ASÍ LA VE­MOS

Scooting - - Moto A -

Con­fi­gu­ra­do aho­ra se­gún los pa­rá­me­tros de la nor­ma­ti­va Eu­ro4, des­de pa­ra­do el mo­tor ya mues­tra una ma­yor sua­vi­dad, sen­si­ble en la au­sen­cia de vi­bra­cio­nes pro­pias del bó­xer con esa li­ge­ra os­ci­la­ción la­te­ral que pre­sen­ta al ace­le­rar en pun­to muer­to. El aca­ba­do Pro, a ni­vel mo­tor, in­cor­po­ra tam­bién la ayu­da de arran­que en pen­dien­te y el asis­ten­te de cam­bio que per­mi­te en­gra­nar las mar­chas sin ne­ce­si­dad de ac­cio­nar el em­bra­gue –aun­que lo má­xi­mo que ne­ce­si­té en to­da la ru­ta fue me­ter cuar­ta, y eso fue en un ca­mino rá­pi­do de ver­dad–. A pe­sar de sus 125 CV a 7.750 rpm –un ca­ñón co­mo mo­to de cam­po–, la elec­tró­ni­ca po­ne de lo su­yo pa­ra que la res­pues­ta y pro­gre­si­vi­dad de la ace­le­ra­ción sean real­men­te dul­ces, res­pues­ta a la que igual­men­te con­tri­bu­ye un par de 125 Nm a 6.500 vuel­tas que trans­mi­te al car­dán con pre­ci­sión la ace­le­ra­ción que ne­ce­si­tas prác­ti­ca­men­te a cual­quier ré­gi­men.

De­cía yo na­da más ba­jar­me de la Ri­de que, en és­ta sí que sí, de las le­tras GS que le dan nom­bre (si­glas de Ge­län­de Stras­se, cam­po y ca­rre­te­ra en ale­mán) la G tie­ne más pe­so que la S. Y es que po­dre­mos ver in­fi­ni­dad de GS cir­cu­lan­do por una au­to­pis­ta, ca­rre­te­ras de mon­ta­ña, sor­tean­do co­ches en el atas­co ma­tu­tino o in­clu­so lle­van­do a un en­cor­ba­ta­do eje­cu­ti­vo por la ciu­dad... Pe­ro en cuan­to le po­nes unas rue­das de ta­cos, te cal­zas un cas­co de en­du­ro, bo­tas de cam­po y la em­ba­rras un po­co, ya lo di­ce el re­frán: La GS tira al mon­te.

CON PA­SA­JE­RO

En la prue­ba en cam­po que he­mos rea­li­za­do no tie­ne sen­ti­do un pa­sa­je­ro, pe­ro en otros me­dios, siem­pre es bien re­ci­bi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.