Sie­te con­se­jos pa­ra pa­dres de ge­me­los.

16 to­mas al día, 14 cam­bios de pa­ña­les, el do­ble de mu­das... Con dos be­bés el tra­ba­jo se du­pli­ca, pe­ro, cuan­do con­si­gues or­ga­ni­zar­te, tam­bién lo ha­cen las satisfacciones que da la ma­ter­ni­dad. Te ayu­da­mos a con­se­guir­lo.

Ser Padres - - SUMARIO - Por: Eli­sa B. Ase­so­ra­mien­to: Aso­cia­ción Ma­dri­le­ña de Par­tos Múl­ti­ples (AMAPAMU).

Si los co­mien­zos en ca­sa con un re­cién na­ci­do son di­fí­ci­les, la co­sa se com­pli­ca bas­tan­te con dos be­bés. Cuan­do la in­fi­ni­dad de ru­ti­nas, ta­reas y preo­cu­pa­cio­nes que con­lle­va la ma­ter­ni­dad se du­pli­ca, es nor­mal sen­tir­se des­bor­da­da. Sin em­bar­go, si co­no­ces de an­te­mano al­gu­nos tru­cos pa­ra or­ga­ni­zar­te se­rá más fá­cil evi­tar, o al menos re­du­cir bas­tan­te, el es­trés que ge­ne­ra la si­tua­ción.

Ba­sán­do­nos en la ex­pe­rien­cia de otras ma­dres de ge­me­los o me­lli­zos, te da­mos las pau­tas pa­ra que la ex­pe­rien­cia de tener dos ni­ños de gol­pe no so­lo su­pon­ga el do­ble de tra­ba­jo, tam­bién el do­ble de fe­li­ci­dad.

1 Ellos son lo pri­me­ro

Con dos re­cién na­ci­dos en ca­sa no que­da tiem­po pa­ra na­da. Es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer prio­ri­da­des y lo pri­me­ro son los be­bés. Hay que adap­tar­se al rit­mo vi­tal de ca­da pe­que­ño, a sus to­mas diur­nas y noc­tur­nas, a las ru­ti­nas de hi­gie­ne, a los ci­clos de vi­gi­lia y sue­ño de ca­da ni­ño…

¿Por qué? Res­pe­tar los rit­mos y ne­ce­si­da­des de un re­cién na­ci­do du­ran­te sus pri­me­ras se­ma­nas de vi­da siem­pre es im­por­tan­te, pe­ro más aún en los par­tos múl­ti­ples. En es­tos ca­sos es ha­bi­tual que los be­bés naz­can ba­jos de peso o con sig­nos de pre­ma­tu­ri­dad. Y es esen­cial ser es­cru­pu­lo­so con los cuidados del pre­ma­tu­ro, por­que así se fa­vo­re­ce su evo­lu­ción.

2 Pe­ro tú tam­bién eres MUY im­por­tan­te

Tie­nes que re­cu­pe­rar­te de un em­ba­ra­zo ¡y dos par­tos! Hay pun­tos que cu­rar, can­san­cio acu­mu­la­do, cam­bios fí­si­cos y hor­mo­na­les… Y mien­tras to­do es­to ocu­rre, de­bes seguir las ru­ti­nas de dos re­cién na­ci­dos, lo que su­po­ne un gran es­fuer­zo fí­si­co y psi­co­ló­gi­co. La prio­ri­dad son los be­bés, pe­ro ma­má les si­gue de cer­ca. Di­fí­cil­men­te los ni­ños van a es­tar bien si tú te en­cuen­tras al bor­de de la ex­te­nua­ción.

¿Có­mo? Ten­drás que apren­der a ha­cer la vis­ta gor­da si la co­ci­na no es­tá co­mo te gus­ta­ría y pos­po­ner (sin re­mor­di­mien­tos) las vi­si­tas de ami­gos y fa­mi­lia­res pa­ra cuan­do te en­cuen­tres me­jor. Y ha­blan­do de vi­si­tas y de or­ga­ni­za­ción, no es­tá de más pe­dir (cuan­do ha­ya con­fian­za) re­ga­los prác­ti­cos y ne­ce­sa­rios. La otra op­ción es ex­po­ner­se a re­ci­bir 20 fal­do­nes pre­cio­sos pe­ro na­da fun­cio­na­les.

