IN­FOR­MA­CIÓN PRO­FE­SIO­NAL CON PO­SI­BI­LI­DAD DE CO­BRO

In­tere­san­te me­sa re­don­da de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de la Pren­sa

Scooting - - Noticias -

An­tes de aden­trar­me en el in­tere­san­te asun­to ex­pre­sa­do en los ti­tu­la­res, trans­mi­to sin­ce­ros de­seos de fe­li­ci­dad en el año in­me­dia­to, ex­ten­si­vos a los lec­to­res de nues­tros me­dios en pa­pel y di­gi­ta­les, a cuan­tas per­so­nas y em­pre­sas del Mo­tor nos han da­do te­mas de nue­vos pro­duc­tos y otras no­ti­cias. Igual­men­te a cuan­tos nos han abas­te­ci­do de pa­pel, im­pre­sión, trans­por­te, dis­tri­bu­ción, ven­ta, pu­bli­ci­dad y con­tro­les, así co­mo ac­tua­li­za­ción de ins­ta­la­cio­nes, y a la Je­fa­tu­ra de Trá­fi­co y los agen­tes de Se­gu­ri­dad por sus ser­vi­cios esen­cia­les. Ade­más, por su­pues­to, a to­dos los co­le­gas. ¡En es­tas fe­chas, nun­ca nos con­si­de­ra­mos com­pe­ti­do­res!

La no­ti­cia ba­se del co­men­ta­rio de hoy ra­di­ca en la in­tere­san­te me­sa re­don­da or­ga­ni­za­da a prin­ci­pios de oc­tu­bre en Cai­xa Fo­rum (Ma­drid) por FAPE, la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de la Pren­sa de Es­pa­ña. Se­gún el ti­tu­lar del día si­guien­te en El Mun­do. “To­do lo que ha­ce una redacción es sus­cep­ti­ble de ser co­bra­do”. La idea fue com­par­ti­da por el pre­si­den­te de Unión Edi­to­rial, An­to­nio Fer­nán­dez- Ga­liano y los con­se­je­ros de­le­ga­dos de Vocento y Gru­po Ze­ta, Luis En­rí­quez y Agus­tín Cordón.

Por su­pues­to, es una afir­ma­ción cier­ta, sin afec­tar pa­ra na­da a la hon­ra­dez de in­for­mar de la ver­dad y só­lo la ver­dad. Aun­que los me­dios in­for­ma­ti­vos nun­ca de­ben re­nun­ciar al de­re­cho de re­cha­zar po­si­bles inexac­ti­tu­des o in­con­ve­nien­cias am­pa­ra­das en su pa­so por ca­ja.

Ca­da in­for­ma­ción de nues­tros me­dios es­pe­cia­li­za­dos tie­ne la obli­ga­ción de co­mu­ni­car siem­pre lo cier­to con la úni­ca li­mi­ta­ción del co­rrec­to es­pa­cio o tiem­po pro­gra­ma­do.

Siem­pre me fas­ci­nó el pe­rio­dis­mo es­pe­cia­li­za­do por su exi­gen­cia in­trín­se­ca de co­mu­ni­car la ver­dad. Só­lo pue­de com­pe­tir, con ella, el pe­rio­dis­mo de an­ti­ci­pa­ción, pues no tie­ne sen­ti­do si no in­for­ma, pre­ci­sa­men­te, de pre­vi­sio­nes cier­tas.

Des­de ado­les­cen­te, con­si­de­ré oportuno y ren­ta­ble, edi­tar pro­gra­mas gra­tui­tos re­ga­la­dos por los anun­cian­tes a sus clien­tes y ami­gos pa­ra orien­tar al ciu­da­dano en las Fies­tas Pri­ma­ve­ra­les de Se­vi­lla: Re­co­rri­do y ho­ras cru­cia­les de las co­fra­días de Se­ma­na San­ta, mis le­tras de sae­tas, des­crip­ción de es­tre­nos, así co­mo con­se­jos pa­ra vi­vir la Fe­ria. Cuan­do me in­cor­po­ré al pe­rió­di­co Se­vi­lla, con sec­ción dia­ria de en­tre­vis­tas ilus­tra­das con ca­ri­ca­tu­ra de ca­da personaje, ade­más in­for­mé du­ran­te dos años, con un to­tal de cien pá­gi­nas na­da me­nos, so­bre co­fra­días, con la ex­pe­rien­cia de mis pro­gra­mas an­te­rio­res. El pu­bli­ci­ta­rio Jo­sé A. Bláz­quez, lo­gró bue­nos in­gre­sos al pe­rió­di­co con anun­cios de tien­das y em­pre­sas de los “ca­pi­lli­tas”, así lla­ma­dos los más fer­vien­tes de ca­da her­man­dad.

