RO­YAL ENFIELD

Ro­yal Enfield es una marca in­dia des­de 1955, aun­que de­ri­va­da de la ori­gi­nal in­gle­sa cu­ya pri­me­ra mo­to da­ta de 1901. La nue­va Ro­yal Enfield Himalayan es la pri­me­ra con mo­tor desa­rro­lla­do in­de­pen­dien­te­men­te de aque­lla ba­se bri­tá­ni­ca.

Scooting - - Sumario - Alan Cath­cart / Fo­tos S. Pi­per

Himalayan

R oyal Enfield es la marca de mo­tos más ve­te­ra­na del mun­do, la úni­ca que ha man­te­ni­do la pro­duc­ción des­de sus orí­ge­nes en 1901 has­ta hoy. Sus va­rian­tes Bu­llet, con pro­pul­so­res con dis­tri­bu­ción OHV en­tre 350 y 500 cc, se han man­te­ni­do vi­vas más que nin­gu­na otra mo­to de la com­pe­ten­cia. Por ejem­plo, en 2016 se pro­du­je­ron más de me­dio mi­llón de uni­da­des en las fá­bri­cas de In­dia don­de se co­mer­cia­li­za el 96% de sus pro­duc­tos y don­de de­bes es­pe­rar un par de me­ses pa­ra po­der ad­qui­rir una.

La nue­va Ro­yal Enfield Himalayan su­po­ne un pa­so de pá­gi­na de­fi­ni­ti­vo en es­ta tra­yec­to­ria. El cha­sis es el pri­me­ro cons­trui­do pa­ra por­tar un sis­te­ma mo­no­amor­ti­gua­dor (di­se­ña­do en Gran Bre­ta­ña por Ha­rris Per­for­man­ce, em­pre­sa pro­pie­dad de Ro­yal Enfield) y el mo­tor no com­par­te ni una pie­za con cual­quier mo­de­lo pre­ce­den­te de la marca. Y, por su­pues­to, es la pri­me­ra in- cur­sión en el seg­men­to trail, có­mo no, con un enor­me com­po­nen­te Vin­ta­ge. He te­ni­do la oca­sión de pro­bar una uni­dad en Aus­tra­lia, don­de la Ro­yal Enfield Himalayan se co­mer­cia­li­za ba­jo las mis­mas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que en In­dia, es de­cir, no Eu­ro 4, lo que sig­ni­fi­ca que equi­pa car­bu­ra­do­res en lu­gar de in­yec­ción y es­tá des­pro­vis­ta de ABS. Pe­ro la oca­sión era pa­ra no des­per­di­ciar­la.

Su mo­tor mo­no­ci­lín­dri­co re­fri­ge­ra­do por ai­re con cu­la­ta de dos vál­vu­las se ha di­se­ña­do con una es­truc­tu­ra de ca­rre­ra lar­ga (78 x 86 mm) pa­ra acen­tuar su res­pues­ta a ba­jas vuel­tas. Ofre­ce un par má­xi­mo de 32 Nm a 4.250 rpm, mien­tras que la po­ten­cia as­cien­de a 24,5 CV a 6.500 rpm. La ca­ja de cam­bios es de cin­co re­la­cio­nes y el embrague es un sis­te­ma en ba­ño de acei­te. Otro ele­men­to fun­da­men­tal no pre­sen­te en Ro­yal Enfield pre­ce­den­tes es el eje de equi­li­bra­do si­tua­do frente al ci­güe­ñal y ac­cio­na­do me­dian­te un úni­co en­gra­na­je. Así se re­suel­ven los pro­ble­mas de vi­bra- cio­nes de las clá­si­cas mo­no­ci­lín­dri­cas de la marca. Ade­más, los in­ter­va­los de man­te­ni­mien­to (tam­bién el cam­bio de acei­te) se ex­tien­den has­ta los 10.000 km.

En cuan­to a su cha­sis, la hor­qui­lla de 41 mm con eje ade­lan­ta­do no es re­gu­la­ble, y ofre­ce un re­co­rri­do de 200 mm. El úni­co amor­ti­gua­dor tra­se­ro es ajus­ta­ble en pre­car­ga y dis­po­ne de bie­le­tas pa­ra un re­co­rri­do de 180 mm. Fre­nos (con dis­co an­te­rior de 300 mm y pos­te­rior de 240mm) y suspensiones es­tán fa­bri­ca­dos por la pro­pia Ro­yal Enfield. Los neu­má­ti­cos tam­bién son "ma­de in In­dia", unos CEAT Gripp-XL mix­tos so­bre llan­ta an­te­rior de 21" y pos­te­rior de 17". Con una cor­ta dis­tan­cia en­tre ejes de 1.465 mm, un pe­so de 182 kg en se­co y un asien­to de 800 mm de al­tu­ra, se per­fi­la co­mo una mo­to muy ade­cua­da pa­ra aden­trar­se en el seg­men­to trail, sin ol­vi­dar los 450km de au­to­no­mía que ofre­ce su de­pó­si­to de 15 l. de ca­pa­ci­dad.

Pa­ra mi al­tu­ra de 1,80 m es muy con­for­ta­ble. Si eres más al­to, la marca ofre­ce una sien­to de al­tu­ra su­pe­rior. Las es­tri­be­ras in­clu­yen pie­zas de go­ma que se pue­den re­ti­rar pa­ra con­duc­ción off road. Es­tán sol­da­das di­rec­ta­men­te al cha­sis, por lo que pue­den rom­per­se en ca­so de las más que pro­ba­bles caí­das que su­fri­rán en con­duc­ción fue­ra del as­fal­to. Tam­bién creo que son un po­co cor­tas y las pier­nas se te que­dan de­ma­sia­do cer­ca del mo­tor cuan­do te le­van­tas en con­duc­ción por cam­po. Es una pe­na, por­que es una mo­to muy equi­li­bra­da tan­to pa­ra uso "on" co­mo "off". Se sien­te li­ge­ra y es fá­cil cam­biar­la de di­rec­ción tan­to de pie co­mo sen­ta­do.

Li­ge­ra, ac­ce­si­ble, prác­ti­ca y ase­qui­ble, la Ro­yal Enfield Himalayan cau­ti­va­rá a mu­chos clien­tes en los mer­ca­dos oc­ci­den­ta­les que no quie­ren una trail de gran ci­lin­dra­da, sino una mo­to sen­ci­lla pa­ra to­do uso, de ta­ma­ño na­da ex­tre­mo y sin ve­lei­da­des elec­tró­ni­cas.

Es una mo­to agra­da­ble de pi­lo­tar y con una ima­gen re­tro muy ori­gi­nal

EN SU INSTRUMENTACIÓN so­bre­sa­le la in­clu­sión de una brú­ju­la di­gi­tal (la es­fe­ra in­fe­rior de­re­cha). EL MO­TOR es un desa­rro­llo rea­li­za­do ín­te­gra­men­te por Ro­yal Enfield. EL AC­TUAL MO­DE­LO HIMALAYAN 400 pue­de ser el anun­cio de una fu­tu­ra ga­ma de su­pe­rior ci­lin­dra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.