El equi­pa­je

Scooting - - Usuario -

1 ¿QUÉ ME LLE­VO? Lo me­nos po­si­ble, co­mo re­gla ge­ne­ral. Lo que pue­das com­prar don­de va­yas, no te pe­sa­rá en la mo­to. Si en tu via­je hay un pun­to de re­fe­ren­cia, un ho­tel, cam­ping o si­mi­lar don­de con se­gu­ri­dad va­yas a pa­rar, pien­sa si no te in­tere­sa man­dar allí me­dian­te men­sa­je­ro par­te de ese equi­pa­je. Es una so­lu­ción muy efi­caz pa­ra po­der te­ner to­do lo que ne­ce­si­tes sin te­ner que lle­var­lo ata­do en la mo­to o so­bre ti.

2 LO IM­PRES­CIN­DI­BLE EN LA MO­TO. Esen­cial tu do­cu­men­ta­ción y la de la mo­to, in­clu­yen­do el te­lé­fono del ser­vi­cio de asis­ten­cia. El mó­vil, bien car­ga­do, siem­pre en­ci­ma pa­ra esos ca­sos. No so­lo sir­ve pa­ra su­bir fo­tos a las re­des so­cia­les, sino que es una de las más im­por­tan­tes he­rra­mien­tas pa­ra sol­ven­tar emer­gen­cias. Una pe­que­ña bol­sa con alam­bre, cin­ta ame­ri­ca­na, acei­te "3 en 1" o si­mi­lar y he­rra­mien­ta bá­si­ca pue­de ayu­dar­te a mu­chas co­sas. Re­co­men­da­bles esos kit ti­po na­va­ja sui­za con un mon­tón de op­cio­nes en su in­te­rior.

3 SU­JE­TAR EL EQUI­PA­JE. Es un pun­to muy de­li­ca­do que de­be cum­plir unas nor­mas: no es­tor­bar­te a ti pa­ra con­du­cir ni a tu pa­sa­je­ro si lo lle­vas, no mo­ver­se ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia y no des­equi­li­brar la mo­to ni en cur­vas, fre­na­das, ace­le­ra­cio­nes o en ca­so de vien­to. El sis­te­ma que lo su­je­ta (re­des, pul­pos, cin­chas…)

pue­de rom­per­se si no es­tá en per­fec­tas con­di­cio­nes. Una bue­na idea es em­plear lo que sea por du­pli­ca­do, de for­ma que si se rom­pe uno, lo su­je­te el otro. Por su­pues­to, ma­le­tas, baúl, al­for­jas y de­más sis­te­mas di­se­ña­dos pa­ra es­te uso son lo me­jor, más to­da­vía si ese di­se­ño es es­pe­cí­fi­co pa­ra tu mo­de­lo de mo­to.

4 EL EQUI­PA­JE DE LA MO­TO. Ade­más de los re­cam­bios ge­ne­ra­les que an­tes te acon­se­já­ba­mos, no es­tá de más lle­var una pe­que­ña pre­vi­sión más de re­cam­bio. Por ejem­plo: al­go de acei­te de mo­tor, por si ba­ja el ni­vel, un kit an­ti­pin­cha­zos del sis­te­ma que te sea más efi­caz y fá­cil (re­co­men­da­ble el de “gu­sa­nos” y bo­te­lla de ai­re com­pri­mi­do), ca­ble de ace­le­ra­dor o em­bra­gue y unos pri­sio­ne­ros que te per­mi­tan con­ver­tir ese ca­ble a ese uso u otro, unos es­la­bo­nes de ca­de­na y un par de ellos de cie­rre que pue­das usar co­mo emer­gen­cia aun­que la de tu mo­to sea re­ma­cha­da, bu­jías y, por su­pues­to, bom­bi­llas.

5 DE RE­PUES­TO. No es di­fí­cil per­der los guan­tes en cual­quier pa­ra­da del via­je o pa­sar de zo­nas de mu­cho frío a mu­cho ca­lor. Echar otros al equi­pa­je es siem­pre bue­na idea. Lo mis­mo ocu­rre con la pan­ta­lla del cas­co. Ma­la idea son las os­cu­ras, por­que te im­pi­den una co­rrec­ta vi­sión de no­che o en un día muy nu­bla­do. Por otro la­do, no se­rá la pri­me­ra vez que se rom­pa o ara­ñe y que se con­vier­ta en el in­cor­dio del via­je. Una al­ter­na­ti­va, si no tie­nes otra y no quie­res com­prar­la, son unas ga­fas que pue­das lle­var pues­tas con el cas­co. No es lo me­jor, pe­ro sir­ven pa­ra que no se te me­ta na­da en los ojos, lo que es un au­tén­ti­co pe­li­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.