¿EXIS­TE UNA FA­MI­LIA OL­FA­TI­VA IDEAL PA­RA CA­DA EDAD?

Selectivo - - Formación - Hé­lè­ne Le­paig­neul FOR­MA­DO­RA IN­TER­NA­CIO­NAL EN PER­FU­MES Y DISEÑO

La edad es uno de los fac­to­res que in­flu­yen en el gus­to ol­fa­ti­vo de ca­da per­so­na, va­rian­do du­ran­te to­da su vi­da. A lo lar­go de las pró­xi­mas lí­neas po­dre­mos co­no­cer cuá­les son las pre­fe­ren­cias de fa­mi­lias ol­fa­ti­vas co­rres­pon­dien­tes a ca­da fran­ja de edad pa­ra acer­tar al 100% a la ho­ra de re­co­men­dar una fra­gan­cia, te­nien­do siem­pre en cuen­ta otras va­ria­bles co­mo la per­so­na­li­dad, las ex­pe­rien­cias vi­vi­das, etc.

El mer­ca­do

de la per­fu­me­ría hoy en día nos ofre­ce mi­les de mar­cas y fra­gan­cias, y nos en­con­tra­mos con la ne­ce­si­dad de seg­men­tar por gé­ne­ro, pe­ro tam­bién por edad. En el pun­to de ven­ta, una de las pre­gun­tas más fre­cuen­tes y más ade­cua­das pa­ra fa­ci­li­tar­nos la ta­rea a lo ho­ra de orien­tar el clien­te, so­bre to­do si se tra­ta de un re­ga­lo, es la si­guien­te: ¿ Cuán­tos años va a cum­plir su mu­jer? o ¿ pa­ra qué edad se­ría, más o me­nos? Sin em­bar­go, hoy nos pre­gun­ta­mos si real­men­te exis­te una fa­mi­lia ol­fa­ti­va ideal pa­ra ca­da edad. Ve­re­mos que, aun­que to­do pa­re­ce lle­var­nos a la con­clu­sión de que sí, no es del to­do co­rrec­to y que la fa­mi­lia ol­fa­ti­va pue­de va­riar de­pen­dien­do de mu­chos fac­to­res apar­te de la edad. Por un la­do, po­de­mos de­cir que exis­te una cier­ta re­la­ción en­tre fa­mi­lia ol­fa­ti­va y edad, cen­trán­do­nos en há­bi­tos y pre­fe­ren­cias. Una mu­jer ado­les­cen­te tie­ne su sen­ti­do del ol­fa­to muy desa­rro­lla­do y po­drá de­ci­dir muy rá­pi­da­men­te cuán­do una fra­gan­cia le gus­ta o no. Y sa­lien­do de la in­fan­cia, esa chi­ca jo­ven bus­ca­rá más bien una fra­gan­cia más afru­ta­da o dul­ce. En sus 20 y 30 años, una mu­jer ya tie­ne un sen­ti­do del ol­fa­to más ex­qui­si­to; ha de­ja­do

¿CONOCES LAS PRE­FE­REN­CIAS OL­FA­TI­VAS PA­RA CA­DA FRAN­JA DE EDAD DE LA MU­JER? Exis­te una cier­ta re­la­ción en­tre fa­mi­lia ol­fa­ti­va y edad, cen­trán­do­nos en há­bi­tos y pre­fe­ren­cias

su fra­gan­cia fa­vo­ri­ta de ado­les­cen­cia y ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­ber ad­qui­ri­do ya va­rias fra­gan­cias co­mo pa­ra po­der de­ter­mi­nar la que más le co­rres­pon­de. Tam­bién bus­ca­rá una fra­gan­cia pa­ra mar­car su es­ti­lo, conquistar y cau­ti­var a los de­más. En ese ca­so, se orien­ta­rá más bien a fra­gan­cias flo­ral- orien­ta­les, ama­de­ra­das o con no­ta prin­ci­pal de vai­ni­lla. La en­tra­da en los 40 años, ya su­po­ne te­ner un es­ti­lo pro­pio de vi­da y unas pre­fe­ren­cias cla­ras. Aquí, se orien­tan más ha­cia fra­gan­cias con ca­rác­ter, a al­gu­nos per­fu­mes clá­si­cos atem­po­ra­les. Las fra­gan­cias ama­de­ra­das o es­pe­cia­das re­sul­tan per­fec­tas pa­ra se­guir el rit­mo de vi­da de esa mu­jer di­ná­mi­ca, tan­to en el tra­ba­jo co­mo en reunio­nes o even­tos fa­mi­lia­res. Y pa­ra ter­mi­nar, lle­gan­do a los 60, la mu­jer se iden­ti­fi­ca ló­gi­ca­men­te con un aro­ma es­pe­cí­fi­co, el per­fu­me que com­pró a lo lar­go de su vi­da. Tam­bién es ver­dad que so­le­mos aso­ciar las fra­gan­cias flo­ra­les, co­mo por ejem­plo la ro­sa y el jaz­mín. En es­te ca­so iría­mos ha­cia fra­gan­cias clá­si­cas flo­ra­les, o al­gu­nas otras fra­gan­cias con fa­mi­lia ol­fa­ti­va chi­pre flo­ral. Así que, en cier­ta me­di­da, po­de­mos aso­ciar fa­mi­lia ol­fa­ti­va y edad, pe­ro en la reali­dad, es mu­cho más com­ple­jo. Efec­ti­va­men­te, la edad no es el úni­co fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra una per­so­na a la ho­ra de ele­gir un per­fu­me. El gus­to y pre­fe­ren­cias de­pen­den mu­chí­si­mo de la per­so­na­li­dad de ca­da uno, las ex­pe­rien­cias y la oca­sión en la que quie­ra lle­var la fra­gan­cia, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad que ten­ga. A esos fac­to­res po­de­mos aña­dir el es­ta­do de áni­mo que ca­da uno tie­ne o tam­bién la tem­po­ra­da en la que es­ta­mos. Mu­chas ve­ces nos sor­pren­de­mos al de­cir que nos en­con­tra­mos an­te una fra­gan­cia de ve­rano, en el ca­so de fra­gan­cias cí­tri­cas y afru­ta­das o de in­vierno, en el ca­so de fra­gan­cias in­ten­sas. A la ho­ra de ofre­cer las me­jo­res op­cio­nes a un clien­te en cuan­to a fra­gan­cia, la edad de la per­so­na nos pue­de in­di­car al­gu­nas pre­fe­ren­cias de fa­mi­lias ol­fa­ti­vas, pe­ro no nos ase­gu­ra acer­tar al 100% ya que en­tran mu­chí­si­mos más fac­to­res a la ho­ra de de­fi­nir gus­tos ol­fa­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.