EN MAR­CHA

Scooting - - Moto A -

Aprie­tas el bo­tón de arran­que y te sa­lu­da con un úni­co ca­be­ceo de bien­ve­ni­da, el mis­mo con el que te ob­se­quia cuan­do ace­le­ras en va­cío o que se re­pi­te cuan­do la apa­gas. Las sen­sa­cio­nes me re­cuer­dan a la ver­sión ori­gi­nal R nineT, con un mo­tor po­de­ro­so en bajos y me­dios, pe­ro na­da des­de­ña­ble en al­tos, que no pa­re­ce ha­ber no­ta­do su ma­ni­pu­la­ción pa­ra la Eu­ro 4 más que en un de­ta­lle sor­pren­den­te: ¡sue­na me­jor que nun­ca! Las ace­le­ra­cio­nes se con­vier­ten en adic­ti­vas por es­te mo­ti­vo. No es que sean mu­chos de­ci­be­lios, sino de mu­cha ca­li­dad.

EN CIUDAD

Por tac­to de em­bra­gue y cam­bio, to­do en ella es sua­vi­dad tan­to en ca­rre­te­ra co­mo en ciudad, o de­ta­lles prác­ti­cos co­mo las ma­ne­tas re­gu­la­bles. Las vi­bra­cio­nes que te lle­gan en to­do mo­men­to son las jus­tas, un hi­lo de co­mu­ni­ca­ción en­tre ella y tú, ja­más un in­con­ve­nien­te a cual­quier ré­gi­men. Una mo­to con per­so­na­li­dad pa­ra dis­fru­tar y, de pa­so, dar en­vi­dia a los de­más. En la ur­be, con re­co­rri­dos de cor­to tiem­po, la exi­gen­te pos­tu­ra de con­duc­ción no im­pli­ca de­ma­sia­do es­fuer­zo. Es una in­ver­sión que rea­li­zas con to­do gus­to pa­ra col­mar tu ego.

EN CA­RRE­TE­RA

No obs­tan­te, si en la pri­me­ra me­dia ho­ra creía no que­rer ba­jar­me nun­ca de ella, cuan­do la ru­ta se pro­lon­ga tu es­pal­da pien­sa de otra ma­ne­ra. Ade­más de es­pe­cial por pos­tu­ra, pa­re­ce más du­ra que la naked de con­duc­ción, lo que te obli­ga a un ma­yor es­fuer­zo so­bre to­do si el as­fal­to no es­tá en im­pe­ca­bles con­di­cio­nes. Pa­ra una sa­li­da de fin de se­ma­na por ca­rre­te­ras co­no­ci­das es de diez, cum lau­de cuan­do apar­ques pa­ra to­mar al­go en tu pa­ra­da de re­fe­ren­cia. Pe­ro si tuvieras que en­fren­tar­te a un Pun­tA­pun­ta, no olvides aho­rrar pa­ra un fi­sio­te­ra­peu­ta a la vuel­ta.

EL CUA­DRO in­clu­ye pan­ta­llas di­gi­ta­les que in­di­can mar­cha en­gra­na­da, con­su­mos o car­ga de ba­te­ría en­tre otros pa­rá­me­tros de in­for­ma­ción. Pa­ra re­gu­lar la SUS­PEN­SIÓN TRA­SE­RA es ne­ce­sa­rio uti­li­zar he­rra­mien­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.