go siem­pre muy agra­de­ci­do. No hay vi­bra­cio­nes ni te lle­gan rui­dos cuan­do vas so­bre ella. Tam­po­co hay gran pro­tec­ción an­te el mal tiem­po, pe­ro también se pue­de ins­ta­lar una pan­ta­lla.

PAR­TE CI­CLO

Lo más ori­gi­nal en la Ves­pa es su cha­sis au­to­por­tan­te en cha­pa. La pro­pia ca­rro­ce­ría que ves es el cha­sis y no hay tu­bos por den­tro ni na­da si­mi­lar. De­lan­te, la sus­pen­sión es la de bie­le­ta que re­cuer­da a las de siem­pre, pe­ro de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que me­jo­ra la es­ta­bi­li­dad del tren de­lan­te­ro mon­tan­do el an­cla­je del amor­ti­gua­dor de for­ma trans­ver­sal y pa­ra­le­la a la rue­da. De­trás equi­pa dos amor­ti­gua­do­res re­gu­la­bles en pre­car­ga, bas­tan­te es­con­di­dos.

30

BA­JO EL ASIEN­TO pue­des me­ter sin pro­ble­mas un cas­co jet, dos si son del ti­po “qui­ta­mul­tas”. El ta­pón de ga­so­li­na no es­tá en buen lu­gar.

EL CUA­DRO tie­ne su me­jor fa­ce­ta en su di­se­ño. También se lee muy bien y lle­vas la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la ciu­dad.

EN LA PI­ÑA IZ­QUIER­DA es­tán los man­dos de in­ter­mi­ten­cia, lu­ces y cla­xon. Bien pues­tos, ac­ce­si­bles y con buen tac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.