¿ Sa­bías que...?

Has­ta un 63% de los mi­llen­nials es­ta­rían dis­pues­tos a com­par­tir sus da­tos con las em­pre­sas, a cam­bio de ofer­tas y des­cuen­tos per­so­na­li­za­dos Evo­lu­cio­na­mos ha­cia una con­cep­ción de la be­lle­za muy in­di­vi­dua­li­za­da y per­so­na­li­za­da

Selectivo - - Formación -

Cam­bios so­cia­les

Cuan­do se ha­bla de los cam­bios en la in­dus­tria, es pre­ci­so te­ner en cuen­ta el con­tex­to de cua­tro gran­des cam­bios so­cia­les a ni­vel mun­dial: - La ex­pan­sión de la men­ta­li­dad ur­ba­na. Se es­pe­ra que pa­ra el 2050, el 70% de la po­bla­ción mun­dial vi­va en ciu­da­des. Es­te in­cre­men­to de los nú­cleos urbanos im­pul­sa­rá un es­ti­lo de vi­da más ace­le­ra­do y un in­cre­men­to de las ex­pec­ta­ti­vas de los con­su­mi­do­res. Nos acos­tum­bra­mos a te­ner to­do de ma­ne­ra in­me­dia­ta y es­to va a con­ti­nuar ge­ne­ran­do cier­ta pre­sión a las mar­cas. - Una vi­da ca­da vez más avan­za­da. La ex­pan­sión de la men­ta­li­dad ur­ba­na con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a una vi­da más avan­za­da. Los rá­pi­dos avan­ces de la tec­no­lo­gía son par­te del día a día y una ex­ten­sión de có­mo la gen­te se re­la­cio­na so­cial­men­te, apren­de, via­ja, com­pra y se per­ci­be y en­tien­de a sí mis­ma. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial va do­mi­nan­do mu­chas de las in­ter­ac­cio­nes de las mar­cas, com­pa­ñías o ins­ti­tu­cio­nes con los con­su­mi­do­res y es­to au­men­ta, nue­va­men­te, el ni­vel de exi­gen­cia. - Un mun­do no de­mo­grá­fi­co. Los iden­ti­fi­ca­do­res tra­di­cio­na­les de se­xo, edad, ra­za… son ca­da vez me­nos im­por-

tan­tes a la ho­ra de seg­men­tar a los con­su­mi­do­res pa­ra es­tu­diar sus com­por­ta­mien­tos en un mun­do que ca­da vez es­tá más co­nec­ta­do y es más flui­do. Las nue­vas com­po­si­cio­nes fa­mi­lia­res, una po­bla­ción ca­da vez más en­ve­je­ci­da y unos ciu­da­da­nos glo­ba­les, es­tán im­pul­san­do im­por­tan­tes cam­bios de­mo­grá­fi­cos y so­cia­les. • Un nue­vo des- or­den mun­dial. A ni­vel glo­bal, y nues­tro país no es ajeno a ello, el or­den mun­dial es­tá so­me­ti­do a un gran es­trés. Los ex­tre­mis­mos po­lí­ti­cos, jun­to con unos des­equi­li­brios fi­nan­cie­ros y de re­cur­sos, es­tán ge­ne­ran­do es­te des­or­den y preo­cu­pa­ción e in­clu­so an­sie­dad a es­ca­la glo­bal.

Una nue­va vi­sión de la be­lle­za

Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de con­su­mi­do­res han cam­bia­do su vi­sión de la be­lle­za. Es­tán bus­can­do su au­to- rea­li­za­ción fren­te a la con­cep­ción de la be­lle­za que han he­re­da­do de las an­te­rio­res ge­ne­ra­cio­nes. Las no­cio­nes tra­di­cio­na­les de iden­ti­dad se es­tán rompiendo por­que la tec­no­lo­gía es­tá ayu­dan­do a es­tas ge­ne­ra­cio­nes a te­ner un me­jor co­no­ci­mien­to de có­mo fun­cio­na su cuer­po. To­do es­to pro­vo­ca un efec­to dra­má­ti­co en el mun­do de la be­lle­za, y los con­su­mi­do­res cam­bian sus ac­ti­tu­des de una for­ma más rá­pi­da de lo que pue­de ha­cer­lo la in­dus­tria. Du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la nue­va se­de de Stan­pa, The Fu­tu­re La­bo­ra­tory ex­plo­ró el com­por­ta­mien­to fu­tu­ro de los con­su­mi­do­res con el fin de an­ti­ci­par ten­den­cias y ayu­dar a la in­dus­tria en el desa­rro­llo de sus pro­duc­tos y es­tra­te­gias de mar­ke­ting. Las no­cio­nes es­ta­ble­ci­das de la be­lle­za es­tán cam­bian­do. Los con­su­mi­do­res es­tán dic­tan­do, por ejem­plo, las ten­den­cias de co­lor en­tre ellos, a tra­vés de blogs y me­dios so­cia­les co­mo Ins­ta­gram, fo­men­tan­do una nue­va ima­gen de la be­lle­za que ce­le­bra el in­di­vi­dua­lis­mo. Mien­tras que la ma­yo­ría de las mar­cas de be­lle­za pue­den tar­dar has­ta tres años pa­ra desa­rro­llar nue­vas lí­neas de pro­duc­to, una ola de in­te­li­gen­tes start- ups es­tá adop­tan­do mo­de­los de ne­go­cio que per­mi­ten po­ner nue­vos pro­duc­tos al mer­ca­do en cues­tión de se­ma­nas. Las mar­cas in­ten­tan res­pon­der au­men­tan­do su ve­lo­ci­dad, usan­do a los in­fluen­cers y pro­ba­do­res de los me­dios so­cia­les, ca­zan­do las ten­den­cias y ace­le­ran­do en sus es­fuer­zos de mar­ke­ting. Se es­tá asen­tan­do un en­fo­que de hion en el mun­do de la be­lle­za. En cuan­to a las tran­si­cio­nes ha­cia el fu­tu­ro que se es­tán pro­du­cien­do, és­tas han si­do ana­li­za­das a tra­vés de tres pris­mas: In­ves­ti­ga­ción y des­cu­bri­mien­to, Ex­pre­sión e iden­ti­dad, y Pro­tec­ción y con­trol.

In­ves­ti­ga­ción y des­cu­bri­mien­to

Dón­de nos in­for­ma­mos, dón­de re­ci­bi­mos con­se­jo y por qué de­ci­di­mos cam­biar. Si en el pa­sa­do se bus­ca­ba la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.