EN MAR­CHA

Scooting - - Moto A -

En el ins­tan­te de su­bir­te per­ci­bes que eres bien re­ci­bi­do so­bre la Z 900. El asien­to es am­plio, con un mu­lli­do ade­cua­do, y la po­si­ción del ma­ni­llar te in­vi­ta a echar­te un po­co ha­cia de­lan­te sin caer en una po­si­ción for­za­da. La er­go­no­mía di­bu­ja­da es muy co­rrec­ta pa­ra to­do ti­po de uso, con ple­na sen­sa­ción de con­trol so­bre la rue­da de­lan­te­ra y per­fec­ta vi­sión del trá­fi­co que te pre­ce­de. La ins­tru­men­ta­ción pa­re­ce en un prin­ci­pio de­ma­sia­do com­pac­ta, pe­ro pron­to que­dan to­das tus du­das des­pe­ja­das. Fren­te a la Z 800, el in­di­ca­dor de mar­cha en­gra­na­da es per­fec­ta pa­ra sa­ber en qué mar­cha vas, ya que su mo­tor, aho­ra con más par, te in­vi­ta a ro­dar siem­pre en mar­chas lar­gas, y pue­de que es­tés en sex­ta mu­cho an­tes de lo que pen­sa­bas

EN CIU­DAD

La uni­dad que he­mos pro­ba­do es­tá equi­pa­da con es­ca­pe Akra­po­vic de car­bono, un com­po­nen­te del ca­tá­lo­go ofi­cial de ac­ce­so­rios. Su so­ni­do no es de­li­ran­te en ciu­dad, lo que se lo re­ser­va pa­ra los mo­men­tos que ne­ce­si­tas su­bir mu­cho de vuel­tas, cuan­do se con­vier­te en adic­ti­vo... En­tre ca­lles ex­hi­be una fa­ci­li­dad abru­ma­do­ra, gra­cias a un em­bra- gue muy sua­ve de ac­cio­na­mien­to y una pri­me­ra aper­tu­ra del ace­le­ra­dor dul­ce. De la mano de su an­cho ma­ni­llar y de una agi­li­dad ex­tre­ma, las fi­li­gra­nas en el trá­fi­co ur­bano es­tán ga­ran­ti­za­das. Tan so­lo un ra­dio de gi­ro li­mi­ta­do por la hor­qui­lla in­ver­ti­da tem­pla un ápi­ce tus áni­mos, se­gu­ra­men­te, ca­da vez más en­cen­di­dos cuan­do te en­cuen­tras de­te­ni­do en pleno atas­co. El cam­bio fun­cio­na co­rrec­ta­men­te, pa­ra si­tuar­nos, me­jor que lo ha­bi­tual en una Ya­maha pe­ro peor que el es­tán­dar Su­zu­ki. Es ca­paz de sa­lir des­de so­lo 2.000 rpm en la mar­cha más lar­ga sin nin­gún atis­bo de que­ja, por lo que se con­vier­te ca­si en un Ka­wa­sa­ki J del que te has de­ja­do el va­ria­dor en ca­sa.

EN CA­RRE­TE­RA

Aun­que gran par­te del ki­lo­me­tra­je anual de la ma­yo­ría de las Z 900 ten­drá lu­gar en ciu­dad, su há­bi­tat na­tu­ral se en­cuen­tra en ca­rre­te­ras re­vi­ra­das. La sua­vi­dad de fun­cio­na­mien­to del mo­tor es ex­tre­ma, y en nin­gún ran­go de rpm apa­re­ce la más mí­ni­ma vi­bra­ción, ni bus­can­do su lí­mi­te a 11.000 rpm. An­tes de lle­gar a esa zo­na fa­vo­ri­ta de cur­vas, al des­pla­zar­te por au­to­vía o ca­rre­te­ra rá­pi­da, ten en cuen­ta que so­bre las 5.000 rpm rue­das a unos 115 km/h, ya cer­ca del lí­mi­te le­gal. No obs­tan­te, eres sor­pren­den­te­men­te ca­paz de man­te­ner­te en los 150 km/h de mar­ca­dor sin ne­ce­si­dad de aga­char­te y siem­pre con una es­ta­bliad má­xi­ma La lle­ga­da de los CV es pro­gre­si­va y li­neal, muy fluí­da y tam­bién po­de­ro­sa. ¡Qué de­li­cia de cua­tro en lí­nea! Ya en tu des­tino pre­fe­ri­do, la diversión se mul­ti­pli­ca. La pa­lan­ca del ma­ni­llar es ex­ce­len­te pa­ra rá­pi­dos cam­bios de di­rec­ción, apro­ve­chán­do­te de su agi­li­dad. Cues­tión de geo­me­trías y re­par­to de pe­sos, por­que sus 210 kg de­cla­ra­dos pa­re­cen mu­chos, mu­chos me­nos. En­tre el so­ni­do de ad­mi­sión y el aga­rre de sus Mi­che­lin Po­we­rPi­lot 3 y unos fre­nos más sus­pen­sio­nes muy amis­to­sas, desea­rías que el tiem­po no trans­cu­rrie­ra y así se­guir dis­fru­tan­do siem­pre es­ta sen­sa­ción.

EL NUE­VO CUA

DRO in­cor­po­ra pa­ne­les en fi­bra de car­bono y, por fin, in­di­ca­dor de mar­cha en­gra­na­da. El ta­có­me­tro co­rre en se­mi­círcu­lo por la par­te su­pe­rior. LOS FRE­NOS es­tán fir­ma­dos por Nis­sin y muer­den dis­cos de per­fil on­du­la­do. EL MO­TOR as­cien­de en ci­lin­dra­da has­ta los 948 cc y cuen­ta con em­bra­gue asis­ti­do y an­ti­blo­queo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.