PI­RE­LLI DIA­BLO ROS­SO SCOO­TER Y ANGEL SCOO­TER NUEVA GA­MA "MA­DE IN ITALY"

PI­RE­LLI, UNA DE LAS MAR­CAS PIO­NE­RAS DE NEU­MÁ­TI­COS PA­RA SCOO­TER, RES­PON­DE A LA ENOR­ME VA­RIE­DAD DE SEG­MEN­TOS AC­TUA­LES CON UNA NUEVA GA­MA DI­VI­DI­DA EN­TRE LAS SE­RIES DIA­BLO ROS­SO SCOO­TER Y ANGEL SCOO­TER.

Scooting - - Usuario - Daniel Na­va­rro

El lan­za­mien­to en los años 40 de las pri­me­ras Ves­pa y Lam­bret­ta su­pu­so la en­tra­da de Pi­re­lli en el mun­di­llo de los neu­má­ti­cos pa­ra scoo­ter. Des­de 1950 con el mo­de­lo Scol­pi­to 393, pa­san­do por los co­no­ci­dos SC 30 y SC 28 de los años 80, Pi­re­lli siem­pre ha si­do una de las mar­cas de re­fe­ren­cia pa­ra mu­chos fa­bri­can­tes y una elec­ción co­mún en­tre los usua­rios.

El mer­ca­do de los scoo­ter vi­ve aho­ra una nueva edad de oro, con cre­ci­mien­tos del ca­si el 5% des­de 2012. Pe­ro ha cam­bia­do, des­de aquel ca­si mo­no­po­lio Ves­pa y Lam­bret­ta de neu­má­ti­cos de 10”, pa­san­do por la ma­rea de scoo­ter de 50 cc de los años 90 has­ta la ac­tua­li­dad, don­de los 125 y ma­xis­coo­ter su­pe­rio­res son los gran­des reyes del mer­ca­do. Pa­ra cu­brir to­da esa de­man­da de neu­má­ti­cos, Pi­re­lli plan­tea dos nue­vos neu­má­ti­cos, Angel Scoo­ter pa­ra los más bá­si­cos, re­tro y uti­li­ta­rios, y Dia­blo Ros­so Scoo­ter pa­ra los que pre­ci­san un com­por­ta­mien­to más de­por­ti­vo.

SO­BRE LA PIS­TA DE PRUE­BAS

He­mos te­ni­do la oca­sión de tes­tar las nue­vas pro­pues­tas de Pi­re­lli en el cen­tro de prue­bas del que la mar­ca ita­lia­na dis­po­ne cer­ca del ae­ro­puer­to de Mal­pen­sa en Mi­lán (Ita­lia). Cons­ta de un cir­cui­to con cur­vas de to­do ti­po de ra­dios, in­clu­so una sec­ción de agi­li­dad en­tre co­nos en se­co y otra pis­ta más, tam­bién con to­do ti­po de cur­vas y una zo­na es­pe­cí­fi­ca pa­ra fre­na­das, es­ta vez com­ple­ta­men­te em­pa­pa­do gra­cias a un sis­te­ma de as­per­so­res. Pa­ra la prue­ba dis­pu­si­mos de to­do ti­po de scoo­ter, co­mo Ves­pa GTS, Hon­da Scoopy, BMW C 650 Sport y GT, Piag­gio MP3 o Be­verly, Peu­geot Tweet… ¡De to­do!

Co­men­za­mos las prue­bas en la pis­ta de fre­na­do. Con­sis­tía en ro­dar en un ca­rril re­ga­do, con bas­tan­te agua, a más de 50 km/h y ti­rar de fre­nos a tope cuan­do lle­ga­bas a una mar­ca. Hi­ci­mos va­rias pa­sa­das con una Ves­pa GTS con los neu­má­ti­cos Angel Scoo­ter y una BMW C 650 GT con los Dia­blo Ros­so Scoo­ter, y el re­sul­ta­do es de to­tal con­fian­za. In­clu­so cos­ta­ba ha­cer que el ABS ac­tua­se. Y con la con­fian­za que da pa­sar las pri­me­ras ve­ces fui­mos au­men­tan­do la ve­lo­ci­dad has­ta lle­gar a 100km/h en la fre­na­da con el BMW con el mis­mo buen re­sul­ta­do en fre­na­da.

