EN MAR­CHA

Scooting - - Moto A -

Men­ti­ría si no te di­je­se que la Tuono im­pre­sio­na y men­ti­ría si no te di­je­ra que el día que te la po­nen de­lan­te, con una ru­ta de más de 150 ki­ló­me­tros por de­lan­te con as­fal­to me­dio hú­me­do, en una zo­na que no co­no­ces (en los Al­pes ita­lia­nos en es­te ca­so), no se sube uno con cier­ta pre­cau­ción. Re­cuer­do per­fec­ta­men­te có­mo me alu­ci­nó la for­ma en que ace­le­ra­ba la ver­sión an­te­rior. Aho­ra que me he re­en­con­tra­do con la V4, la veo co­mo una mo­to muy ami­ga­ble, di­ver­ti­da y, so­bre to­do, sin fin… si eso es lo que quie­res.

EN CIU­DAD

Arran­cas. El mo­tor tie­ne un ru­gi­do bas­tan­te im­pre­sio­nan­te, aun­que con­te­ni­do, a ba­jas vuel­tas. Lle­go al sue­lo al­go jus­to, es lo que tie­ne es­tar po­co por en­ci­ma del 1,60 m. De he­cho, con bo­tas RR ape­nas pue­do ple­gar la pa­ta des­de el asien­to, pe­ro al fi­nal me apa­ño. Y so­bre to­do, una vez re­co­gi­da, sí que su­je­to la mo­to sin pro­ble­mas. Mo­do Sport, con­trol de trac­ción a me­dia re­gu­la­ción, “an­ti whee­lie” en el dos de los tres po­si­bles, ABS en mo­do Sport tam­bién… to­do lis­to pa­ra par­tir. Ca­lle­jean­do, la mo­to es mu­cho más fá­cil y agra­da­ble de lo que pa­re­ce. La pa­lan­ca del an­cho ma­ni­llar es muy útil.

EN CA­RRE­TE­RA

Es có­mo­da, am­plia, y per­mi­te moverte o que­dar­te quie­to so­bre su asien­to, lo que tu pre­fie­ras pa­ra con­du­cir. Lo pri­me­ro que prue­bas, cla­ro, es el nue­vo sis­te­ma de cam­bio se­mi­au­to­má­ti­co. Es per­fec­to has­ta a ba­ja ve­lo­ci­dad, si­tua­ción en la que no siem­pre van bien es­tos sis­te­mas. Po­co a po­co le vas co­gien­do con­fian­za, ya que la mo­to te la da. Es ma­ne­ja­ble y fá­cil de lle­var sua­ve, pe­ro efec­ti­va y no­ble si le exi­ges un po­co, pa­ra pa­sar a con­ver­tir­se en una bar­ba­ri­dad si te atre­ves. En ca­rre­te­ras con­ven­cio­na­les, abrir gas sin con­tem­pla­cio­nes y bus­car­le sus lí­mi­tes que­da le­jos. Más que los míos, des­de lue­go. Cam­bias el mo­do de fun­cio­na­mien­to a “Ra­ce” y no­tas que el gas se ha vuel­to más brus­co y que re­tie­ne me­nos cuan­do cor­tas. Pe­ro con “an­ti-ca­ba­lli­tos” en el ni­vel 2 y el ABS sin cam­biar pue­des se­guir con­fian­do en que los duen­des de la elec­tró­ni­ca es­tán ahí pa­ra “sal­var­te el pe­lle­jo” si te pa­sas. De he­cho, el ABS no es fá­cil de ha­cer ac­tuar, sal­vo en la rue­da tra­se­ra. ¡Te aca­bas cre­yen­do me­jor pi­lo­to de lo que eres! En au­to­vía dis­po­nes de un con­trol de cru­ce­ro pa­ra no pa­sar­te ni te­ner que an­dar con el ojo siem­pre en el in­di­ca­dor de ve­lo­ci­dad.

EN EL TA­BLE­RO se mues­tran da­tos co­mo in­di­ca­dor de in­cli­na­ción, aper­tu­ra del gas o pre­sión en la le­va de freno.

TO­DOS LOS COMPO

NENTES son dig­nos de una mo­to del Mun­dial de Su­per­bi­kes en la ver­sión Fac­tory. Las sus­pen­sio­nes mul­ti­rre­gu­la­bles o la ins­tru­men­ta­ción así lo re­fle­jan. ¡Un mo­tor de

175 CV en una na­ked! LAS SUS­PEN­SIO­NES de la ver­sión Fac­tory sus­ti­tu­yen el equi­po Sachs por un con­jun­to Öh­lins.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.