TIRA AL MON­TE

QUI­ZÁ ÚL­TI­MA­MEN­TE SEA MÁS HA­BI­TUAL VER UNA GS RUTEANDO SO­BRE AS­FAL­TO QUE BA­TA­LLAN­DO POR LOS CA­MI­NOS, Y MÁS FÁ­CIL CONTEMPLARLAS BIEN RESPLANDECIENTES QUE HAS­TA ARRI­BA DE BA­RRO Y POL­VO. PE­RO A PE­SAR DE ESO, LO DE EN­SU­CIAR­SE DE VEZ EN CUAN­DO, A LA GS LE GUST

Scooting - - Moto A - An­to­nio Herrero

Cuan­do un usua­rio se de­ci­de por una BMW GS, sea cons­cien­te o no, las ma­le­tas con las que sue­le ve­nir equi­pa­da lle­gan car­ga­das de un com­po­nen­te as­pi­ra­cio­nal –que di­rían los de mar­ke­ting– que per­mi­te a su due­ño so­ñar con la po­si­bi­li­dad de aban­do­nar cuan­do lo desee la se­gu­ri­dad que otor­ga la ca­rre­te­ra pa­ra su­mer­gir­se en la aven­tu­ra que en­con­tra­rá al per­der­se por cual­quier ca­mino de mon­ta­ña. Otra co­sa es que al­gún día lo ha­ga, pe­ro ha­cer­lo, pue­de ha­cer­lo. Ese es uno de los as­pec­tos fuer­tes de la fi­lo­so­fía GS, una mo­to pa­ra via­jar has­ta el más re­mo­to con­fín del mun­do con la co­mo­di­dad y con­fian­za de su equi­pa­mien­to de gran ru­te­ra y que, en ese lar­go via­je, per­mi­te tam­bién ata­jar por lu­ga­res me­nos prac­ti­ca­bles si que­re­mos.

Es­to ha lle­va­do a que, en con­fort, mo­tor, se­gu­ri­dad, ayu­da a la con­duc­ción y equi­pa­mien­to, la GS es­té a la al­tu­ra de las me­jo­res Gran Tu­ris­mo. En BMW, gran par­te de su tra­di­cio­nal pú­bli­co RT se es­tá pa­san­do a la GS, atraí­dos por unas pres­ta­cio­nes muy via­je­ras, una so­bre­sa­lien­te co­mo­di­dad pa­ra am­bos pa­sa­je­ros y, por su­pues­to, una es­té­ti­ca que in­ci­de en ese as­pec­to as­pi­ra­cio­nal que men­cio­ná­ba­mos al prin­ci­pio de: “Oye, por­que no quie­ro, pe­ro si qui­sie­ra yo con es­ta mo­to me ha­cía el Da­kar”. Así que al Da­kar nos fui­mos.

AL DA­KAR IBÉ­RI­CO

Pa­ra pre­sen­tar la ver­sión más off-road de la GS 1200, BMW eli­gió lo más pa­re­ci­do que te­ne­mos en Es­pa­ña al mí­ti­co rally: la co­mar­ca de los Mo­ne­gros. Allí tu­vi­mos oca­sión de bus­car­le las cos­qui­llas a la GS po­nién­do­la a prue­ba en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios (to­dos off-road) que sa­ca­ron a re­lu­cir sus di­ver­sas ca­pa­ci­da­des, tan­to en ca­mi­nos du­ros y rá­pi­dos, zo­nas pe­dre­go­sas, tra­za­das más blan­das e in­clu­so sal­tos y al­gu­na tria­le­ra. Co­mo veis, no fal­tó na­da de am­bien­te da­ka­riano. Por no pri­var­nos, no nos pri­va­mos ni de ro­dar jun­to a al­gún dro­me­da­rio que an­da­ba por allí suel­to. No os en­ga­ño, bus­cad Tar­dien­ta-Mo­ne­gros en Goo­gle y lo com­pro­ba­réis.

VÁ­MO­NOS DE RAID...

... con la Ri­de. Es­te ha si­do el nom­bre ele­gi­do pa­ra bau­ti­zar a la más campera de las GS gran­des. Lo pri­me­ro que des­ta­ca en ella es que, ade­más de ser­lo, pa­re­ce una mo­to de cam­po. En su ver­sión es­tán­dar, el nue­vo mo­de­lo pre­sen­ta una es­té­ti­ca más agre­si­va con re­no­va­do guar­da­ba­rros de­lan­te­ro y ale­tas la­te­ra­les pe­ro, ade­más, la ver­sión Ri­de in­cor­po­ra ele­men­tos que la ha­cen aún más off: pa­ra­bri­sas cor­to fá­cil­men­te re­gu­la­ble en al­tu­ra con un prác­ti­co ac­cio­na­mien­to ma­nual –pa­ra es­tas li­des, me­jor así que eléc-

tri­co–, asien­to plano y de una so­la pie­za con er­go­no­mía más off-road, pro­tec­to­res en cha­sis y ra­dia­dor, re­po­sa­piés más an­chos y con buen den­ta­do, sus­ti­tu­ción del ca­ba­lle­te cen­tral por pa­ta de cabra, llan­tas con ra­dios an­cla­dos al ex­te­rior del aro com­pa­ti­bles con el tu­be­less y neu­má­ti­cos con ge­ne­ro­so ta­co –Con­ti­nen­tal TKC80– que pue­den mon­tar­se sin so­bre­cos­te. Y a to­da la es­té­ti­ca se su­ma la cro­má­ti­ca que com­bi­na el gris me­ta­li­za­do y el ne­gro con un atrac­ti­vo azul que en­con­tra­mos en par­te de la ca­rro­ce­ría y en el bas­ti­dor al com­ple­to.

Ya en mar­cha, los pri­me­ros ki­ló­me­tros sir­ven pa­ra que la GS y yo nos to­me­mos la me­di­da el uno al otro. La er­go­no­mía te po­ne en po­si­ción muy en­du­ro y rá­pi­da­men­te em­pie­za a pe­dir­te que pon­gas a prue­ba las po­si­bi­li­da­des que te ofre­ce. In­clu­so de­ma­sia­do rá­pi­da­men­te, por­que tar­das po­co en ol­vi­dar­te de que lo que lle­vas en­tre las pier­nas es una bes­tia de 125 CV y cer­ca de 250 kg. Y esas son dos me­di­das que con­vie­ne te­ner pre­sen­tes. Pe­ro lo cier­to es que en se­gui­da em­pie­zas a di­ver­tir­te de ver­dad. La for­ma del nue­vo si­llín com­bi­na a la per­fec­ción con un de­pó­si­to de 20 li­tros de ca­pa­ci­dad, pe­ro re­la­ti­va­men­te es­tre­cho en el lu­gar don­de van co­lo­ca­das las ro­di­llas, lo cual fa­vo­re­ce la obli­ga­da con­duc­ción de pie en el uso pre­fe­ri­do de la Ri­de. Lo di­cho: 100% off road. El mo­do de con­duc­ción EN­DU­RO PRO re­gu­la to­dos los pa­rá­me­tros de mo­tor, sus­pen­sión y ABS pa­ra con­duc­ción off road. LA

PI­ÑA IZ­QUIER­DA da ac­ce­so a to­das sus op­cio­nes elec­tró­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.