SIM­BO­LO­GÍA DEL PER­FU­ME CO­MO RE­GA­LO

Qué com­prar y en qué for­ma­to de­be­mos ad­qui­rir­lo siem­pre va uni­do a un ‘pa­ra quién’

Selectivo - - Formación - Ma­rio Díaz-mor IN­TER­NA­TIO­NAL PRO­DUCT TRAI­NER EN PER­FU­MES Y DISEÑO

En fe­chas se­ña­la­das co­mo Na­vi­dad, cumpleaños, Día del Pa­dre o de la Ma­dre, el per­fu­me se con­vier­te en el re­ga­lo es­tre­lla. Sin em­bar­go, de­bes co­no­cer que a la ho­ra de ele­gir el “re­ga­lo” per­fec­to in­flu­yen, ade­más del per­fu­me, el pac­ka­ging, el for­ma­to en el que se pre­sen­ta, los gus­tos y pre­fe­ren­cias del des­ti­na­ta­rio, etc.

¿ Cuán­tas ve­ces

nos he­mos en­con­tra­do un per­fu­me en­tre los re­ga­los de las fies­tas de Na­vi­dad? O ¿ cuán­tas ve­ces te­nía­mos un com­pro­mi­so y nues­tra reac­ción ha si­do es­co­ger ese úl­ti­mo per­fu­me del que to­dos ha­blan pe­ro que na­die co­no­ce? A la ho­ra de ha­cer un re­ga­lo en fe­chas se­ña­la­das, el per­fu­me es un re­cur­so muy so­co­rri­do pe­ro ¿ es lo más acer­ta­do? Des­de tiem­pos in­me­mo­ra­bles el per­fu­me ha si­do sím­bo­lo de lu­jo. El ar­te de la ela­bo­ra­ción de per­fu­mes na­ció en Egip­to, desa­rro­lla­do pos­te­rior­men­te por los ára­bes y los ro­ma­nos; des­de aque­llos tiem­pos y has­ta el día de hoy, el per­fu­me ha si­do una mar­ca de iden­ti­fi­ca­ción per­so­nal. Si nos po­ne­mos téc­ni­cos, di­ría­mos que ca­da “na­riz” es un mun­do, aun así, nos arries­ga­mos a ha­cer ese re­ga­lo. ¿ Por qué to­ma­mos la de­ci­sión de aven­tu­rar­nos a re­ga­lar una fra­gan­cia? El fac­tor pu­bli­ci­dad atrae mu­cho al ojo de con­su­mi­dor y, al mis­mo tiem­po, las fir­mas más asen­ta­das sue­len con­ver­tir­se en la pri­me­ra op­ción pa­ra aque­llos que des­cono-

cen el mun­do de la per­fu­me­ría. Ade­más, el fras­co es un ele­men­to de per­sua­sión pa­ra el clien­te, ya que le apor­ta va­lor aña­di­do co­mo de­co­ra­ción.

¿ Có­mo acer­tar?

En cuan­to a for­ma­to de re­ga­lo y có­mo acer­tar con el per­fu­me, ca­da vez son más las op­cio­nes que en­con­tra­mos en los pun­tos de ven­ta, des­de la fra­gan­cia con su pac­ka­ging a los co­fres con dos ta­ma­ños de fra­gan­cia, o fra­gan­cias con pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca. Siem­pre con pre­sen­ta­cio­nes muy atrac­ti­vas que nos in­vi­tan a ad­qui­rir es­tos ar­tícu­los y acer­tar con el re­ga­lo per­fec­to. Por tan­to, qué com­prar y en qué for­ma­to de­be­mos ad­qui­rir­lo siem­pre va uni­do a un “pa­ra quién”. La cues­tión es ¿ có­mo acer­tar? Te­ne­mos la op­ción de ir de­sen­fa­da­dos y a la aven­tu­ra, es­co­ger una fra­gan­cia con nues­tro cri­te­rio y de­ter­mi­nar des­de nues­tro pun­to de vis­ta que se­rá un acier­to ase­gu­ra­do. Pe­ro, por otra par­te, y sien­do más con­ser­va­do­res, la idea es sa­ber qué fra­gan­cia usa o qué ti­po de aro­mas son sus pre­fe­ri­dos. Y, a par­tir de esta in­for­ma­ción, es tan sim­ple co­mo en­trar en in­ter­net y ha­cer una bús­que­da de fra­gan­cias se­gún las fa­mi­lias ol­fa­ti­vas o ir a los pun­tos de ven­ta y que las pro­fe­sio­na­les nos ayu­den a en­con­trar la fra­gan­cia que más ca­se con el des­ti­na­ta­rio al que va di­ri­gi­do el re­ga­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.