EN MAR­CHA

Scooting - - Moto A -

Su pun­to más des­ta­ca­do, co­mo de­be ser en to­da mo­to de cam­po que se pre­cie co­mo tal, es la sus­pen­sión, y aquí sa­le a re­lu­cir su sis­te­ma elec­tró­ni­co Dy­na­mic ESA, con adap­ta­ción au­to­má­ti­ca se­gún ti­po de con­duc­ción, es­ta­do del te­rreno y car­ga de la mo­to. El fun­cio­na­mien­to de la sus­pen­sión –Te­le­le­ver de­lan­te­ro y Pa­ra­le­ver tra­se­ro mar­ca de la ca­sa– con­tri­bu­ye, en bue­na ma­ne­ra, a esa sen­sa­ción de ha­cer­te ol­vi­dar la mo­to que es­tás lle­van­do. Ab­sor­be bien y es pre­ci­sa cuan­do re­que­ri­mos reacciones rá­pi­das o gi­ros brus­cos, y so­lo el vo­lu­men de la mo­to y las iner­cias de­ri­va­das del pe­so y po­ten­cia de la Ri­de te de­vuel­ven a la reali­dad de lo que tie­nes en­tre ma­nos. Co­mo en cual­quier ma­xi­trail, las cur­vas en ca­mi­nos de­ben em­pe­zar a ne­go­ciar­se con me­tros de an­ti­ci­pa­ción, pe­ro lo cier­to es que en nues­tra Ri­de, gra­cias a una sus­pen­sión con mue­lles y re­co­rri­do más lar­go, ade­más del con­jun­to rue­das de 19” y neu­má­ti­cos off, fa­ci­li­ta­ba bas­tan­te la ta­rea.

A ha­cer del trail un te­rreno pa­ra to­dos los pú­bli­cos con­tri­bu­yen tam­bién, por su­pues­to, los mo­dos de con­duc­ción ‘Rain’ y ‘Road’ que la GS 1200 equi­pa de se­rie, y a los que nues­tra uni­dad de prue­bas aña­día los mo­dos op­cio­na­les ‘Pro’: Dy­na­mic, Dy­na­mic Pro, En­du­ro y En­du­ro Pro. Pa­ra la aven­tu­re­ra jor­na­da que te­nía­mos por de­lan­te, nos fui­mos di­rec­ta­men­te al mo­do En­du­ro Pro, que es el me­nos in­ter­ven­cio­nis­ta so­bre las reacciones de la mo­to tan­to en con­trol de trac­ción co­mo en fre­nos. En lo pri­me­ro, sor­pren­de muy gra­ta­men­te la res­pues­ta en ace­le­ra­ción, que te da una re­con­for­tan­te sen­sa­ción de se­gu­ri­dad aun­que sin pri­var­te de las siem­pre agra­de­ci­das de­rra­pa­das que pro­por­cio­na la con­duc­ción en cam­po, y he de con­fe­sar que so­lo lo des­ac­ti­vé en su to­ta­li­dad lle­ga­do el mo­men­to de las fo­tos, pa­ra ha­cer­las un po­co más lla­ma­ti­vas. Pe­ro lo cier­to es que no ha­cía fal­ta por­que, en sus mo­dos En­du­ro Pro, la BMW aú­na una acer­ta­da com­bi­na­ción de es­pec­ta­cu­la­ri­dad y se­gu­ri­dad. En cuan­to a la in­ter­ven­ción del ABS, en el mo­do En­du­ro Pro úni­ca­men­te ac­túa so­bre el freno de­lan­te­ro, y lo ha­ce ofre­cién­do­te gran efi­ca­cia y con­fian­za a par­tes igua­les.

Me es­ta­ba dan­do cuen­ta aho­ra de que po­dría con­tar­le a cual­quie­ra lo que se sien­te al con­du­cir la GS 1200 Ri­de y, si me li­mi­ta­ra a ha­blar de sen­sa­cio­nes, po­dría pa­re­cer que es­toy ha­blan­do de una en­du­ro con­ven­cio­nal. Pe­ro es­ta­mos an­te qui­zá la ma­xi­trail más icó­ni­ca y re­pre­sen­ta­ti­va del seg­men­to y lo es, en­tre otras co­sas, por el mo­tor bó­xer que le da al­ma y ca­rác­ter a to­do el con­jun­to. Cuan­do los le­gen­da­rios Hu­bert Au­riol y el ya des­apa­re­ci­do Gas­ton Rahier ga­na­ron aque­llos Da­kar de prin­ci­pios de los ’80 con sus GS ya de mo­tor bó­xer, po­co ima­gi­na­ban que cer­ca de 40 años des­pués y en me­dio de una evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca co­mo la que ha vi­vi­do el mun­do de la mo­to en la úl­ti­ma dé­ca­da, ese bi­ci­lín­dri­co en dis­po­si­ción ho­ri­zon­tal se­gui­ría sien­do el co­ra­zón de to­do el uni­ver­so GS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.