Tam­bién fui edi­tor, du­ran­te una se­ma­na, de un dia­rio prác­ti­co tau­rino pa­ra ver co­rri­das de Fe­ria: Nom­bre, pe­so y ca­rac­te­rís­ti­cas de los to­ros a li­diar esa mis­ma tar­de, su or­den de sa­li­da se­gún el sor­teo al me­dio­día y, por tan­to, a qué dies­tro le iba a co­rres­pon­der su li­dia. Co­lor del tra­je de ca­da to­re­ro y al­gu­na an­ti­ci­pa­ción de sus pro­pó­si­tos pa­ra lu­cir­se. En re­su­men, un ma­nual dia­rio pa­ra com­pren­der y vi­vir el es­pec­tácu­lo.

Ca­da día re­ga­lé la ti­ra­da com­ple­ta a Cu­rro, due­ño del quios­co de la pla­za de La Cam­pa­na. Te­nía ven­de­do­res en las calles de ac­ce­so a La Maes­tran­za y ago­ta­ba las edi­cio­nes. Me emo­cio­né el pri­mer día al ver mi pro­gra­ma en las ma­nos del pú­bli­co en los ten­di­dos. Era un bri­llan­te “con­trol de OJD” vi­sual. Co­mo con­se­cuen­cia, la pu­bli­ci­dad lle­gó con fa­ci­li­dad des­de el se­gun­do día y el ne­go­cio re­sul­tó ren­ta­ble. El pú­bli­co, tan con­ten­to, se lle­va­ba la ver­dad en el bol­si­llo, fa­ci­li­tan­do una ma­yor di­fu­sión. Sin la de­bi­da for­ma­ción edi­to­rial, to­qué la flau­ta por ca­sua­li­dad.

In­te­rrum­pí es­ta tra­yec­to­ria al tras­la­dar­me a Ma­drid pa­ra es­tu­diar Pe­rio­dis­mo. Pe­ro, al co­men­zar el se­gun­do cur­so, mi pro­fe­sor Luis Arranz, uno de los re­dac­to­res-je­fe del pe­rió­di­co Pue­blo, me en­car­gó la sec­ción dia­ria del Mo­tor “Ki­ló­me­tro Ce­ro”. Su éxi­to in­me­dia­to fue com­pen­sa­do con mu­chas pe­ti­cio­nes de in­for­ma­ción en­tre los cien me­dios de Pren­sa y Ra­dio afi­nes a Pue­blo y fun­dé la agen­cia de co­la­bo­ra­cio­nes “Mo­tor Press”, en una ofi­ci­na ca­si de­lan­te de la pla­ca del ki­ló­me­tro ce­ro de las ca­rre­te­ras es­pa­ño­las, en la Puer­ta del Sol. In­me­dia­ta­men­te des­pués, la his­to­ria edi­to­rial de es­ta em­pre­sa, re­co­gi­da en el libro “LUIKE, His­to­ria del Mo­tor en Es­pa­ña des­de 1956”.

Des­de mis co­mien­zos co­mo edi­tor de revistas del Mo­tor de­bí ex­pli­car a mis com­pa­ñe­ros del dia­rio Pue­blo y co­le­gas es­tu­dian­tes de Pe­rio­dis­mo, la hon­ra­dez in­for­ma­ti­va de mis pu­bli­ca­cio­nes. To­dos ellos veían con asom­bro cuán­tas pá­gi­nas le de­di­cá­ba­mos a di­ver­sos vehícu­los y de­cían: “¡te es­tás fo­rran­do!” cuan­do eran só­lo re­por­ta­jes gra­tui­tos. En mis ini­cios co­mo pe­rio­dis­ta y edi­tor del Mo­tor no exis­tía el pu­bli­rre­por­ta­je. Só­lo ha­bía in­for­ma­ción pu­ra y ori­gi­na­les de pu­bli­ci­dad.

Con el trans­cur­so del tiem­po, los avan­ces téc­ni­cos en la co­mu­ni­ca­ción die­ron lu­gar a múl­ti­ples in­ten­tos di­gi­ta­les no pro­fe­sio­na­les, des­con­tro­la­dos y abas­te­ci­dos por co­pia de los me­dios im­pre­sos. Pe­ro ya es­tá su­pe­ra­do, so­mos los pro­fe­sio­na­les quie­nes ofre­ce­mos la ac­tua­li­dad di­gi­tal y exis­ten em­pre­sas de con­trol de au­dien­cia, co­mo vías com­pen­sa­do­ras de gas­tos.

La me­sa re­don­da de la FAPE fue un com­ple­to acier­to, con opor­tu­na aper­tu­ra de la Se­cre­ta­ria de Es­ta­do de la Co­mu­ni­ca­ción, Car­men Mar­tí­nez Cas­tro, quien abrió la reunión con men­ción de las esen­cias del Pe­rio­dis­mo: “Ri­gor, ver­dad, pau­sa, re­fle­xión y cla­ri­dad”.

EN­RI­QUE HER­NÁN­DEZ-LUIKE Pre­si­den­te Edi­tor luike@luike.com @En­ri­que_Lui­ke

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.