KA­WA­SA­KI

z 650

Scooting - - Sumario - Ra­món Ló­pez / Fo­tos Javier Or­te­ga

La clá­si­ca di­vi­sión de mo­de­los en fun­ción de su seg­men­to es­con­de otros ma­ti­ces que de­be­rían iden­ti­fi­car real­men­te una mo­to. A la ho­ra de de­can­tar­nos por una, to­dos te­ne­mos en men­te, pri­me­ro, a qué sec­tor se ci­ñe de­ri­va­do de tus ne­ce­si­da­des o tus de­seos. Al que le atrae una re­tro no in­ver­ti­rá ni una cen­té­si­ma de se­gun­do en ana­li­zar las al­ter­na­ti­vas trail que se pre­sen­tan; el fa­ná­ti­co RR no en­tien­de el idio­ma de las cus­tom; quien bus­ca la esen­cia de una na­ked ja­más po­drá sen­tir­se lla­ma­do por el ful­gor de una Gran Tu­ris­mo... Sin em­bar­go, hay un ne­xo de unión en to­das y ca­da una de es­tas ra­mi­fi­ca­cio­nes: la ne­ce­si­dad, por par­te de quien es­te di­le­ma se plan­tea, de su­pe­rar un pro­ce­so de apren­di­za­je ba­se.

Aquí es don­de en­tra en jue­go una seg­men­ta­ción de mo­de­los que de­be­ría re­ci­bir un tra­ta­mien­to es­pe­cial en to­dos los sen­ti­dos, e in­clu­so el be­ne­fi­cio de me­di­das fis­ca­les más fa­vo­ra­bles, aun­que ya sé que es­toy so­ñan­do con una reali­dad pa­ra­le­la. Me re­fie­ro a las mo­tos que sir­ven de in­tro­duc­ción a to­do mo­to­ris­ta en la con­duc­ción de mo­tos de al­tas pres­ta­cio­nes. En es­te uni­ver­so van co­bran­do ca­da vez más re­le­van­cia las que se en­cua­dran en el en­torno de los 300 cc, pe­ro su atrac­ti­vo res­pec­to a otras al­ter­na­ti­vas de su­pe­rior ci­lin- dra­da vá­li­das pa­ra el A2, bien di­rec­ta­men­te o bien me­dian­te li­mi­ta­ción, es re­la­ti­vo. Lo ideal se­ría se­guir un pro­ce­so de apren­di­za­je pro­gre­si­vo, pa­san­do por eta­pas es­ca­lo­na­das pa­ra ir asi­mi­lan­do con so­li­dez to­dos los as­pec­tos re­la­ti­vos a la con­duc­ción con el fin pues­to en un má­xi­mo dis­fru­te de la mano de ma­yor se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, con la ac­tual re­gla­men­ta­ción del car­né A2, la ten­ta­ción de dar el pa­so a una mo­to “más mo­to” que una 300 es ca­si irre­sis­ti­ble.

Y aquí es don­de en­tra en es­ce­na nues­tra pro­ta­go­nis­ta. La Ka­wa­sa­ki Z 650 se ins­cri­be en la ga­ma que me­jor ofi­cia de “mo­to-es­cue­la”, por­que el tér­mino “fa­ci­li­dad” es­ta­ba gra­ba­do a fue­go en­tre las prio­ri­da­des de sus di­se­ña­do­res y por­que no so­lo rea­li­za bien su ta­rea de mo­to de ini­cia­ción pa­ra los usua­rios del car­né A2 con li­mi­ta­ción a 35 kW (48 CV), sino que una vez des­li­mi­ta­da, sus vir­tu­des te en­gan­cha­rán pa­ra pro­se­guir tu “ca­rre­ra” en pos de un más­ter. Co­mo siem­pre ha­go cuan­do prue­bo una de es­tas mo­tos, me pre­gun­to “¿real­men­te ne­ce­si­to más?” Pa­ra los que bus­can una mo­to real­men­te pa­ra ca­si to­do, sin ne­ce­si­tar la ex­ce­len­cia en un as­pec­to con­cre­to que, nor­mal­men­te, sig­ni­fi­ca per­der po­si­bi­li­da­des en otras áreas, la res­pues­ta es un ro­tun­do no.

La Z 650 sus­ti­tu­ye a la an­te­rior se­rie ER-6n y, au­que

com­par­ten es­truc­tu­ra bá­si­ca de mo­tor, el res­to es to­tal­men­te di­fe­ren­te. La raíz Z es evi­den­te, con una es­té­ti­ca in­fi­ni­ta­men­te más agre­si­va y de­ta­lles de ci­clo no­ve­do­sos co­mo un cha­sis de ins­pi­ra­ción H2 y un es­que­ma de sus­pen­sión tra­se­ra de per­fil más de­por­ti­vo, con amor­ti­gua­dor cen­tral y pro­gre­si­vi­dad me­dian­te bie­le­tas. Pe­ro lo más re­le­van­te es que, en su nueva con­fi­gu­ra­ción, po­de­mos sa­car in­clu­so más pro­ve­cho de sus do­tes co­mo mo­to pa­ra cul­mi­nar el ci­ta­do pro­ce­so de apren­di­za­je. Así, la sus­pen­sión de­lan­te­ra ex­hi­be un pri­mer re­co­rri­do en com­pre­sión ex­ce­si­vo, lo que te obli­ga a ac­cio­nar el freno de­lan­te­ro co­mo de­be ser, con un pri­mer re­co­rri­do de ma­ne- ta su­til y pro­gre­si­vo pa­ra lue­go uti­li­zar más con­tun­den­cia y fi­na­li­zar de nue­vo de for­ma sua­ve. O el freno tra­se­ro, con un pri­mer tra­mo po­co agre­si­vo que es idó­neo pa­ra ac­cio­nar­lo an­tes del de­lan­te­ro y es­ta­bi­li­zar así la mo­to en el mo­men­to de tran­si­ción pre­via a la en­tra­da de la po­ten­cia de la fre­na­da. También apro­ve­char el efec­to ti­món cuan­do se cie­rra una cur­va de im­pre­vis­to o sim­ple­men­te ne­ce­si­tas re­du­cir ve­lo­ci­dad con la mo­to tum­ba­da. Por­que en in­cli­na­ción también pue­des, y de­bes, fre­nar. ¿Lo sa­bías? Son téc­ni­cas bá­si­cas de con­duc­ción que te per­mi­ten mo­de­los co­mo la Z 650, ca­pa­ces de pres­ta­cio­nes muy, muy se­rias. No lo ol­vi­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.