La si­guien­te prue­ba trans­cu­rrió en la pis­ta de cur­vas en mo­ja­do. Un cir­cui­to, si­mi­lar a un kar­ting, con án­gu­los de to­do ti­po, al­gu­nos en subida, una chi­ca­ne, y una recta. Por cier­to, es bas­tan­te mo­les­to cuan­do en ple­na tra­za­da te da en ple­na vi­se­ra del cas­co el cho­rro del as­per­sor, por­que no se apa­ga­ban ni cuan­do ro­dá­ba­mos pa­ra más rea­lis­mo...

En es­te ca­so pro­bé con un Hon­da Scoopy con Angel Scoo­ter y un BMW C 650 Sport con los de­por­ti­vos Dia­blo Scoo­ter. En am­bas sa­li­das a la pis­ta el re­sul­ta­do fue in­me­jo­ra­ble, ga­nan­do con­fian­za vuel­ta a vuel­ta y con­si­guien­do ro­dar con ple­na tran­qui­li­dad, a un rit­mo, lo re­co­noz­co, bas­tan­te su­pe­rior al que sue­lo lle­var en mo­ja­do en si­tua­cio­nes nor­ma­les.

Por úl­ti­mo, la pis­ta se­ca, con una lar­ga recta don­de co­ger ve­lo­ci­dad, una chi­ca­ne rá­pi­da, cur­va a de­re­chas y lue­go iz­quier­da, de ra­dio me­dio, pa­ra pa­sar a una ce­rra­da a de­re­chas e in­me­dia­ta­men­te una cur­va si­mi­lar a una ro­ton­da a iz­quier­das. Pa­ra fi­na­li­zar el tra­mo, una recta lle­na de co­nos pa­ra com­pro­bar agi­li­dad. Es en la úni­ca prue­ba que pu­de com­pro­bar cier­tas di­fe­ren­cias de com­por­ta­mien­to en­tre am­bos neu­má­ti­cos, si bien es cier­to que echa­mos a fal­tar al­gu­na prue­ba con los dos mo­de­los de neu­má­ti­cos en un mis­mo mo­de­lo de mo­to. En es­te ca­so ro­dé con un BMW C 650 Sport con los Dia­blo Ros­so, con Be­verly 350, Peu­geot Tweet 150 e in­clu­so un MP3 500 con los Angel GT. Y sí, efec­ti­va­men­te pa­re­ce que los Dia­blo Ros­so per­mi­ten tum­bar más. Pe­ro in­sis­to, no pu­di­mos pro­bar los dos neu­má­ti­cos con la mis­ma mo­to, lo que nos hu­bie­ra da­do ma­yor cri­te­rio pa­ra su com­pa­ra­ción.

En cual­quier ca­so, am­bos mo­de­los pu­die­ron lle­var­se al lí­mi­te en pis­ta, tan­to en cur­vas rá­pi­das, con gran in­cli­na­ción, co­mo len­tas o en el ejer­ci­cio de agi­li­dad, mu­cho más allá de lo re­co­men­da­ble en una con­duc­ción en ca­rre­te­ra abier­ta o ciu­dad. Y no so­lo cum­plen las ex­pec­ta­ti­vas en el sen­ti­do de la gran se­gu­ri­dad y aga­rre que trans­mi­ten. Hay que des­ta­car que na­die, en nin­gu­na de las prue­bas, de los 30 pe­rio­dis­tas de to­da Eu­ro­pa que ro­da­mos du­ran­te to­da la ma­ña­na, tu­vo el más mí­ni­mo in­ci­den­te. Y eso, in­clu­yen­do al­gún pi­que que no hi­zo gra­cia a los res­pon­sa­bles de Pi­re­lli…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.