TÚ Y 30 MÁS

TÚ YA NOS GUSTABAS POR TU ES­TÉ­TI­CA Y MA­NE­JA­BI­LI­DAD. TÚ NOS ENCANTABAS CON TU DE­POR­TI­VI­DAD Y LO BIEN QUE TE MANEJABAS SO­BRE TIE­RRA O AS­FAL­TO. ASÍ QUE IMA­GÍ­NA­TE CÓ­MO NOS VAS A GUS­TAR... CON 30 CV MÁS. An­to­nio Herrero

Scooting - - Moto A2 -

Esa “tú” a la que le ha­bla­mos en pa­sa­do es la ya an­ti­gua 1050 Ad­ven­tu­re. Y lo de an­ti­gua no es por­que el mo­de­lo ha­ya pa­sa­do de mo­da, que no es así, sino por la lle­ga­da a las tien­das del mo­de­lo que vie­ne a sus­ti­tuir­la: la KTM 1090 Ad­ven­tu­re.

En apa­rien­cia, la 1090 no va­ría de­ma­sia­do res­pec­to a su an­te­ce­so­ra. Pre­sen­ta di­fe­ren­tes ajus­tes que bus­can do­tar­le, en­tre otros as­pec­tos, de una ma­ne­ja­bi­li­dad aún más no­ta­ble, pe­ro la au­tén­ti­ca y más lla­ma­ti­va no­ve­dad es­tá en su co­ra­zón o, más bien, en la po­ten­cia que aho­ra nos ofre­ce. Los 95 CV del mo­de­lo pre­ce­den­te se trans­for­man en125 CV que con­vier­ten la Ad­ven­tu­re en una mo­to de com­por­ta­mien­to ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te y que aú­na lo me­jor de ca­da seg­men­to, un po­de­río me­cá­ni­co más cer­cano a las gran­des ma­xi­trail del mer­ca­do y una ma­nio­bra­bi­li­dad en to­do uso pro­pio de trail de me­nor ta­ma­ño.

La 1090 Ad­ven­tu­re es en la ac­tua­li­dad el pa­rien­te más cer­cano a aque­llas da­ka- ria­nas KTM que na­cie­ron a fi­na­les de los ’90 y que, con su exu­be­ran­te po­ten­cia, fue­ron el pa­so pre­vio a la era 450 que pu­so so­bre las du­nas mo­tos, en prin­ci­pio, más ma­ne­ja­bles y dó­ci­les. Subidos en la Ad­ven­tu­re, re­me­mo­ra­mos un po­co las sen­sa­cio­nes que en la pri­me­ra dé­ca­da de es­te si­glo te­nían los Meo­ni, Sainct, Des­pres y nues­tros Na­ni Roma y Marc Co­ma so­bre aque­llas bes­tias pin­ta­das de azul Gau­loi­ses o na­ran­ja Rep­sol.

AMI­GA DE TO­DOS

Si no fue­ra por las con­no­ta­cio­nes po­lí­ti­cas, di­ría que la 1090 Ad­ven­tu­re es una mo­to... po­pu­lis­ta. Pro­me­te dar­le a to­do su am­plí­si­mo aba­ni­co de po­ten­cia­les usua­rios exac­ta­men­te lo que le pi­dan, aun­que la di­fe­ren­cia con los po­lí­ti­cos es que, la Ad­ven­tu­re, lo cum­ple. Pí­de­le ser la mo­to con la que te irías a recorrer Eu­ro­pa de la­do a la­do y se­rá lo que bus­cas; pí­de­le que sea la que te acom­pa­ñe al tra­ba­jo a dia­rio por au­to­vías de cir­cun­va­la­ción o las ca­lles de tu ciu­dad, y

As­fal­tos con gra­va, sal, pla­cas de hie­lo o ca­mi­nos de tie­rra, sa­ca­ron lo me­jor de sus tres mo­dos de con­duc­ción

tam­bién; pí­de­le in­clu­so que os man­chéis los dos de ba­rro o pol­vo por ca­mi­nos de ca­si cual­quier di­fi­cul­tad y, si tú te atre­ves, ella no te va a de­cir que no. Y en to­das esas fa­ce­tas, lo ha­rá po­nién­do­te­lo fá­cil, por­que si hay una ca­rac­te­rís­ti­ca que des­ta­ca en la 1090, es su ma­ne­ja­bi­li­dad. La “pe­que­ña” de las Ad­ven­tu­re, y di­go pe­que­ña por­que se pre­sen­tó a la par que la gran 1290 Su­per Ad­ven­tu­re, se lle­va so­la.

Ex­pre­sa una pu­re­za que no de­be­ría per­der­se nun­ca en una mo­to por­que, fun­da­men­tal­men­te, la diversión es su fun­ción prin­ci­pal. To­da la in­no­va­ción y tec­no­lo­gía pre­sen­te en ella no res­ta un ápi­ce las sen­sa­cio­nes que de­be trans­mi­tir una mo­to de to­do uso, pe­ro con co­ra­zón raid.

LOS DIODOS LED fron­ta­les si­guen dis­tin­guien­do la ima­gen de su fa­ro, sis­te­ma que se re­pi­te en el fa­ro tra­se­ro. SEN­DAS PAN­TA­LLAS di­gi­ta­les ex­hi­ben múl­ti­ple in­for­ma­ción. El mo­tor no va­ría la ci­lin­dra­da res­pec­to a la an­te­rioir 1050 Ad­ven­tu­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.