Los be­ne­fi­cios de los pre-sue­ros o po­ten­cia­do­res

Uti­li­zan­do el agua co­mo vehícu­lo con­duc­tor, los nue­vos avan­ces cos­mé­ti­cos han he­cho po­si­ble me­jo­rar la ru­ti­na de be­lle­za y la ca­li­dad de la piel gra­cias a los pre-sue­ros. Ade­más de pre­pa­rar la piel pa­ra tra­ta­mien­tos pos­te­rio­res, és­tos activan al má­xi­mo el

Selectivo - - Sumario - Por Sa­ra Mohe­dano, For­ma­do­ra De­par­ta­men­to de For­ma­ción-pro­mo­cio­nes en Co­mer­cial Far­la­bo

La ba­se de la be­lle­za re­si­de en el balance óp­ti­mo de la hi­dra­ta­ción en la piel. “Balance óp­ti­mo” sig­ni­fi­ca ase­gu­rar una dis­tri­bu­ción in­ter­ce­lu­lar óp­ti­ma del agua, de mo­do que —gra­cias a la hi­dra­ta­ción— se ge­ne­re el en­torno per­fec­to pa­ra una ade­cua­da co­mu­ni­ca­ción en­tre las cé­lu­las. Los nue­vos avan­ces en cos­mé­ti­ca han he­cho po­si­ble me­jo­rar nues­tra ru­ti­na de be­lle­za y la ca­li­dad de nues­tra piel gra­cias a los lla­ma­dos pre-sue­ros, po­ten­cia­do­res o eli­xi­res. Un pre-sue­ro ac­ti­va al má­xi­mo el po­ten­cial de be­lle­za de la piel, ya que fa­vo­re­ce la pe­ne­tra­ción de los ac­ti­vos, po­ten­cian­do la ac­ción de los tra­ta­mien­tos pos­te­rio­res (sue­ros + cre­mas). Es­to lo con­si­guen usan­do el agua co­mo vehícu­lo con­duc­tor y de ahí la im­por­tan­cia de que nues­tra piel man­ten­ga una hi­dra­ta­ción ho­mo­gé­nea y cons­tan­te. Ade­más de pre­pa­rar a la piel pa­ra la in­cor­po­ra­ción de los ac­ti­vos de los tra­ta­mien­tos pos­te­rio­res, po­ten­ciar su efec­ti­vi­dad y rea­li­zar un balance óp­ti­mo de la hi­dra­ta­ción, los pre-sue­ros tie­nen otros be­ne­fi­cios pa­ra nues­tra piel: re­fuer­zan la ba­rre­ra na­tu­ral de la piel, por­que man­tie­nen el manto hi­dro-li­pí­di­co y pre­vie­nen la des­hi­dra­ta­ción; re­ge­ne­ran; me­jo­ran la ca­li­dad de la piel vol­vién­do­la más sua­ve, ter­sa y jo­ven; y apor­tan

lu­mi­no­si­dad, con­fort in­me­dia­to y un as­pec­to más sa­lu­da­ble. La piel se des­hi­dra­ta por di­fe­ren­tes cau­sas: ex­po­si­ción a los agre­so­res ex­ter­nos, el cli­ma, el es­ti­lo de vi­da, los há­bi­tos ali­men­ta­rios, la edad… Y tam­bién por la lim­pie­za, al­go que re­pe­ti­mos ca­da día, tan­to en la ma­ña­na co­mo en la no­che, y que es fun­da­men­tal pa­ra la be­lle­za de la piel. La lim­pie­za ero­sio­na la piel, de ahí que ten­ga­mos la ne­ce­si­dad de re­pa­rar rá­pi­da­men­te la hi­dra­ta­ción y que­ra­mos sen­tir con­fort de in­me­dia­to. Y en es­te sen­ti­do, el pre-sue­ro se con­vier­te en un im­pres­cin­di­ble de nues­tra ru­ti­na de tra­ta­mien­to, ase­gu­rán­do­nos de nue­vo nues­tro manto hi­dro-li­pí­di­co. Si re­fle­xio­na­mos so­bre to­dos los be­ne­fi­cios de los po­ten­cia­do­res, real­men­te tam­bién es­ta­mos ha­blan­do de tra­ta­mien­tos glo­ba­les an­ti­edad, 24 ho­ras, pa­ra to­do ti­po de piel y edad, que ayu­dan no só­lo a me­jo­rar la ca- li­dad de la piel, sino a man­te­ner­la hi­dra­ta­da y jo­ven y, tam­bién, a amor­ti­zar el cos­te del tra­ta­mien­to pos­te­rior, ya que po­ten­cian los re­sul­ta­dos.

Y... ¿Có­mo se uti­li­zan?

En nues­tra ru­ti­na de be­lle­za, tan­to de día co­mo de no­che, los pre-sue­ros se apli­can después de la lim­pie­za y la lo­ción equi­li­bran­te o tó­ni­co fa­cial. Se pue­den apli­car con las ma­nos, con un sua­ve ma­sa­je fa­cial o sim­ple­men­te ex­ten­dién­do­los y, a con­ti­nua­ción, apli­ca­ría­mos nues­tro sue­ro y cre­ma. Es un pe­que­ño ges­to en nues­tro ri­tual de tra­ta­mien­to, que su­bli­ma la piel y nos ofre­ce un po­ten­cial de ju­ven­tud aún por des­cu­brir.

La ba­se de la be­lle­za re­si­de en el balance óp­ti­mo de la hi­dra­ta­ción en la piel

Sa­ra Mohe­dano

FOR­MA­DO­RA DE­PAR­TA­MEN­TO DE FOR­MA­CIÓN-PRO­MO­CIO­NES EN CO­MER­CIAL FAR­LA­BO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.