De­sert Sled

LAS SCRAMBLER DU­CA­TI SON MO­TOS QUE IN­TEN­TAN LLE­VAR TU MEN­TE A TIEM­POS PA­SA­DOS. RE­CUER­DAN A AQUE­LLAS SCRAMBLER DE LOS AÑOS 70, CON EL PUN­TO JUS­TO DE MO­DER­NI­DAD. ES­TA VER­SIÓN ES AL­GO MÁS, UNA TRAIL QUE CO­BRA SEN­TI­DO EN EL CAM­PO.

Scooting - - Sumario - Da­niel Navarro FO­TOS F. He­rranz

Yo creo que ya te lo he co­men­ta­do al­gu­na vez: me es­toy ha­cien­do ma­yor. Hay ve­ces que me doy más cuen­ta de ello. Te su­bes en una mo­to co­mo la Scrambler Du­ca­ti De­sert Sled y te sor­pren­des a ti mis­mo pen­san­do “es­to sí, es­to sí es una trail”. Me ima­gino que no os pa­sa a los que sois más jó­ve­nes, pe­ro yo soy de aque­lla ge­ne­ra­ción pa­ra la que una trail eran mo­de­los co­mo Ya­maha XT 600 y Hon­da XL, por­que al­ter­na­ti­vas co­mo Hon­da Afri­ca Twin o Ya­maha Su­per Te­ne­ré prác­ti­ca­men­te se sa­lían de la de­fi­ni­ción, ya que no era fá­cil me­ter­se con ellas por el cam­po en plan en­du­ro.

Más tar­de lle­ga­ron mo­tos co­mo las Hon­da Va­ra­de­ro o Su­zu­ki V-Strom. Y re­cuer­do per­fec­ta­men­te los co­men­ta­rios en­tre mi gru­po de ami­gos: “Eso no es una trail”. Cla­ro, eran mo­tos de ca­rre­te­ra, muy bue­nas pa­ra via­jar, po­li­va­len­te y có­mo­das. Pe­ro el “50% off road” que en nues­tra ca­be­za se re­que­ría pa­ra ser una au­tén­ti­ca trail no se les veía.

Aho­ra, mu­chos años des­pués, di­ga­mos que asu­mi­mos que las trail de hoy día sue­len ser eso, gran­des via­je­ras, có­mo­das, gran­des, ca­pa­ces... pe­ro no mo­tos de cam­po. Sal­vo ex­cep­cio­nes. Y, sin­ce­ra­men­te, no me es­pe­ra­ba que es­ta Scrambler Du­ca­ti fue­se una de esas “ra­ra avis” que sí es ca­paz de cum­plir en su fa­ce­ta off road. Es una mo­to de es­ti­lo re­tro, muy bo­ni­ta, lla­ma­ti­va in­clu­so, pe­ro... ¿cam­pe­ra? ¿Con sus más de 200 ki­los? No es po­si­ble.

Sí, sí es po­si­ble. Y no so­lo cum­ple en el cam­po. Es una mo­to muy po­li­va­len­te, di­ver­ti­da de lle­var, fá­cil en ciudad, no­ble y su­fi­cien­te­men­te rá­pi­da en ca­rre­te­ra. Y cuan­do sa­les a una pis­ta re­sul­ta su­fi­cien­te­men­te efec­ti­va co­mo pa­ra lle­var­la con mu­cha sol­tu­ra, a bue­na ve­lo­ci­dad e in­clu­so ju­gar con ella en des­ni­ve­les y cur­vas.

Es, en el fon­do, co­mo las trail au­tén­ti­cas de aque­lla épo­ca, sal­vo por dos de­ta-

lles: es­té­ti­ca­men­te te apor­ta el plus de una neo-re­tro ver­da­de­ra­men­te atrac­ti­va (pa­ra mi gus­to, más bo­ni­ta que las trail nor­ma­les) y, ade­más, va mu­cho me­jor en la ca­rre­te­ra (in­clu­so so­bre pis­tas) que cual­quier trail de aque­llas. Co­rre más, se su­je­ta más, fre­na me­jor y amor­ti­gua me­jor. Nor­mal, por­que es­tá pen­sa­da “a la an­ti­gua usan­za” pa­ra va­ler pa­ra to­do, aun­que fa­bri­ca­do con tec­no­lo­gía y com­po­nen­tes ac­tua­les. Y esa di­fe­ren­cia se no­ta mu­cho.

Es­té­ti­ca­men­te si­gue el se­llo de los otros miem­bros de es­ta sa­ga ita­lia­na. Se fi­ja, en es­te ca­so, en las mo­tos que a fi­na­les de los 60 y prin­ci­pios de los 70 se mo­di­fi­ca­ban en Ca­li­for­nia pa­ra ha­cer ca­rre­ras ti­po “Ba­ja”, de­ri­va­das de mo­tos de ca­rre­te­ra de más de 500 cc a las que qui­ta­ban to­do el pe­so po­si­ble, adap­ta­ban de sus­pen­sio­nes pa­ra aguan­tar “la pa­li­za” y, so­bre to­do, a las que po­nían du­ros cu­bre-cár­ter me­tá­li­cos pa­ra pro­te­ger el mo­tor y que la mo­to des­li­za­se so­bre la are­na si lle­ga­ba a to­car, con for­ma de “de­sert Sled” o tri­neo del de­sier­to. En es­te ca­so, cu­bre-cár­ter, re­ji­lla del fa­ro, ale­ta de­lan­te­ra ele­va­da y la tra­se­ra, más en­vol­ven­te, do­ble es­ca­pe, ma­ni­llar al­to y an­cho, nue­vas es­tri­be­ras con pro­tec­tor de go­ma des­mon­ta­ble y, por su­pues­to, llan­tas de ra­dios, son de­ta­lles que te me­ten vi­sual­men­te en ese am­bien­te off road de la épo­ca que quie­re re­me­mo­rar. Por otro la­do, el mo­tor V-Twin, con los co­lec­to­res de es­ca­pe ser­pen­tean­do por el la­te­ral de­re­cho te re­cuer­dan que sí, es una “Scrambler by Du­ca­ti”.

EL MO­TOR es la úl­ti­ma evo­lu­ción del “Des­mo en L” de ai­re que en­tre­ga 75CV co­mo en el res­to de ver­sio­nes Scrambler 800. Las SUS­PEN­SIO­NES es­tán fir­ma­das por la ja­po­ne­sa KYB y au­men­tan el re­co­rri­do del res­to de la se­rie Scrambler Du­ca­ti.

La INSTRUMEN

TA­CIÓN con­cen­tra to­da la in­for­ma­ción en una es­fe­ra 100% di­gi­tal. El DIS­CO FRON­TAL ex­hi­be un enor­me diá­me­tro de 330 mm. Es­tá mor­di­do por una pin­za en dis­po­si­ción ra­dial.

EL FA­ROS DE­LAN­TE­RO es­tá pro­te­gi­do del im­pac­to de ele­men­tos cuan­do cir­cu­las por cam­po.¡ y es­tá ho­mo­lo­ga­do. Con­ta de LED DIURNO en la co­ro­na ex­te­rior. Tam­bién de­trás dis­po­ne de ilu­mi­na­ción con dio­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.