KTM

NO HAY OTRA MO­TO EN EL MER­CA­DO CO­MO LA DUKE 390. DEN­TRO DE LAS NAKED DE­POR­TI­VAS Y DE LAS MO­TOS ES­PE­CÍ­FI­CAS PA­RA EL A2, ES LA ÚNI­CA EN LA QUE SE HA IN­TEN­TA­DO LLE­GAR AL TO­PE LE­GAL DE RE­LA­CIÓN PE­SO/ PO­TEN­CIA PA­RA ES­TE CAR­NÉ.

Scooting - - Sumario - Da­niel Na­va­rro / Fo­tos Ja­vier Or­te­ga

390 Duke

Esa fi­lo­so­fía dio lu­gar, con la pri­me­ra Duke 390, a una mo­to bas­tan­te ra­di­cal. Di­ver­ti­da, rá­pi­da, fir­me de cha­sis… pe­ro te­nía de­ta­lles de mo­to al­go ex­tre­ma. Aho­ra, con la ver­sión 2017, KTM ha con­se­gui­do sua­vi­zar sus ma­ne­ras sin per­der na­da de esa esen­cia "street­figh­ter" al lí­mi­te. Es cues­tión de de­ta­lles, sim­ple­men­te. No te creas que la an­te­rior era una bes­tia na­ran­ja “co­me-no­va­tos” y aho­ra es un cor­de­ri­to. No. La an­te­rior ha­cía al­go más de ruido, te lle­ga­ban más vi­bra­cio­nes (po­cas, en cual­quier ca­so) y la no­ta­bas siem­pre “al ace­cho”, mien­tras que aho­ra tie­ne una par­te de su per­so­na­li­dad más dul­ce. ¿Se­rá so­lo la in­fluen­cia de un es­ca­pe más si­len­cia­do? Es po­si­ble.

En cual­quier ca­so, re­to­man­do lo que te de­cía al prin­ci­pio, hay que te­ner en cuen­ta cuál fue uno de los ob­je­ti­vos de di­se­ño de es­ta mo­to en su pri­me­ra ver­sión. En­tró en vi­gor un sis­te­ma de car­nés di­fe­ren­te. Un nue­vo A2 li­mi­ta­ba la po­ten­cia de las mo­tos que po­días lle­var a 35kW (47 CV). Pe­ro las pres­ta­cio­nes de una mo­to no son con­se­cuen­cia so­lo de su po­ten­cia: de­pen­den tam­bién del pe­so que esa po­ten­cia arras­tra. Y los le­gis­la­do­res que es­ta­ble­cie­ron los lí­mi­tes del car­né lo sa­bían. El re­sul­ta­do es un má­xi­mo de 47CV, pe­ro con un pe­so mí­ni­mo, pa­ra evi­tar que na­die ha­ga una “Mo­to 3” de ca­lle.

Ca­si to­das las mar­cas dis­po­nen de mo­de­los pa­ra el car­né A2. Por un la­do, al­gu- nos ha­cen mo­tos de mu­chos más ca­ba­llos pe­ro que pue­das li­mi­tar. Otros ofre­cen mo­tos más es­pe­cí­fi­cas, di­se­ña­das pa­ra que sus com­po­nen­tes sean los ade­cua­dos a ese ni­vel de po­ten­cia. Y so­lo una, KTM, se cen­tró en darte una mo­to jus­to en el lí­mi­te de la le­gis­la­ción en cuan­to a esa re­la­ción en­tre el pe­so y la po­ten­cia.

Di­ce la ley que una mo­to pa­ra el A2 no pue­de pa­sar de una re­la­ción po­ten­cia/pe­so de 0,2 kW por ki­lo. Pa­ra cal­cu­lar­lo se con­si­de­ra el pe­so to­tal en or­den de mar­cha. Y mi­re­mos al­gu­nos ejem­plos: una Z 300 da 39 CV, que son 29 kW, y pe­sa 170 kg. 29 kW di­vi­di­do en­tre 170 ki­los son 0,17 ki­lo­va­tios por ki­lo. Ya­maha MT-03: 30,9 kW en­tre 168 ki­los: 0,18. Duke 390: 149 ki­los en se­co, (KTM no da

el da­to de pe­so en or­den de mar­cha) más lí­qui­dos, unos 160 ki­los, con 32 kW: Exac­ta­men­te, 0,2 kW/kg. Es­to ex­pli­ca mu­chas co­sas.

