Belville 125

BELVILLE ES, DES­DE AHO­RA, SI­NÓ­NI­MO DE SCOO­TER PREMIUM EN PEU­GEOT. PRO­CE­DE DEL NOM­BRE DE UN BA­RRIO DE PA­RÍS, CIUDAD CU­YO CON­CEP­TO ELE­GAN­TE, COS­MO­PO­LI­TA Y LU­JO­SO HA INS­PI­RA­DO AL NUE­VO RUE­DA AL­TA FRAN­CÉS.

Scooting - - Sumario - Da­niel Navarro

El nue­vo Peu­geot Belville es un rue­da al­ta, pe­ro no se tra­ta de un Tweet ni es sus sus­ti­tu­to. Co­mo ya ha­cen mu­chas mar­cas (y co­mo hi­zo la pro­pia Peu­geot ha­ce ya años con scoo­ter co­mo el LXR), el Belville se si­túa por en­ci­ma del Tweet, con­fi­gu­ran­do así una com­ple­ta ga­ma de rue­da al­ta en dos ni­ve­les.

Si el Tweet es un scoo­ter li­ge­ro, eco­nó­mi­co y bá­si­co, el Belville mon­ta un pro­pul­sor me­jor, sien­do más po­ten­te, ele­gan­te y equi­pa­do. Tam­bién es más ca­ro. Asi­mis­mo des­ta­ca por usar un nue­vo mo­tor desa­rro­lla­do por Peu­geot, de ra­dia­dor la­te­ral, bau­ti­za­do co­mo Smar­tMo­tion, al­go que po­dría­mos tra­du­cir co­mo “mo­vi­mien­to in­te­li­gen­te”.

Pre­ci­sa­men­te he­mos ido a Pa­rís a co­no­cer­lo y a pro­bar­lo por pri­me­ra vez; una ciudad don­de los scoo­ter (y mo­tos, en ge­ne­ral) son un me­dio de trans­por­te po­pu­lar y muy di­fun­di­do, a pe­sar de no te­ner una cli­ma­to­lo­gía me­di­te­rrá­nea. Sin em­bar­go, el trá­fi­co pa­ri­sino, ex­ce­si­vo y “de lo­cos”, ha­ce que es­te ti­po de vehícu­los sea, pre­ci­sa­men­te, una de­ci­sión in­te­li­gen­te de mo­vi­li­dad.

Es­tá cla­ro que el Belville fun­cio­na­rá bien co­mer­cial­men­te allí: es un scoo­ter de cor­te ciu­da­dano que, ya te ade­lan­to, an­da muy bien, ele­gan­te, sin es­tri­den­cias y com­ple­to en cuan­to a equi­pa­mien­to. Con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, re­pre­sen­tan­do a una mar­ca fran­ce­sa, tie­ne el éxi­to ca­si ase­gu­ra­do en el país vecino. Y en el res­to de los mer­ca­dos eu­ro­peos tie­ne, co­mo es ló­gi­co, mu­chas pa­pe­le­tas pa­ra triun­far tam­bién, aun­que en­tra en un mer­ca­do di­fí­cil, el de los rue­da al­ta de ga­ma su­pe­rior. En es­te mer­ca­do do­mi­na un cla­ro lí­der. El Hon­da Scoopy rei­na des­de ha­ce mu­chos años con mano de hie­rro. Tam­bién en­con­tra­mos a un Piag­gio Med­ley que in­ten­ta ha­cer­se un hue­co des­de ha­ce me­ses y con gran­des ar­gu­men­tos pa­ra lle­var­se su tro­zo de tar­ta.

¿Y con qué ar­mas cuen­ta el Peu­geot en es­ta lu­cha? Yo di­ría que tie­ne tres as­pec-tos en los que des­ta­ca. Por un la­do, una lí­nea ele­gan­te, pe­ro dis­cre­ta, per­so­nal y cer­ca­na a los úl­ti­mos co­ches de la mar­ca. Por otro, un

mo­tor fran­ca­men­te agra­da­ble, a la al­tu­ra, al me­nos, de sus ri­va­les en cuan­to a sua­vi­dad y en­tre­ga de po­ten­cia en bajos y me­dios. Y, por úl­ti­mo, y más di­rec­to: un co­fre tra­se­ro de se­rie (en ver­sión Allu­re) de 37 li­tros, per­fec­ta­men­te in­te­gra­do en la lí­nea del scoo­ter, ter­mi­na­do en el co­lor de la ca­rro­ce­ría y de aper­tu­ra con la mis­ma lla­ve de con­tac­to. Con es­te baúl, fá­cil­men­te des­mon­ta­ble, se au­men­ta la ca­pa­ci­dad de car­ga de un scoo­ter com­pac­to, ágil y fá­cil. Por tan­to, cum­ple de so­bra con las exi­gen­cias que se de­ben te­ner con un scoo­ter de es­te seg­men­to.

Se de­fi­ne co­mo un scoo­ter de rue­da al­ta, con un cha­sis de ori­gen SYM, muy pa­re­ci­do al que tam­bién se mon­ta en el Tweet, cons­trui­do por la mar­ca tai­wa­ne­sa pe­ro ba­jo el di­se­ño y la de­fi­ni­ción de Peu­geot. Con esas con­di­cio­nes, lo ló­gi­co es pen­sar que en­con­tra­rás cier­tas si­mi­li­tu­des con mo­de­los de esa mar­ca. Y de he­cho es así. El cua­dro, el an­ti­rro­bo en el hue­co del cas­co, las “he­chu­ras” ge­ne­ra­les re­cuer­dan a mo­de­los SYM. Sin em­bar­go, el scoo­ter es un Peu­geot y eso que­da cla­ro na­da más ver­lo.

El baúl de se­rie del Allu­re es un Shad. No lleva pa­rri­lla in­ter­me­dia y se an­cla, con to­da fa­ci­li­dad, so­bre la pro­pia pa­rri­lla del scoo­ter. Pue­de abrir­se (y sol­tar­se de la pa­rri­lla) con la lla­ve de con­tac­to del scoo­ter y vie­ne ter­mi­na­do en un co­lor a jue­go con la ca­rro­ce­ría y res­pal­do del co­lor del asien­to.

LA VER­SIÓN RS ex­hi­be com­bi­na­cio­nes de co­lor ex­clu­si­vas co­mo es ha­bi­tual en otros mo­de­los de la ga­ma Peu­geot.

El nue­vo mo­tor SMAR­TMO­TION equi­pa ra­dia­dor la­te­ral. Es­tá ali­men­ta­do por in­yec­ción Sy­ner­ject. EL ACG MA­NA­GE­MENT des­co­nec­ta el al­ter­na­dor cuan­do la ba­te­ría es­tá to­tal­men­te car­ga­da. Así se aho­rra has­ta un 5% de com­bus­ti­ble. EL ABS ES­TÁ FIR­MA­DO POR CON­TI­NEN­TAL. So­lo se equi­pa en el tren de­lan­te­ro. La com­bi­na­ción de llan­tas es 16" de­lan­te y 14" de­trás.

EL TA­BLE­RO per­mi­te se­lec­cio­nar en dí­gi­tos gran­des ve­lo­ci­dad o cuen­ta­vuel­tas. Ba­jo el asien­to ca­be un jet y dis­po­ne de to­ma USB en la guan­te­ra. El FA­RO TRA­SE­RO in­clu­ye la ima­gen de los tres "zar­pa­zos" de los co­ches Peu­geot. CO­LO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.