EN MAR­CHA

Scooting - - Maxi Scooter -

A sus man­dos, to­dos sus rin­co­nes re­zu­man ca­li­dad. Por ejem­plo la ter­mi­na­ción de las guan­te­ras, la iz­quier­da (dis­po­ne de to­ma 12v) con aper­tu­ra me­dian­te bo­tón si­tua­do ba­jo la re­gle­ta del arran­que. A su la­do se en­cuen­tra tam­bién el pul­sa­dor pa­ra la aper­tu­ra del asien­to. Cuan­do lo cie­rras, el so­ni­do es co­mo el de los co­ches de ga­ma al­ta al ce­rrar las puer­tas... ¡Qué gus­to! Dis­po­nes de to­do el es­pa­cio del mun­do pa­ra lle­var a bor­do to­do, y más, de lo que ne­ce­si­tas.

EN CIU­DAD

Pul­sas ha­cia den­tro la es­fe­ra del clau­sor, dos gi­ros a la de­re­cha y la ins­tru­men­ta­ción se en­cien­de anun­cián­do­te que ya es­tá dis­pues­ta a par­tir. Des­de el pri­mer gi­ro del ci­güe­ñal te trans­mi­te su pe­di­grí. La sua­vi­dad es má­xi­ma y el so­ni­do apa­ga­do acom­pa­ña su ca­rác­ter ca­si aris­to­crá­ti­co. Ni una vi­bra­ción ha­ce que, con in­de­pen­den­cia del ré­gi­men de gi­ro del mo­tor, la mar­cha sea pu­ra seda. El con­trol de trac­ción es un pri­vi­le­gio. En zo­na hú­me­das “gra­cias” al rie­go de los ser­vi­cios de lim­pie­za, te pro­te­ge de pér­di­das de ad­he­ren­cia del tren tra­se­ro con un ce­se de po­ten­cia na­da in­tru­si­vo. A pe­sar de que la po­ten­cia no sea exor­bi­tan­te, con­tar con es­te ti­po de ayu­das siem­pre es de agra­de­cer. El X-MAX 300, con su con­jun­to de llan­ta de­lan­te­ra de 15” y tra­se­ra de 14” lo­gra su ob­je­ti­vo de afian­zar ma­ne­ja­bi­li­dad y es­ta­bi­li­dad. Es­pe­cial men­ción me­re­ce su agi­li­dad. Con un pe­so aún in­fe­rior al an­te­rior 250, es un ar­ma de­ci­si­va en ciu­dad, don­de no hay res­qui­cio que se le re­sis­ta, un com­ple­men­to per­fec­to pa­ra su mo­tor más po­ten­te y de res­pues­ta tan só­li­da y agra­da­ble.

EN CA­RRE­TE­RA

La reac­ción a la pri­me­ra aper­tu­ra del gas si­gue el mis­mo pa­trón. Li­nea­li­dad y sua­vi­dad for­man par­te del dic­cio­na­rio del Ya­maha X-MAX 300, tam­bién cuan­do re­quie­res ace­le­ra­cio­nes vi­vas o cuan­do rue­das con sol­tu­ra por vías de cir­cun­va­la­ción o au­to­vía. La pro­tec­ción de la pan­ta­lla es per­fec­ta en su po­si­ción ba­ja pa­ra es­ta­tu­ras en­torno a 1,80 m, lo que uni­do a una er­go­no­mía idó­nea y un asien­to de for­ma y es­pu­ma­do per­fec­tos, con­si­guen que el tiem­po y los ki­ló­me­tros trans­cu­rran en una di­men­sión di­fe­ren­te a lo ha­bi­tual. Los cam­bios de di­rec­ción son ins­tan­tá­neos, las ace­le­ra­cio­nes no­ta­bles y la ve­lo­ci­dad má­xi­ma más que in­tere­san­te. En con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles, la agu­ja bus­ca la mar­ca de los 150 km/h. A fal­ta de me­di­cio­nes con nues­tro equi­po de prue­bas, te pue­do ga­ran­ti­zar la sa­tis­fac­ción de sus pres­ta­cio­nes en cual­quier me­dio. La llan­ta de­lan­te­ra de 15” te in­vi­ta a tra­zar las cur­vas con de­ci­sión. So­lo en las tum­ba­das más ex­tre­mas o en in­cli­na­cio­nes so­bre ba­ches en ca­rre­te­ra lle­gas a ro­zar con el ca­ba­lle­te en las cur­vas a iz­quier­das. La dis­tan­cia li­bre es so­bre­sa­lien­te y la diversión es­tá ase­gu­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.