Des­de que va a la guar­de­ría se ha vuel­to un pe­gón.

Mi hi­jo Daniel, de 10 me­ses, ha em­pe­za­do a ir a la es­cue­la in­fan­til. Des­de en­ton­ces, es­tá bas­tan­te más agre­si­vo. Rosa (email)

Ser Padres - - SUMARIO - Res­pon­de Lu­ciano Montero, Doc­tor en psi­co­lo­gía Au­tor del li­bro La aven­tu­ra de cre­cer

Hay que tener en cuen­ta que el in­gre­so en la guar­de­ría cons­ti­tu­ye pa­ra el ni­ño to­da una re­vo­lu­ción. Has­ta ese mo­men­to so­lo co­no­ce un mun­do, que es el mun­do de su ca­sa, y de pron­to se en­cuen­tra en un am­bien­te, en una «so­cie­dad», to­tal­men­te di­fe­ren­te. Es el pri­mer cam­bio de am­bien­te so­cial que co­no­ce en su vi­da y se tra­du­ce, nor­mal­men­te, en cam­bios en su com­por­ta­mien­to. No es di­fí­cil en­con­trar las cau­sas. Pa­ra em­pe­zar, en la guar­de­ría los es­pa­cios sue­len ser más abier­tos y las ac­ti­vi­da­des, más va­ria­das. Un as­pec­to im­por­tan­te de esas no­ve­da­des es que el ni­ño des­cu­bre el mun­do de los igua­les. To­dos juegan, co­rre­tean, gri­tan. El com­por­ta­mien­to en gru­po tien­de al tu­mul­to, in­clu­so al arre­ba­to, aun­que los edu­ca­do­res pro­cu­ren con­tro­lar y ca­na­li­zar esa ener­gía.

A ello se aña­de un ele­men­to fun­da­men­tal: el de la imi­ta­ción. Los ni­ños se imi­tan unos a otros, ha­llan nue­vos mo­de­los de com­por­ta­mien­to y, fi­ján­do­se en ellos, en­sa­yan nue­vas con­duc­tas. Así que en­tre to­dos apren­den, en­tre otras co­sas, a « ha­cer ton­te­rías » , gri­tar, pa­ta­lear y es­to ani­ma a los pe­que­ños a pro­bar nue­vos «papeles», so­bre to­do aque­llos que nun­ca ha­bían prac­ti­ca­do an­tes. To­do es­to for­ma par­te de su desa­rro­llo so­cial y hay que ver­lo co­mo al­go en con­jun­to po­si­ti­vo. Así que no es de ex­tra­ñar que re­gre­sen a ca­sa equi­pa­dos con esas nue­vas ad­qui­si­cio­nes. Lo que ocu­rre es que en­tre esas «ha­bi­li­da­des» pue­de ha­ber al­gu­nas co­mo pe­gar, gri­tar o in­sul­tar que, ló­gi­ca­men­te, ex­tra­ñan e in­co­mo­dan a los pa­dres.

An­te es­ta si­tua­ción, los pa­dres tie­nen que en­ten­der, por un la­do, que se tra­ta de un fe­nó­meno nor­mal, fre­cuen­te y has­ta cier­to pun­to po­si­ti­vo. Por otro la­do, si el ni­ño se ex­ce­de, ten­drán que pu­lir sus ex­ce­sos.

Ya sa­be­mos que a es­tas eda­des las ra­bie­tas son nor­ma­les y la ac­ti­tud a adop­tar an­te ellas con­sis­te en ha­cer ga­la de au­to­con­trol y de­jar­las pa­sar sin más, sin per­mi­tir que el ni­ño las use pa­ra ti­ra­ni­zar a sus pa­dres. Pe­ro si la agre­si­vi­dad del ni­ño to­ma la for­ma, por ejem­plo, de ara­ñar o ti­rar del pe­lo, lo me­jor es de­cir­le con fir­me­za y cla­ri­dad que eso no se ha­ce y sus­pen­der mo­men­tá­nea­men­te to­da co­mu­ni­ca­ción con él, dán­do­le la es­pal­da y de­ján­do­le so­lo.

En ge­ne­ral, hay que con­fiar en que es­tas cri­sis son pa­sa­je­ras y en que el ejem­plo de los pa­dres y el buen cli­ma fa­mi­liar son los que aca­ba­rán pre­va­le­cien­do a la ho­ra de mo­de­lar la con­duc­ta del ni­ño, jun­to con elo­gios cuan­do hay bue­nos com­por­ta­mien­tos.

No se tra­ta de criar ni­ños apo­ca­dos y ca­ren­tes de es­pon­ta­nei­dad, pe­ro los bro­tes ex­ce­si­vos de agre­si­vi­dad de­ben co­rre­gir­se an­tes de que se afian­cen co­mo un ras­go es­ta­ble de su ca­rác­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.