3 Grá­ba­te­lo a fue­go: Tú so­la no pue­des

Los pri­me­ros me­ses son com­pli­ca­dos. Los días trans­cu­rren en­tre pa­ña­les y to­mas, hay que apren­der a ali­men­tar a dos be­bés al mis­mo tiem­po, des­cu­brir qué cal­ma a ca­da uno, dis­po­ner de to­ne­la­das de ro­pa in­fan­til lim­pia… Tan im­por­tan­te es asu­mir el gran es­fuer­zo que su­po­ne criar a dos hi­jos co­mo de­jar­se ayu­dar.

¿Por qué? La sa­lud fí­si­ca y men­tal de la mu­jer es más frá­gil tras un par­to múl­ti­ple. Se­gún una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el Ins­ti­tu­to de Sa­lud In­fan­til de la Universidad de Bris­tol (In­gla­te­rra), las ma­dres de ge­me­los son más pro­pen­sas a su­frir de­pre­sión pos­par­to que las ma­dres de ni­ños na­ci­dos con un in­ter­va­lo de dos años en­tre el alum­bra­mien­to de ca­da uno.

Aho­ra que el pa­dre dis­fru­ta de cua­tro se­ma­nas de ba­ja pue­de par­ti­ci­par más ple­na­men­te en el cui­da­do de los be­bés, pe­ro es po­si­ble que al prin­ci­pio tam­bién ha­ga fal­ta una ter­ce­ra mano (la abue­la, una her­ma­na, una pri­ma o una bue­na ami­ga) que se ocu­pe de la com­pra y de or­ga­ni­zar un po­qui­to la ca­sa.

Es­tar acom­pa­ña­da, por ejem­plo, de una de las abue­las o de una cui­da­do­ra (aun­que sea a ra­ti­tos) te da­rá un res­pi­ro y te per­mi­ti­rá po­der echar­te una ca­be­za­di­ta pa­ra re­po­ner fuer­zas o, al menos, du­char­te tran­qui­la­men­te.

4 An­ti­cí­pa­te

Ha­cer cual­quier co­sa, por sim­ple que sea, co­mo bus­car o lim­piar un chu­pe­te con un ni­ño llo­ran­do es es­tre­san­te; con dos, es des­qui­cian­te. Por eso con­vie­ne apro­ve­char los ra­ti­tos en los que es­tán tran­qui­los pa­ra an­ti­ci­par­se a las si­tua­cio­nes.

¿Có­mo? La cla­ve no es­tá so­lo en te­ner­lo to­do a mano, sino pre­pa­ra­do pa­ra usar. Por ejem­plo, mien­tras los ni­ños duer­men, pue­des apro­ve­char pa­ra re­po­ner los pa­ña­les de la bol­sa de pa­seo, pre­pa­rar la ro­pa pa­ra sa­lir lue­go a la ca­lle o co­ci­nar y con­ge­lar co­mi­da en fiam­bre­ras.

5 Procura que es­tén jun­tos el ma­yor tiem­po po­si­ble

¿Qué me­jor ma­ne­ra de adap­tar­se a la vi­da ex­te­rior que en con­tac­to con­ti­nuo con ese her­mano al que co­no­cen des­de an­tes de na­cer? Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do por la Universidad de Pa­dua (Ita­lia) en 2010, los ge­me­los y me­lli­zos co­mien­zan a in­ter­ac­tuar des­de el cuar­to mes de em­ba­ra­zo: se aca­ri­cian, se aga­rran, se abra­zan, se gol­pean… ¡In­clu­so juegan el uno con el otro!

Ese con­tac­to con­ti­nuo den­tro del útero ma­terno les da se­gu­ri­dad. Y cuan­do nacen, sen­tir cer­ca al her­mano les cal­ma. Se ha com­pro­ba­do que los ge­me­los evo­lu­cio­nan me­jor si es­tán cer­ca. ¿En la mis­ma cu­na? In­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en Reino Uni­do afir­man que el co­le­cho en­tre ge­me­los y me­lli­zos les ayu­da a dor­mir más pro­fun­da­men­te y a sin­cro­ni­zar sus pa­tro­nes de sue­ño, tan­to pa­ra dor­mir­se co­mo pa­ra des­per­tar­se, lo que ayu­da tam­bién a sin­cro­ni­zar en un pla­zo me­dio sus ho­ra­rios de ali­men­ta­ción. Cuan­do los be­bés com­par­ten cu­na es im­por­tan­te tener en cuen­ta unas me­di­das de se­gu­ri­dad: Co­lo­car la cu­na jun­to a tu ca­ma. No usar al­moha­das o toa­llas en­ro­lla­das pa­ra se­pa­rar a los be­bés. Po­ner a los ni­ños siem­pre bo­ca arri­ba o de la­do. Sus­ti­tuir la ro­pa de cu­na por sa­cos de dor­mir, pa­ra evi­tar que se ta­pen la ca­ra con las sá­ba­nas.

