Las ne­ce­si­da­des dia­rias de la piel des­hi­dra­ta­da

Una piel be­lla es una piel sana. En ella se re­fle­jan las ex­pe­rien­cias de ca­da día; so­me­ti­das a las agre­sio­nes ex­ter­nas, la piel exi­ge que la mi­me­mos. Co­mo to­do or­ga­nis­mo, vi­ve al rit­mo de las es­ta­cio­nes. Es por es­te mo­ti­vo que de­be­mos de te­ner es­pe­cial cu

Selectivo - - Sumario - Por Ka­ri­ne Strip­po­li, Di­rec­to­ra de For­ma­ción de Pa­yot In­ter­na­cio­nal

Las pie­les des­hi­dra­ta­das ne­ce­si­tan ser nu­tri­das y pro­te­gi­das de los efec­tos no­ci­vos de la con­ta­mi­na­ción. És­ta es la cla­ve de su bie­nes­tar. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces uti­li­za­mos pro­duc­tos inapro­pia­dos que lo úni­co que pro­vo­can es el em­peo­ra­mien­to de la der­mis. Una for­ma pa­ra sa­ber iden­ti­fi­car si un pro­duc­to es el ade­cua­do pa­ra una piel des­hi­dra­ta­da es pres­tan­do aten­ción a los in­gre­dien­tes ac­ti­vos del pro­duc­to que, en el ca­so de es­te ti­po de piel, se­rán in­dis­pen­sa­bles pa­ra res­tau­rar el equi­li­brio del cu­tis. De es­te mo­do, des­ta­can el áci­do hia­lu­ró­ni­co, las vi­ta­mi­nas Ey C, la crea­ti­na y el agua. Por otro la­do, ca­da vez es más re­cu­rren­te en­con­trar­se el uso de ex­trac­tos de fru­tas, ya que de és­tas se ex­trae el áci­do cí­tri­co, un po­ten­te ac­ti­vo que ac­túa co­mo ba­rre­ra an­ti­con­ta­mi­na­ción, in­cre­men­tan­do las re­ser­vas de agua, mejorando su cir­cu­la­ción y pre­vi­nien­do la pér­di­da del agua de la su­per­fi­cie, vi­tal pa­ra con­ser­var la hi­dra­ta­ción de la piel. Así, por ejem­plo, uno de los ex­trac­tos de fru­tas que apor­ta más be­ne­fi­cios a una piel des­hi­dra­ta es, sin du­da, el Al­ga Ro­ja.

Ru­ti­na dia­ria

A la ho­ra de co­men­zar nues­tra ru­ti­na fa­cial, de­be­mos di­fe­ren­ciar los pro­duc­tos dia­rios de los se­ma­na­les: en pri­mer lu­gar, el más im­por­tan­te y nues­tro aliado se­rá el des­ma­qui­llan­te o lim­pia­dor fa­cial. Con una bue­na lim­pie­za fa­cial an­tes de acos­tar­nos, lo­gra­re­mos eli­mi­nar los re­si­duos del ma­qui­lla­je, la po­lu­ción y otros desechos ce­lu­la­res que se han acu­mu­la­do en nues­tro ros­tro du­ran­te

el día. Pa­ra es­te pa­so, es fun­da­men­tal que el des­ma­qui­llan­te con­ten­ga in­gre­dien­tes hi­dra­tan­tes. A con­ti­nua­ción, apli­ca­re­mos una lo­ción to­ni­fi­can­te pa­ra res­ta­ble­cer el ph de la piel, ya que tras el con­tac­to con el agua, nues­tro ph se al­te­ra y de­be­mos re­cu­pé­ra­lo con la apli­ca­ción de una lo­ción to­ni­fi­can­te. Por otro la­do, tan­to por la ma­ña­na co­mo por la no­che, uti­li­za­re­mos una cre­ma de tra­ta­mien­to y un con­torno de ojos de acuer­do con nues­tro ti­po de piel (gra­sa, mix­ta, se­ca o nor­mal) pa­ra ofre­cer­le la hi­dra­ta­ción y pro­tec­ción que ne­ce­si­ta. Es op­cio­nal pero al­ta­men­te re­co­men­da­ble aña­dir un eli­xir a nues­tra ru­ti­na de cui­da­do fa­cial; un pro­duc­to que nos apor­ta­rá un con­cen­tra­do de prin­ci­pios ac­ti­vos se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da piel (hi­dra­ta­ción, lu­mi­no­si­dad…). De es­te mo­do, con­se­gui­re­mos un cu­tis fres­co, con sa­lud y to­tal­men­te ra­dian­te pre­pa­ra­do pa­ra las 24 ho­ras del día. Con tal de con­se­guir unos me­jo­res re­sul­ta­dos, se­ma­nal­men­te ex­fo­lia­re­mos nues­tro cu­tis pa­ra re­ti­rar las cé­lu­las muer­tas que se acu­mu­lan en la epi­der­mis ace­le­ran­do la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar. Así, lo­gra­re­mos una piel más lu­mi­no­sa, ideal pa­ra ab­sor­ber de ma­ne­ra óp­ti­ma los pro­duc­tos que uti­li­za­re­mos día a día du­ran­te la se­ma­na. A con­ti­nua­ción, nos apli­ca­re­mos la mas­ca­ri­lla. Un tra­ta­mien­to ideal pa­ra una re­cu­pe­ra­ción exprés. Una piel be­lla y sana es aque­lla que se cui­da y se mi­ma to­dos los días. La cons­tan­cia y el uso ade­cua­do de los pro­duc­tos, uni­dos a una bue­na ali­men­ta­ción, es el mé­to­do efi­caz pa­ra lu­cir un cu­tis per­fec­to, to­tal­men­te nu­tri­do.

Una piel be­lla y sana es aque­lla que se cui­da y se mi­ma to­dos los días

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.