RA­BO Y DOS ORE­JAS

DI­CEN EN EL AM­BIEN­TE TAU­RINO QUE “NO HAY QUIN­TO MA­LO”. SI TE PO­NES A ECHAR CUEN­TAS, VERÁS QUE LA NUEVA Z 900 ES LA QUIN­TA Y ÚL­TI­MA IN­TE­GRAN­TE DE ES­TA MÍ­TI­CA SA­GA JA­PO­NE­SA. Y LO CE­LE­BRA CON TO­DOS LOS HO­NO­RES.

Scooting - - Moto A - Ra­món López FO­TOS Ja­vier Or­te­ga

Me te­mo que te es­toy ha­cien­do un cla­ro “spoi­ler” de mi ex­pe­rien­cia con la nueva Ka­wa­sa­ki Z 900. Si­guien­do con el ar­got tau­rino, le brin­do con gus­to el ra­bo y las dos ore­jas, aun­que me veo en la obli­ga­ción de ex­pli­car­te el por­qué. Pe­ro per­mí­te­me an­tes que nos pon­ga­mos en si­tua­ción.

La tem­po­ra­da 2017 sig­ni­fi­ca un año cla­ve en el trans­cur­so de los na­da me­nos que 45 años de his­to­ria del em­ble­ma “Z”. En 1072 na­ció es­ta sa­ga con la le­gen­da­ria Z 900, de­no­mi­na­ción que aho- ra tie­ne su con­ti­nui­dad con la nueva ver­sión pre­sen­ta­da en el Sa­lón de Co­lo­nia 2016 pa­ra re­don­dear un ci­clo que abar­ca cin­co dé­ca­das. Du­ran­te es­ta ex­ten­sa tra­yec­to­ria, he­mos asis­ti­do al desa­rro­llo de al­ter­na­ti­vas do­ta­das de mo­to­res de uno, dos, cua­tro y has­ta seis ci­lin­dros. En 2017, el ca­tá­lo­go Ka­wa­sa­ki aco­ge na­da me­nos que las tres pri­me­ras va­ria­cio­nes: Z 250 mo­no­ci­lín­dri­ca, Z 300 y 650 bi­ci­lín­dri­cas, y Z 900/1000 te­tra­ci­lín­dri­cas. En es­ta se­cuen­cia, la 900 arri­ba co­mo con­tem­po­rá­nea de la 650, am­bas las de más re­cien­te apa­ri­ción, pe­ro dé­ja­me que le ofrez­ca el úl­ti­mo pues­to a la “te­tra” pa­ra que cua­dre den­tro de la de­fi­ni­ción “no hay quin­to ma­lo” que te co­men­ta­ba con an­te­rio­ri­dad.

Y es que su po­de­ro­sa ima­gen me re­cuer­da sin am­ba­ges la fi­gu­ra del to­ro de li­dia. “Al­ta de agu­jas”, su per­fil agre­si­vo va mu­cho más le­jos que sus an­te­ce­so­ras Z 750 (2004-2013) y Z 800 (20132016). Su asom­bro­so tra­pío que­da re­fle­ja­do en una par­te fron­tal más pro­pia de mor­la­co co­mo la Z 1000 que de un novillo de cor­te Z 650. De he­cho, la evo­lu­ción de las Z de ci­lin­dra­da jus­to por de­ba­jo del “li­tro” ha ido apro­xi­mán­do­se a la re­fe­ren­cia Z 1000, y la Z 900 lo cons­ta­ta ple­na­men­te. Tan­to que en 2017, la Z 900 ya no dis­po­ne de la do­ble per­so­na­li­dad pa­ra los car­nés A y A2 que con­du­jo al éxi­to a su pre­ce­den­te Z 800. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca, que en un prin­ci­pio pa­re­cía un es­co­llo de ca­la­do pa­ra el man­te­ni­mien­to del nue­vo mo­de­lo en­tre los “top” de ven­tas, no pa­re­ce ma­te­ria­li­zar­se a la vis­ta de sus da­tos ini­cia­les, muy a re­bu­fo de su her­ma­na Z 650, és­ta sí ap­ta pa­ra el car­né A2. Y la ra­zón es un equi­li­brio en­tre ima­gen y téc­ni­ca que ha­ce sa­car pa­ñue­los blan­cos en su fa­vor. El mo­tor dul­ce y sua­ve no re­nun­cia a un ren­di­mien­to ex­plo­si­vo si lo deseas, uni­do a una ma­ne­ja­bi­li­dad es­plén­di­da y una ima­gen que atrae to­das las mi­ra­das.

En lu­gar de plan­tear­se una evo­lu­ción res­pec­to a la an­te­rior ba­se Z 800, los in­ge­nie­ros ni­po­nes han pues­to “pa­tas arri­ba” to­dos y ca­da uno de los apar­ta­dos de la nueva se­rie 900. Ya su de­no­mi­na­ción iden­ti­fi­ca que ni si­quie­ra la ci­lin­dra­da se ha res­pe­ta­do, al igual que ocu­rrió cuan­do apa­re­ció la Z 800 co­mo sus­ti­tu­ta de la tam­bién su­per­ven­tas Z 750. Pe­ro aún de ma­yor ca­la­do es el desa­rro­llo de un cha­sis to­tal­men­te nue­vo. El an­te­rior do­ble vi­ga de alu­mi­nio de­ja pa­so a un es­que­ma mul­ti­tu­bu­lar tam­bién pre­sen­te, con otras ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes, en la nueva bi­ci­lín­dri­ca Z 650. El res­to de evo­lu­cio­nes es más su­til, co­mo unas ópticas to­tal­men­te nue­vas en las que las fron­ta­les son una de­ri­va­ción de las an­te­rio­res y las pos­te­rio- res si­guen la ins­pi­ra­ción del icono “Z” ya mar­ca re­gis­tra­da de Ka­wa­sa­ki.

En la prác­ti­ca, es­ta evo­lu­ción téc­ni­ca y es­té­ti­ca se man­tie­ne. No de­ja de ex­hi­bir un com­por­ta­mien­to de­por­ti­vo, pe­ro el apor­te de más cu­bi­ca­je la ha con­ver­ti­do ya en una mo­to prác­ti­ca­men­te au­to­má­ti­ca. En sex­ta pue­des atra­ve­sar la ciu­dad co­mo en scoo­ter o sur­car lla­nu­ras con el gra­do de aper­tu­ra de gas que tú desees. Y el res­pal­do de una ca­li­dad no­ta­ble de par­te ci­clo per­ma­ne­ce, con unas sus­pen­sio­nes con ele­va­das op­cio­nes de re­gu­la­ción y unos fre­nos de com­por­ta­mien­to muy no­ble. No re­cu­rre a so­lu­cio­nes ex­tre­mas co­mo pin­zas en dis­po­si­ción ra­dial o mo­dos de con­trol de trac­ción y “map­ping”, es­tos úl­ti­mos pres­cin­di­bles, aun­que siem­pre acon­se­ja­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.