El po­der de la die­ta ja­po­ne­sa

Or­gu­llo­sos de su cul­tu­ra an­ces­tral, los ja­po­ne­ses son cons­cien­tes del po­der se­cre­to de su die­ta y sus tra­di­cio­nes de be­lle­za y así lo han extendido por to­do el mun­do. En es­te ar­tícu­lo po­drás co­no­cer los be­ne­fi­cios de la die­ta ja­po­ne­sa y otros se­cre­tos de

Selectivo - - Sumario - Por Kao­ri Mae­da, In­ter­na­tio­nal Mar­ke­ting Plan­ner de Ko­sé

Los ja­po­ne­ses es­tán en­can­ta­dos de que la co­ci­na ja­po­ne­sa, de­no­mi­na­da Was­ho­ku, fue­ra aña­di­da a la lis­ta de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la UNESCO en el año 2013 por sus sa­lu­da­bles in­gre­dien­tes. Mu­chos ja­po­ne­ses creen que, gra­cias al Was­ho­ku, la gen­te ja­po­ne­sa pa­re­ce más jo­ven y tie­ne una de las es­pe­ran­zas de vi­da más al­tas de to­do el mun­do. Tras co­no­cer­se el po­der se­cre­to de la co­mi­da y las hier­bas tra­di­cio­na­les ja­po­ne­sas, se es­tá desa­rro­llan­do una am­plia va­rie­dad de pro­duc­tos, lo que con­lle­va una ten­den­cia ex­ten­di­da por to­do Asia.

Se­cre­tos an­ces­tra­les Una de las par­tes más im­por­tan­tes de la die­ta Was­ho­ku es el arroz que, no só­lo tie­ne un efec­to sa­lu­da­ble pa­ra el cuer­po, sino que tam­bién es co­no­ci­do por sus efec­tos en la be­lle­za de la piel. A me­dia­dos del si­glo XVIII en Ja­pón, las geis­has eran co­no­ci­das por su jo­ven, sua­ve y her­mo­so cu­tis. Uno de sus se­cre­tos de be­lle­za es el Sa­ke-vino de Arroz; se di­ce que el Sa­ke se uti­li­za­ba co­mo una lo­ción fa­cial an­tes de apli­car el ma­qui­lla­je por su efec­to de bri­llo e hi­dra­ta­ción. Más de 100 años después, es­tu­dios re­cien­tes re­ve­la­ron que un so­fis­ti­ca­do pro­ce­so de

bio-fer­men­ta­ción de 90 días trans­for­ma el arroz en su for­ma más ori­gi­na­ria en un com­ple­jo an­ti­edad, que con­tie­ne el equi­li­brio per­fec­to en­tre ac­ti­vos an­ti­edad na­tu­ra­les com­pues­tos por va­rios ti­pos de ami­noá­ci­dos, pép­ti­dos y glú­ci­dos. La piel po­see una ca­pa­ci­dad na­tu­ral pa­ra for­mar una ca­pa pro­tec­to­ra y las ce­ra­mi­das desem­pe­ñan un pa­pel cla­ve pa­ra for­ta­le­cer es­ta fun­ción de ba­rre­ra me­dian­te el man­te­ni­mien­to de la hu­me­dad en la piel. Sin em­bar­go, des­gra­cia­da­men­te, se­gún la piel va en­ve­je­cien­do, la pro­duc­ción de ce­ra­mi­das dis­mi­nu­ye y la piel ca­da vez tie­ne me­nos ca­pa­ci­dad de man­te­ner es­ta fun­ción de ba­rre­ra, lo que se ma­ni­fies­ta en las fi­nas lí­neas, se­que­dad y pér­di­da del bri­llo en la piel. Por lo tan­to, “la re­pa­ra­ción del po­der de re­ten­ción de la hu­me­dad de la piel” es un me­dio ne­ce­sa­rio pa­ra lu­char con­tra el en­ve­je­ci­mien­to. Por ejem­plo, el ex­trac­to de arroz fer­men­ta­do ayu­da a es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de ce­ra­mi­da y, de es­te mo­do, con­tri­bu­ye a for­ta­le­cer la ca­pa pro­tec­to­ra de la piel pa­ra me­jo­rar el po­der de re­ten­ción de la hu­me­dad de la piel, pa­so cru­cial an­tien­ve­je­ci­mien­to pa­ra las mu­je­res de to­das las eda­des y to­dos los ti­pos de piel. In­clu­so las mu­je­res con piel gra­sa ne­ce­si­tan hu­me­dad pa­ra equi­li­brar el agua y el acei­te de su piel. La sa­bi­du­ría de la be­lle­za y cul­tu­ra ja­po­ne­sa be­ne­fi­cia­rá a las mu­je­res de to­do el mun­do.

La re­pa­ra­ción del po­der de re­ten­ción de la hu­me­dad de la piel es un me­dio ne­ce­sa­rio pa­ra lu­char con­tra el en­ve­je­ci­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.