Ru­ti­nas pa­ra dor­mir a un re­cién na­ci­do.

El sue­ño del re­cién na­ci­do es im­pre­de­ci­ble y hay que de­jar que así sea. No de­be­mos in­ten­tar cam­biar­lo, so­lo fa­vo­re­cer­lo con las me­jo­res con­di­cio­nes. ¿Có­mo lo­grar­las?

Ser Padres - - SUMARIO - Por: L. G. y M. R. Ase­sor: Doc­tor Gon­za­lo Pin, pe­dia­tra, je­fe de la Uni­dad del Sue­ño del Hos­pi­tal Qui­rón de Valencia.

La for­ma de dor­mir del re­cién na­ci­do nos pue­de pa­re­ce caó­ti­ca, pe­ro en reali­dad des­can­sa cuán­to y cuán­do lo ne­ce­si­ta. Tu hi­jo pre­ci­sa un tiem­po pa­ra acos­tum­brar­se a la vi­da fue­ra del útero, ese pa­raí­so donde to­das sus ne­ce­si­da­des es­ta­ban cu­bier­tas. Aho­ra sus tiem­pos es­tán de­ter­mi­na­dos por sen­sa­cio­nes que no pue­de con­tro­lar: ham­bre, pa­ña­les su­cios, mo­les­tias en la tri­pi­ta… que apa­re­cen a in­ter­va­los irre­gu­la­res. El ham­bre, por ejem­plo, a ve­ces vuel­ve a la me­dia ho­ra de la to­ma y otras no apa­re­ce has­ta pa­sa­das cua­tro ho­ras. Ade­más, los ci­clos de sue­ño de un be­bé son mu­cho más cor­tos que los de los adul­tos, lo que pro­pi­cia que se des­pier­te más fá­cil­men­te.

No dis­tin­gue día y no­che

En el re­cién na­ci­do la se­cre­ción de me­la­to­ni­na (hor­mo­na que in­du­ce el sue­ño) es muy ba­ja y con­ti­nua. Es de­cir, no apa­re­ce de no­che y des­apa­re­ce de día co­mo en los adul­tos. Ade­más, eso del día y la no­che es al­go to­tal­men­te nue­vo pa­ra él, en el útero no ha­bía di­fe­ren­cias de luz. Tie­ne que acos­tum­brar­se. Has­ta las cua­tro- ocho se­ma­nas, no sue­le ad­qui­rir un rit­mo día-no­che ade­cua­do. Pa­ra ayu­dar­le en es­te pro­ce­so:

In­ten­ta ex­po­ner a tu hi­jo el ma­yor tiem­po po­si­ble a la luz na­tu­ral, so­bre to­do por la ma­ña­na, y procura que re­ci­ba menos luz a úl­ti­ma ho­ra del día.

En la me­di­da de lo po­si­ble, rea­li­za sus ru­ti­nas y cuidados co­ti­dia­nos siem­pre en el mis­mo ho­ra­rio. Lo ideal es dar­le un ba­ño re­la­jan­te a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, pe­ro si por lo que sea no pue­des, no te ago­bies, tam­po­co pa­sa na­da. Lo más im­por­tan­te es que lle­ves a ca­bo sus cuidados con tran­qui­li­dad.

Procura que las to­mas noc­tur­nas sean tran­qui­las, sin luz o con la mí­ni­ma po­si­ble.

¿Es ma­lo que se duer­ma en bra­zos?

No es ma­lo, es ló­gi­co. El re­cién na­ci­do ne­ce­si­ta tener cer­ca a su ma­dre o a su pa­dre (lo co­no­ci­do) pa­ra sen­tir­se se­gu­ro. En con­tac­to con vues­tros cá­li­dos bra­zos se re­la­ja y le re­sul­ta más fá­cil con­ci­liar ese sue­ño que a ve­ces se le re­sis­te. No se ma­la­cos­tum­bra por co­ger­le.

