De Orien­te a Oc­ci­den­te. Des­ve­lan­do un mis­te­rio

El Oud con­quis­ta al con­su­mi­dor de Orien­te y tam­bién de Oc­ci­den­te. En es­te ar­tícu­lo te ofrecemos las cla­ves pa­ra co­no­cer to­dos los de­ta­lles de es­te in­gre­dien­te, tam­bién co­no­ci­do co­mo el oro ne­gro de los per­fu­mis­tas, y “he­chi­zar” a tu clien­te­la con fra­gan­ci

Selectivo - - Sumario - Por Lau­ra Bóz­quez, for­ma­do­ra de Shi­sei­do Fra­gan­cias

Lu­jo ex­qui­si­to,

in­dul­gen­cia di­vi­na, ele­gan­cia sen­so­rial… Inun­da los sen­ti­dos, pe­ne­tran­do tan rá­pi­da y po­de­ro­sa­men­te en no­so­tros que nos re­con­for­ta y nos ha­ce in­con­di­cio­na­les a él. El Oud es co­no­ci­do co­mo la ma­de­ra de los dio­ses pues­to que Oud sig­ni­fi­ca “ma­de­ra” en ára­be. Tam­bién es co­no­ci­do co­mo el oro ne­gro de los per­fu­mis­tas, ya que es un in­gre­dien­te muy va­lo­ra­do por esta in­dus­tria y ca­rí­si­mo en el mun­do del lu­jo. Es, sin du­da, un má­gi­co su­su­rro que pa­re­ce des­ve­lar­nos los re­cón­di­tos te­so­ros de Orien­te y que pro­ce­de de una esen­cia ahu­ma­da y pro­fun­da­men­te mis­te­rio­sa. Se di­ce que el Oud lle­gó a Orien­te Me­dio a tra­vés de los co­mer­cian­tes chi­nos que se­guían la ru­ta de la se­da. Un via­je lleno de mis­te­rio y des­cu­bri­mien­to que des­ve­ló un in­gre­dien­te cá­li­do, dul­ce, ri­co, opa­co, in­ten­so, som­brío y bal­sá­mi­co pe­ro, a su vez, muy ani­mal. Y es­te aro­ma tan sen­sual si­guió deam­bu­lan­do has­ta lle­gar a Oc­ci­den­te, don­de ac­tual­men­te es un pro­duc­to de de­man­da cre­cien­te en el ám­bi­to de la per­fu­me­ría. Sin du­da al­gu­na es­ta­mos ha­blan­do de un in­gre­dien­te que triun­fa en Orien­te Me­dio y que po­co a po­co es­tá con­quis­tan­do los corazones de Oc­ci­den­te.

Os­cu­ro y be­llo

¿ Pe­ro qué es real­men­te es­te in­gre­dien­te os­cu­ro a la par que be­llo? De pro­ce­den­cia del su­des­te asiá­ti­co, en con­cre­to de los ár­bo­les de la fa­mi­lia Aqui­la­ria, cuan­do es­te ár­bol se in­fec­ta con un hon­go (co­no­ci­do co­mo Phia­lop­ho­ra pa­ra­sí­ti­ca), pro­du­ce una re­si­na per­fu­ma­da y os­cu­ra. De esta ma­de­ra in­fec­ta­da, tam­bién co­no­ci­da co­mo la ma­de­ra de agar, se ex­trae tan­to esa re­si­na co­mo

el acei­te esen­cial. Lo im­pac­tan­te es que só­lo un 2% de es­tos ár­bo­les pro­du­cen Oud y de es­te 2%, só­lo los ár­bo­les más lon­ge­vos da­rán la me­jor ca­li­dad de es­te in­gre­dien­te; por lo ge­ne­ral se ex­trae cuan­do el ár­bol tie­ne en­tre cin­co y diez años, aun­que pue­de lle­gar a ser has­ta 100 años. Es­to nos da una pis­ta so­bre la ra­re­za y es­ca­sez de es­te in­gre­dien­te. Ade­más, pa­ra que la re­si­na sea de ca­li­dad y más po­ten­te, el ár­bol de­be de ha­ber­se in­fec­ta­do de ma­ne­ra na­tu­ral. En al­gu­nos si­tios don­de la re­co­lec­ción sil­ves­tre ha si­do prohi­bi­da (co­mo, por ejem­plo, Tai­lan­dia y otros paí­ses del su­des­te asiá­ti­co) ha ha­bi­do un au­ge de las plan­ta­cio­nes que cul­ti­van ma­de­ra de agar y los tron­cos y las ra­mas prin­ci­pa­les de los ár­bo­les de Aqui­la­ria Aga­llo­cha son in­du­ci­dos a ge­ne­rar su re­si­na pre­cio­sa a tra­vés de in­yec­cio­nes quí­mi­cas. El Oud más pu­ro es más ani­mal, mien­tras

El Oud es un in­gre­dien­te cá­li­do, dul­ce, ri­co, opa­co, in­ten­so, som­brío y bal­sá­mi­co pe­ro, a su vez, muy ani­mal

que el nue­vo Oud ti­ra más a dul­ce. En­tre la gen­te ma­yor co­no­ce­do­ra de es­te ri­co in­gre­dien­te, la ma­ne­ra de pro­bar su pu­re­za es cor­tan­do el Oud con sus pro­pios dien­tes y pro­bar­lo. Si es muy amar­go, es de bue­na ca­li­dad. Y se di­ce que cuan­do el ár­bol sue­na a hue­co, es el mo­men­to de re­co­lec­tar y hay que se­pa­rar la ma­de­ra que no es­tá in­fec­ta­da. De­pen­de de es­te gra­do de pu­re­za que el in­gre­dien­te sea más o me­nos cos­to­so; en al­gu­nos ca­sos, si lo me­di­mos por ki­los, pue­de lle­gar a ser más cos­to­so que el oro. Y aun­que el pre­cio pue­de as­cen­der has­ta los 30.000 dó­la­res por ki­lo por la me­jor ca­li­dad de Oud, es­tos ár­bo­les es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción. Y es que ca­da vez más gen­te apre­cia la be­lle­za de es­te in­gre­dien­te y por to­dos es­tos fac­to­res su pre­cio es­tá au­men­tan­do rá­pi­da­men­te. En Chi­na, don­de tie­ne gran im­pac­to y tam­bién es in­gre­dien­te de mo­da, han sa­bi­do de­tec­tar la va­lía del Oud e in­vier­ten en él por su al­to va­lor y su pre­cio as­cen­den­te. Es­tos vien­tos de Orien­te nos lle­gan hoy en día a Es­pa­ña. Es­ta­mos en pleno des­cu­bri­mien­to de esta ma­de­ra pre­cio­sa y en nues­tro país son so­bre to­do las mar­cas ni­cho y las co­lec­cio­nes pri­va­das de fra­gan­cias las que con­si­guen, con es­te in­gre­dien­te ma­ra­vi­llo­so, acer­car­nos aro­mas ex­tra­or­di­na­rios y exó­ti­cos, he­chi­zán­do­nos con uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos.

Lau­ra Bóz­quez FOR­MA­DO­RA DE SHI­SEI­DO FRA­GAN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.