En 2017 to­ca re­no­va­ción de la ga­ma Duke. Y la 390, la “gran­de de las pe­que­ñas”, tam­bién ha re­ci­bi­do mo­di­fi­cia­cio­nes. KTM ha rea­li­za­do los cam­bios jus­tos pa­ra man­te­ner esa fi­lo­so­fía de “má­xi­mo pa­ra A2” que ca­rac­te­ri­za a es­ta mo­to. Des­cu­bri­mos cam­bios es­té­ti­cos, mo­der­ni­zan­do la agre­si­va lí­nea de la mo­to, cam­bios en com­po­nen­tes, co­mo la es­pec­ta­cu­lar pan­ta­lla TFT en co­lor que aho­ra mon­ta en lu­gar de la de cris­tal lí­qui­do mo­no­co­lor an­te­rior, o el nue­vo es­ca­pe, gran res­pon­sa­ble de los cam­bios de tac­to de la mo­to.

Se ha apro­ve­cha­do pa­ra ha­cer un re­to­que ge­ne­ral. El mo­tor si­gue sien­do el mo­no­ci­lín­dri­co con do­ble ár­bol de le­vas en ca­be­za y eje de ba- lan­ce. Sis­te­ma de ace­le­ra­dor “ri­de by wi­re” y embrague an­ti­rre­bo­te es­tán tam­bién pre­sen­tes y se ha mo­di­fi­ca­do por com­ple­to el sis­te­ma de es­ca­pe, sus­ti­tu­yen­do el an­te­rior, que ter­mi­na­ba en una pe­ta­ca ba­jo la mo­to, por uno más clá­si­co que sa­le ha­cia de­trás por el la­do de­re­cho. En el cha­sis tam­bién se han cam­bia­do de­ta­lles: aho­ra el sub­cha­sis va an­cla­do con tor­ni­llos en vez del an­te­rior, sol­da­do al cha­sis prin­ci­pal. Y en­con­tra­mos una nue­va hor­qui­lla, por su­pues­to WP (te re­cuer­do que WP es par­te del gru­po de em­pre­sas de KTM), de car­tu­cho abier­to.

Es una Duke 390 en esen­cia. Si­gue sien­do la de­por­ti­va li­ge­ra, ágil, di­ver­ti­da y po­ten­te que era, pe­ro re­for­zan­do un tan­to su ca­ra más ama­ble y fá­cil por el nue­vo es­ca­pe. Y más atrac­ti­va a la vis­ta, con un fa­ro de­lan­te­ro de LED que la ha­ce aún más úni­ca.

EN LA INSTRUMENTACIÓN,

con la op­ción KTM My Ri­de se pue­de vin­cu­lar el te­lé­fono mó­vil pa­ra ges­tio­nar las lla­ma­das y las fun­cio­nes de au­dio. Se ma­ne­ja con los pul­sa­do­res de la pi­ña iz­quier­da. EN LA PI­ÑA IZ­QUIER­DA

en­con­tra­mos un jue­go de cua­tro pul­sa­do­res pa­ra se­lec­cio­nar la in­for­ma­ción de la pan­ta­lla TFT. EL ABS

se pue­de des­aco­plar y dis­po­ne de un mo­do "su­per­mo­tard" en el que so­lo en­tra en ac­ción en el tren de­lan­te­ro.

EL FA­RO AN­TE­RIOR es una de las gran­des in­no­va­cio­nes téc­ni­cas y es­té­ti­cas de la nue­va 390 Duke 2017. Su ima­gen apor­ta tec­no­lo­gía y una no­ta­ble agre­si­vi­dad. EL CHA­SIS re­ci­be la ter­mi­na­ción en el co­lor ca­la­ba­za que iden­ti­fi­ca los mo­de­los más de­por­ti­vos de la marca aus­tria­ca. El pa­sa­je­ro no cuen­ta con mu­chos pri­vi­le­gios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.