Si den­tro de unos me­ses si­gue dur­mién­do­se así, y a ti no te im­por­ta, tam­po­co pa­sa na­da. Tú de­ci­des. Eres tú, co­mo ma­dre, quien sa­be lo que ne­ce­si­ta tu hi­jo en ca­da mo­men­to pun­tual y quien de­be de­ci­dir qué pau­tas edu­ca­ti­vas seguir.

Du­ran­te los pri­me­ros me­ses de vi­da el sue­ño de­pen­de, so­bre to­do, de la ali­men­ta­ción.

Lo ha­bi­tual es que el re­cién na­ci­do duer­ma 16 o 17 ho­ras dia­rias, pe­ro tam­po­co pa­sa na­da si tu hi­jo lo ha­ce más o menos ho­ras, siem­pre que es­té cre­cien­do sano y con­ten­to.

Ca­da be­bé tie­ne unas ne­ce­si­da­des de sue­ño dis­tin­tas. No hay que for­zar­les a dor­mir cuan­do su ce­re­bro no lo ne­ce­si­ta.

¿Qué ha­go si se duer­me al pe­cho?

Na­da, de­jar­le dor­mir. Es nor­mal que un re­cién na­ci­do se duer­ma al pe­cho: se sien­te a gus­to con su ma­dre, es­tá sa­cia­do y can­sa­do (por­que pa­ra él la más mí­ni­ma ac­ti­vi­dad su­po­ne un es­fuer­zo) y, al fi­nal, se duer­me ma­man­do. No se pue­de ha­cer na­da pa­ra evi­tar­lo.

No pa­sa na­da por per­mi­tir que se pa­se un ra­ti­to con el pe­zón en la bo­ca y lue­go acos­tar­le. Cuan­do sea un po­co ma­yor, pue­des in­ten­tar es­pa­bi­lar­le un po­co pa­ra que sea cons­cien­te de es­tar dur­mién­do­se en su cu­na y pre­ve­nir fu­tu­ros pro­ble­mas de sue­ño. Pe­ro aho­ra no in­ten­tes des­per­tar­le, dé­ja­le des­can­sar.

A ve­ces pa­re­ce que res­pi­ra mal

Cuan­do los be­bés es­tán res­fria­dos es ha­bi­tual que emi­tan le­ves silbidos res­pi­ra­to­rios mien­tras duer­men, pues sus vías aé­reas son muy fi­nas y se es­tre­chan aún más si se in­fla­man a cau­sa de un ca­ta­rro. Pue­des re­gu­lar la hu­me­dad del am­bien­te con un hu­mi­di­fi­ca­dor (pre­via con­sul­ta con su pe­dia­tra) que ayu­de a rehi­dra­tar las mu­co­sas de las vías res­pi­ra­to­rias.

Si el be­bé res­pi­ra mal pe­ro no es­tá res­fria­do, lo más prudente es con­sul­tar con su pe­dia­tra pa­ra que com­prue­be si tie­ne al­gu­na in­fec­ción en las amíg­da­las o en las ve­ge­ta­cio­nes que le obli­ga a res­pi­rar por la bo­ca por­que le ta­po­na la na­riz.

¿Por qué se mue­ve tan­to?

Pro­ba­ble­men­te se en­cuen­tre en una fa­se de sue­ño más su­per­fi­cial o en la fa­se de sue­ño ac­ti­vo REM, que se ca­rac­te­ri­za por una gran ac­ti­vi­dad men­tal. La res­pi­ra­ción se ha­ce más irre­gu­lar y un po­co más rá­pi­da, el be­bé pue­de mo­ver brus­ca­men­te bra­zos y pier­nas y ha­cer mue­cas con la ca­ra y, si te fi­jas, pue­des ob­ser­var có­mo se mue­ven los ojos ba­jo los pár­pa­dos. De ahí su nom­bre: REM (ra­pid

eye mo­ve­ment). En es­ta fa­se, el sue­ño es más li­ge­ro y, por es­ta ra­zón, re­sul­ta más fá­cil que el pe­que­ño se des­pier­te an­te un so­bre­sal­to.

