A CA­LA Y A PRUE­BA

LA EN­TRA­DA EN VI­GOR DE LA EU­RO 4 HA SI­DO APRO­VE­CHA­DA EN NOALE PA­RA RE­NO­VAR SU RA­DI­CAL MAXINAKED. HAS­TA QUE NO TE SUBES A ELLA, NO ERES CONS­CIEN­TE DE LA CAN­TI­DAD Y LA CA­LI­DAD DEL CAM­BIO DE LAS NUE­VAS APRI­LIA TUONO V4 1100 FAC­TORY Y RR. DANIEL NA­VA­RRO

Scooting - - Moto A -

N o es ha­bi­tual que una mar­ca reali­ce una pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal de un mo­de­lo pa­ra mos­trar cam­bios co­mo, por ejem­plo, una me­ra adap­ta­ción a la nueva nor­ma­ti­va Eu­ro 4. És­ta fue mi pri­me­ra im­pre­sión cuan­do nos co­mu­ni­ca­ron la in­vi­ta­ción al lan­za­mien­to de la Apri­lia Tuono V4 1100 Fac­tory y RR 2017. Por la pre­sen­ta­ción a la que asis­ti­mos en el Sa­lón de Co­lo­nia In­ter­mot 2016, sa­bía­mos que ha me­jo­ra­do en la elec­tró­ni­ca (que ya era bas­tan­te im­pre­sio­nan­te) y, ade­más, su­pera ya la ci­ta­da Eu­ro 4. Pe­ro no pa­re­cían ar­gu­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra or­ga­ni­zar una even­to de es­te ca­li­bre. Error. Es­ta mo­to hay que pro­bar­la, por­que sí ha cam­bia­do mu­cho, y a me­jor.

No sea­mos hi­pó­cri­tas: la Eu­ro 4 su­po­ne una me­jo­ra en las mo­tos. Con­ta­mi­nan me­nos y son más se­gu­ras, aun­que sue­len an­dar me­nos que sus re­fe­ren­cias Eu­ro 3, co­sa que a ca­si to­dos nos ha preo­cu­pa­do más que la par­te po­si­ti­va. No obs­tan­te, con la Tuono V4 no es así: an­tes co­rría mu­cho y aho­ra tam­bién. No sé si más o me­nos, sin­ce­ra­men­te, pe­ro más que su­fi­cien­te en los dos ca­sos, se­gu­ro.

Una Tuono ha si­do siem­pre una na­ked de­por­ti­va muy es­pe­cial. En Apri­lia, la pa­sión por las ca­rre­ras y por las mo­tos de­por­ti­vas es ca­si re­li­gio­sa. Cuan­do ha­blas con ellos, cuan­do te en­cuen­tras en­tre ellos, te das cuen­ta de que son gen­te apa­sio­na­da por la mo­to. No en to­das las mar­cas ocu­rre lo mis­mo. Ha­ce unos años asis­tí en una pre­sen­ta­ción don­de un al­to man­do me de­cía que se de­di­ca­ba a las mo­tos de la mis­ma ma­ne­ra que po­día de­di­car­se a los elec­tro­do­més­ti­cos: era el “cu­rro” que te­nía, lo ha­cia lo me­jor po­si­ble y pun­to. Y lo ha­cía muy bien, que cons­te. Pe­ro en Apri­lia, co­mo te di­go, no es así. Pro­ba­ble­men­te, si no es­tu­vie­sen tra­ba­jan­do en es­ta mar­ca es­ta­rían en otra, o en las ca­rre­ras, o, al me­nos, mon­tan­do en mo­to. Yo creo que eso se no­ta en sus pro­duc­tos y más cuan­do es­tás ha­blan­do de mo­de­los co­mo es­ta im­pre­sio­nan­te Tuono.

Co­mo ca­si cual­quier na­ked de­por­ti­va de má­xi­ma ca­te­go­ría, de­ri­va de una de­por­ti­va pu­ra, eli­mi­nan­do ca­re­na­do y ajus­tan­do pa­rá­me­tros pa­ra ha­cer­la más ver­sá­til y fá­cil. La Tuono tam­bién es así, pe­ro con un ma­tiz: en Apri­lia, si me­tes la pa­la­bra “sport” en la de­fi­ni­ción de la mo­to no quie­re de­cir que sea “de­por­ti­vi­lla” (val­ga “el pa­la­bro”). No es que ten­ga cier­to es­ti­lo “Sporty” co­mo di­cen los ja­po­ne­ses de al­gu­nos de sus scoo­ter. En Apri­lia “sport” quie­re de­cir DE­POR­TI­VA. Es de­cir, si quie­res ver de lo que es ca­paz, bus­ca un cir­cui­to, un mono de cue­ro y pre­pá­ra­te pa­ra te­ner sen­sa­cio­nes. Con po­cas con­ce­sio­nes.

DOS DE­DOS DE FREN­TE

Pe­ro que no se asus­te na­die, que la Tuono “no co­me ni­ños”. Apri­lia ya hi­zo con su an­te­rior Tuono V4 un gran tra­ba­jo y la mo­to, gra­cias a la elec­tró­ni­ca, es muy mo­du­la­ble y ac­ce­si­ble pa­ra pi­lo­tos ca­si de cual­quier ni­vel. Eso sÍ, sin per­der esa ca­pa­ci­dad “ra­cing” que la ha­ce di­fe­ren­te. Por ello lo úni­co que sÍ re­quie­re es “dos de­dos de fren­te”. A ba­se de con­fi­gu­rar sus ca­pa­ci­da­des pue­des te­ner una pre­cio­sa na­ked de­por­ti­va (por cier­to, ¡qué bien di­se­ñan es­tos tíos!) sú­per uti­li­za­ble o una de­por­ti­va bas­tan­te sal­va­je y bru­tal que re­quie­re ma­nos y co­no­ci­mien­to pa­ra lle­var de­pri­sa.

Bá­si­ca­men­te, el mo­tor V4 de­ri­va de la RSV, au­men­ta­do has­ta los 1.077 cc y “li­mi­ta­do” a 175CV. Ob­je­ti­vo lo­gra­do: ha­cer una mo­to más fá­cil, pe­ro a la vez ofre­cer me­jo­res pres­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.