¿CÓ­MO SA­CAR PAR­TI­DO A CA­DA PER­FU­ME?

Más que sa­car­le par­ti­do a un per­fu­me es el per­fu­me el que nos sa­ca par­ti­do a no­so­tros

Selectivo - - Formación - Ade­la Sán­chez Suá­rez FOR­MA­DO­RA DE SHI­SEI­DO FRA­GAN­CIAS

Al mar­gen de la pers­pec­ti­va sub­je­ti­va en cuan­to a la elec­ción de un per­fu­me, el va­lor que apor­ta és­te al con­su­mi­dor es he­te­ro­gé­neo, en cuan­to a que pue­de re­fle­jar y de­fi­nir un es­ta­do de áni­mo, per­so­na­li­dad, es­ti­lo de vi­da, look, re­cuer­dos vi­ta­les, his­to­rias... Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas nos per­mi­ti­rán iden­ti­fi­car la fra­gan­cia idó­nea pa­ra nues­tro clien­te. ¡Adén­tra­te en las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el per­fu­me pa­ra una ven­ta exi­to­sa!

El per­fu­me

ha mar­ca­do la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y evo­lu­cio­na con ella co­mo una for­ma de ex­pre­sión, co­mo un se­llo de iden­ti­dad, co­mo tes­ti­go de una épo­ca, co­mo una obra de ar­te. Hay un per­fu­me pa­ra ca­da mo­men­to y oca­sión, pa­ra ca­da per­so­na, pa­ra ca­da es­ti­lo, pa­ra ca­da eta­pa de la vi­da o tam­bién un per­fu­me pa­ra to­da la vi­da. Hay per­so­nas apa­sio­na­das por los aro­mas con un to­ca­dor va­ria­do y hay quien no se per­fu­ma nun­ca por­que no lo per­ci­be im­por­tan­te. Pe­ro, ¿ qué po­de­mos es­pe­rar de un per­fu­me? ¿ Qué nos pue­de apor­tar? Sin du­da, lo que ca­da per­so­na es­pe­ra de una fra­gan­cia es una ex­pec­ta­ti­va to­tal­men­te sub­je­ti­va, pe­ro en tér­mi­nos ge­né­ri­cos po­de­mos de­cir que un per­fu­me es al­go más que un olor que nos gus­ta o no y, más allá de la fi­ja­ción o du­ra­bi­li­dad - que es uno de los atri­bu­tos más va­lo­ra­dos de un per­fu­me-, lo que un aro­ma nos apor­ta es al­go más que lo me­ra­men­te ol­fa­ti­vo. Más que sa­car­le par­ti­do a un per­fu­me es el per­fu­me el que nos sa­ca par­ti­do a no­so­tros... 1. Pue­de in­fluir en nues­tro es­ta­do de áni­mo. El sen­ti­do del ol­fa­to es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la par­te emo­cio­nal de nues­tro ce­re­bro. Las aguas de co­lo­nia, por ejem­plo, es­tán in­fra­va­lo­ra­das, por­que no ofre­cen esa du­ra­bi­li­dad y fi­ja­ción que to­dos pe­di­mos a un aro­ma, pe­ro co­mo di­jo Jean Clau­de Elle­na “no por es­cu­char la

mú­si­ca más al­ta se dis­fru­ta más”. Co­men­zar el día con los cí­tri­cos y las flo­res de un agua de co­lo­nia nos ha­ce sen­tir ale­gres, enér­gi­cos, vi­go­ro­sos y des­pier­tos. No pier­das la opor­tu­ni­dad de ilu­mi­nar ca­da ma­ña­na con la el bie­nes­tar de una de las con­cen­tra­cio­nes más li­ge­ras de la per­fu­me­ría. 2. De­fi­ne nues­tra per­so­na­li­dad. En pa­la­bras del per­fu­mis­ta Fran­cis Kurk­di­jan, “ele­gir un per­fu­me es co­mo un en­cuen­tro de amor… Hay un per­fu­me pa­ra ca­da per­so­na”. Así es, a to­dos nos gus­ta sen­tir­nos úni­cos y di­fe­ren­tes, que nos di­gan “hue­le a ti”, y el per­fu­me es ese com­ple­men­to que nos dis­tin­gue y nos de­fi­ne. Lo que so­mos y quien so­mos lo ex­pre­sa­mos tam­bién a tra­vés de los sen­ti­dos, de los co­lo­res, de los olo­res...; por eso ele­gir un per­fu­me es de­fi­nir­nos por un aro­ma, una his­to­ria ol­fa­ti­va y un es­ti­lo. 3. De­fi­ne nues­tro es­ti­lo de vi­da. Van­guar­dis­ta, mo­derno, clá­si­co, trans­gre­sor, de­por­ti­vo, trendy, na­tu­ral, eco­ló­gi­co, se­lec­ti­vo o de gran con­su­mo. Hay in­fi­ni­dad de fra­gan­cias y de mar­cas que pue­den ir acor­de a tu for­ma de vi­vir y tus va­lo­res.

4. Es el com­ple­men­to per­fec­to a un look.

El per­fu­me es ese to­que fi­nal que acom­pa­ña a nues­tro ar­ma­rio, nues­tro look del día o del mo­men­to. In­ten­so y so­fis­ti­ca­do pa­ra acom­pa­ñar a un ves­ti­do de no­che; li­ge­ro y elegante pa­ra un look wor­king girl; ver­sá­til, go­lo­so y ro­mán­ti­co pa­ra las más jó­ve­nes… Cam­bia de per­fu­me se­gún tu ro­pa y la oca­sión.

5. Es un re­cuer­do de un mo­men­to im­por­tan­te en nues­tra vi­da.

La pri­me­ra fra­gan­cia que nos re­ga­la­ron, el per­fu­me ele­gi­do pa­ra el día de la boda, el aro­ma de nues­tra ma­dre o pa­dre… Esos per­fu­mes son re­cuer­dos im­bo­rra­bles.

6. Es una his­to­ria con la que nos iden­ti­fi­ca­mos, una obra de ar­te, un de­lei­te.

Los gran­des apa­sio­na­dos del per­fu­me que quie­ren des­mar­car­se de las fra­gan­cias más co­mer­cia­les pa­ra des­cu­brir nue­vos aro­mas y sen­sa­cio­nes en­con­tra­rán en la per­fu­me­ría ni­che to­da una ga­le­ría de ar­te ol­fa­ti­vo, di­fe­ren­cia­dor, úni­co, ex­clu­si­vo. Ca­da per­fu­me tie­ne una his­to­ria que des­cu­brir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.