125 NK

GOES, MAR­CA YA CON­SO­LI­DA­DA EN EL SEG­MEN­TO SCOO­TER Y QUAD, ABOR­DA SU PRI­MER PRO­YEC­TO DE MO­TO DE MAR­CHAS. LA GOES 125 NK ES UNA 125 DI­FE­REN­TE, DE LÍ­NEAS AGRE­SI­VAS, FI­LO­SO­FÍA ME­CÁ­NI­CA DE MO­TO CIU­DA­DA­NA, ¡Y MUY MU­SI­CAL!

Scooting - - Sumario - Da­niel Navarro FO­TOS Fer­nan­do He­rranz

Pa­ra en­trar en el mer­ca­do de la mo­to, en un seg­men­to tan com­pe­ti­ti­vo co­mo las 125, Goes ha em­plea­do la es­tra­te­gia ha­bi­tual. La fir­ma fran­ce­sa no es una mar­ca que fa­bri­que mo­tos, sino que bus­can mo­tos fa­bri­ca­das en Chi­na, re­di­se­ñan­do y ajus­tan­do com­po­nen­tes y las im­por­tan ba­jo su mar­ca. Eso em­pe­za­ron ha­cien­do con quads, con bue­nos re­sul­ta­dos, lo han se­gui­do ha­cien­do con scoo­ter y aho­ra em­pie­zan a re­pe­tir la ju­ga­da con mo­tos de mar­chas.

En es­te ca­so, la mo­to es fa­bri­ca­da por Sen­ko co­mo mo­de­lo T-Leo­pard 125, aun­que aquí se ha de­no­mi­na­do Goes 125 NK (NK de "naked"). Es una mo­to con una es­té­ti­ca ori­gi­nal y atrac­ti­va que en otros paí­ses se em­plea tam­bién pa­ra una 300 de ma­yo­res pres­ta­cio­nes. Y el re­sul­ta­do es no­ta­ble. Re­sul­ta agra­da­ble en mar­cha, tie­ne buen tac­to en to­dos sus man­dos y lla­ma la

aten­ción por sus bue­nos aca­ba­dos y de­ta­lles de ter­mi­na­ción.

No es un plan­tea­mien­to nue­vo. Por ejem­plo, Kee­way con sus RK o SYM se han he­cho fuer­tes en el seg­men­to de mo­tos de ai­re naked sport que es­con­den me­cá­ni­cas sim­ples, fia­bles y eco­nó­mi­cas. Y no ca­be du­da que en el ca­so de Kee­way les ha ido muy bien. Pe­ro sus RK no son igua­les, ni pa­re­ci­das, a la nue­va Goes. Con un es­ti­lo ori­gi­nal y di­fe­ren­te, al­go "man­ga" en al­gu­nos as­pec­tos, cuen­ta con mu­chos ele­men­tos que le dan un em­pa­que di­fe­ren­te y de­por­ti­vo. Y otros, co­mo una ra­dio-mp3-blue­tooth-USB so­bre el de­pó­si­to, con al­ta­vo­ces es­con­di­dos en las ale­tas del de­pó­si­to pa­ra que rue­des a buen "rit­mo".

La Goes 125 NK es una mo­to bien di­se­ña­da. No es pe­que­ña, pe­ro tam­po­co se ha so­bre­di­men­sio­na­do pa­ra su ci­lin­dra­da y po­ten­cia. Lla­ma la aten­ción por una ca­rro­ce­ría ver­da­de­ra­men­te atrac­ti­va, aun­que con al­gu­nas exa­ge­ra­cio­nes. Las ale­tas del de­pó-

si­to, que es­con­den los al­ta­vo­ces del sis­te­ma de so­ni­do, las for­mas ex­ce­si­vas del por­ta­ma­trí­cu­las tra­se­ro o al­gu­nos otros de­ta­lles po­drían sim­pli­fi­car­se, pe­ro tam­po­co co­me­te los erro­res por ex­ce­so de otras mo­tos de la mis­ma pro­ce­den­cia geo­grá­fi­ca.

Los plás­ti­cos es­tán bien ter­mi­na­dos. Re­sul­tan de ca­li­dad y no hay hol­gu­ras, ma­los ajus­tes o fa­llos de ter­mi­na­ción de la pin­tu­ra. El cua­dro no es muy gran­de, pe­ro sí com­ple­to, del es­ti­lo de los Ko­so o si­mi­la­res, con par­te analó­gi­ca y par­te di­gi­tal, vi­si­ble y bien re­suel­to, con ese mis­mo es­ti­lo sport que el res­to de la mo­to. So­bre el de­pó­si­to in­clu­ye los man­dos del equi­po de mú­si­ca. Cons­ta de cua­tro bo­to­nes pa­ra en­cen­der y cam­biar la fuen­te de so­ni­do, bus­car emi­so­ras y va­riar el vo­lu­men, más una pan­ta­lla don­de te di­ce qué es­tá so­nan­do. En la par­te tra­se­ra de la mo­to, ba­jo el asien­to del pa­sa­je­ro (que, por cier­to, ajus­ta muy bien y se abre per­fec­ta­men­te con la lla­ve en la ca­cha la­te­ral), lleva un pe­que­ño hue­co pa­ra de­jar co­sas y el en­chu­fe USB que, en es­te ca­so, va­le tam­bién pa­ra lle­var tu mú­si­ca sin te­ner que co­nec­tar el te­lé­fono. En el co­lín se aña­de un es­pec­ta­cu­lar pi­lo­to de LED.

Por el la­do me­cá­ni­co, la mo­to es­tá di­se­ña­da a par­tir de un cha­sis de tu­bo de ace­ro de sim­ple cu­na, con el mo­tor ator­ni­lla­do aba­jo, ce­rrán­do­lo. En la par­te tra­se­ra se em­plea un ori­gi­nal basculante, tam­bién en tu­bo re­don­do con for­ma de "can­ti­le­ver" clá­si­co, lle­van­do así un so­lo amor­ti­gua­dor cen­tral sin bie­le­tas. De­lan­te equi­pa una hor­qui­lla in­ver­ti­da, y en am­bos tre­nes in­cor­po­ra dis­cos de freno on­du­la­dos. Y tal y co­mo obli­ga la Eu­ro 4, se com­ple­ta con un sis­te­ma de fre­na­da com­bi­na­da.

LA IN­FOR­MA­CIÓN del ta­ble­ro es muy am­plia y cla­ra. In­clu­ye ni­vel de com­bus­ti­ble, re­loj ho­ra­rio y mar­cha en­gra­na­da. So­bre el de­pó­si­to se en­cuen­tran los man­dos pa­ra la ges­tión del EQUI­PO DE MÚ­SI­CA.

LA ALI­MEN­TA­CIÓN es una uni­dad Delp­hi. La me­cá­ni­ca es sim­ple, con un ci­lin­dro re­fri­ge­ra­do por ai­re y cu­la­ta de dos vál­vu­las.

MUL­TI­TUD DE DE­TA­LLES re­fle­jan la aten­ción al de­ta­lle pues­to en el di­se­ño de la Goes 125 NK. Si­len­cia­dor y óp­ti­cas son dig­nos de mo­to ma­xi­na­ked de­por­ti­va. En es­te mis­mo sen­ti­do, el de­pó­si­to del lí­qui­do de fre­nos re­fle­ja un aca­ba­do su­pe­rior a la me­dia. Los DIS­COS ON­DU­LA­DOS Y LA HOR­QUI­LLA IN­VER­TI­DA mues­tran un ca­rác­ter sport tam­bién re­fle­ja­do a lo lar­go de to­do su di­se­ño.

CO­LO­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.