No abri­gar­les de­ma­sia­do. Al es­tar jun­tos, ellos mis­mos se dan ca­lor.

6 Apun­ta to­do lo que les pa­sa a tus hi­jos

Con dos re­cién na­ci­dos en ca­sa, se pier­de la no­ción del tiem­po y es fá­cil no sa­ber quién ha he­cho qué, ni cuán­do, ni có­mo… Apun­tar­lo to­do es la me­jor for­ma de man­te­ner el con­trol de la si­tua­ción.

To­dos in­for­ma­dos

Pa­dre, ma­dre, cui­da­do­ra… quien se en­cuen­tra a car­go de los ni­ños en ca­da mo­men­to sa­be có­mo han trans­cu­rri­do las úl­ti­mas ho­ras o días y co­la­bo­ra en que así si­ga sien­do.

To­do «en or­den»

La cos­tum­bre de ano­tar per­mi­te ver con cla­ri­dad có­mo evo­lu­cio­na ca­da be­bé, in­clu­so ayu­da a pre­ver días ma­los. Así, por ejem­plo, si un ni­ño se mues­tra llo­ro­so e in­quie­to y com­pro­ba­mos que lle­va tres días es­tre­ñi­do, sa­bre­mos a qué se de­be y re­sul­ta­rá más sen­ci­llo po­ner­le re­me­dio. La op­ción de ano­tar en un bloc no es ma­la, pe­ro es más vi­sual ha­cer en un fo­lio una ta­bla se­ma­nal con las 24 ho­ras del día.

Di­bu­ja la ta­bla y fo­to­có­pia­la va­rias ve­ces. Si ha­ces 16 co­pias ten­drás pa­ra 8 días (hay que uti­li­zar una ta­bla por ni­ño).

Lue­go, úni­ca­men­te tie­nes que de­jar­las jun­to a un bo­lí­gra­fo en un si­tio accesible y a la vis­ta (so­bre un mue­ble de la co­ci­na o con imán en la ne­ve­ra, por ejem­plo). Así po­drás ir ano­tan­do to­do lo relacionado con la ali­men­ta­ción, de­po­si­cio­nes, va­cu­nas, to­mas de me­di­ca­men­tos o vi­ta­mi­nas, vi­si­tas al pe­dia­tra, pe­rio­dos de sue­ño o ma­les­ta­res de los be­bés.

Los pri­me­ros días cuesta acos­tum­brar­se a es­cri­bir, pe­ro pron­to com­pro­ba­rás su uti­li­dad: las ta­blas per­mi­ten con­tro­lar a los be­bés de un sim­ple vis­ta­zo.

7 Hu­ye de la per­fec­ción

Cuan­do la ca­sa se con­vier­te de re­pen­te en un hos­pi­tal-guar­de­ría es fá­cil per­der los ner­vios. Al menos du­ran­te un tiem­po, ten­drás que dar­te per­mi­so pa­ra ser im­per­fec­ta. Ade­más, aho­ra no pue­des con­fiar mu­cho en tu me­mo­ria, pues la fal­ta de sue­ño y el can­san­cio ha­cen es­tra­gos en ella muy pron­to.

¿Có­mo? Ya no pue­des es­tar dis­po­ni­ble pa­ra to­do y pa­ra to­dos. Es­to sig­ni­fi­ca: apren­der a de­cir «no pue­do» sin re­mor­di­mien­tos, ba­jar el lis­tón de au­to­exi­gen­cia y de­le­gar al­gu­nas ta­reas, aun­que no se re­suel­van co­mo te gus­ta­ría.

Pa­ra ha­cer fren­te al caos que pue­de sur­gir, re­sul­ta muy útil ela­bo­rar lis­tas de co­sas pen­dien­tes. Te­ner­lo to­do por es­cri­to ayu­da a prio­ri­zar y a pla­ni­fi­car el día a día. Así se re­du­cen los ol­vi­dos y, en con­se­cuen­cia, el es­trés.

Es nor­mal tener sen­ti­mien­tos de frus­tra­ción, te­mo­res y du­das.

No eres peor ma­dre por ello. Son par­te del pro­ce­so de adap­ta­ción a los cam­bios que su­po­ne tener ya no uno sino dos hi­jos. Si com­par­tes es­tas emo­cio­nes con tu pa­re­ja o con otras per­so­nas cer­ca­nas, te sen­ti­rás mu­cho me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.