Los adul­tos al­ter­na­mos in­dis­tin­ta­men­te la fa­se REM de sue­ño li­ge­ro con la NREM, pe­ro los be­bés pa­san bas­tan­te más tiem­po en la eta­pa REM que se ca­rac­te­ri­za por una gran ac­ti­vi­dad men­tal, ne­ce­sa­ria pa­ra el ex­tra­or­di­na­rio desa­rro­llo que se es­tá pro­du­cien­do en su ce­re­bro.

En re­su­men, los mo­vi­mien­tos brus­cos del be­bé du­ran­te el sue­ño for­man par­te un pro­ce­so de ma­du­ra­ción e irán des­apa­re­cien­do po­co a po­co.

¿Moi­sés o cu­na?

Los moi­sés y las mi­ni cu­nas tie­nen un ta­ma­ño ideal pa­ra los pri­me­ros me­ses de vi­da ( al be­bé le gus­ta dor­mir re­co­gi­di­to, co­mo es­ta­ba en el útero ma­terno). Ade­más, tie­nen la ven­ta­ja de que se pue­den tras­la­dar más fá­cil­men­te por la ca­sa, pa­ra tener siem­pre al ni­ño cer­ca. Pe­ro no son im­pres­cin­di­bles pa­ra que duer­ma bien.

El be­bé de­be dor­mir donde se sien­ta se­gu­ro y có­mo­do, sea es­te un lu­gar gran­de o pe­que­ño. Por es­ta ra­zón, tam­po­co es prudente acon­se­jar una edad con­cre­ta pa­ra cam­biar­le del moi­sés a la cu­na o de la cu­na a la ca­ma. Es­to va a de­pen­der de los gus­tos de ca­da ni­ño.

La cu­na de­be ser se­gu­ra y có­mo­da:

Eso sí, nun­ca hay que in­ten­tar ha­cer la cu­na más pe­que­ña co­lo­can­do co­ji­nes o mu­ñe­cos en los la­te­ra­les, pues es­to au­men­ta el ries­go de muer­te sú­bi­ta del lac­tan­te (por as­fi­xia). Ade­más, el ni­ño irá cre­cien­do, se mo­ve­rá ca­da día más, y po­dría las­ti­mar­se con es­tos ob­je­tos.

Ha de tener la mar­ca UE, que ga­ran­ti­za que cum­ple las me­di­das mí­ni­mas de se­gu­ri­dad. Si te pres­tan una cu­na, com­prue­ba que es así.

No de­be lle­var ele­men­tos que el be­bé pue­da arran­car o cla­var­se.

Si tie­ne ba­rro­tes, los bor­des se­rán ro­mos, lo más li­sos po­si­bles, y guar­da­rán en­tre sí su­fi­cien­te dis­tan­cia pa­ra im­pe­dir que la cabeza del pe­que­ño pue­da en­ca­jar­se en­tre ellos.

El so­mier de­be ser rí­gi­do. Es con­ve­nien­te que se pue­da su­bir y ba­jar pa­ra au­men­tar la pro­fun­di­dad a me­di­da que crez­ca el be­bé.

La al­tu­ra del col­chón has­ta el bor­de de la cu­na ha de ser de unos 40 cen­tí­me­tros.

Es im­por­tan­te que el col­chón sea fir­me y que se ajus­te muy bien al ta­ma­ño de la cu­na, de for­ma que no que­den hue­cos por donde po­dría co­lar­se un bra­zo o una pier­na del ni­ño. Se re­co­mien­da que lle­ve una fun­da que se pue­da qui­tar y la­var y que el re­lleno sea hi­poa­ler­gé­ni­co. Es me­jor evi­tar los col­cho­nes ple­ga­bles, o al menos usar­los es­po­rá­di­ca­men­te, ya que di­fi­cul­tan el des­can­so.

Cui­da­do con los ador­nos: pe­ga­ti­nas, ju­gue­tes, etc. Ob­via­men­te, tam­bién de­ben cum­plir las nor­ma­ti­vas de la UE en pin­tu­ras, tó­xi­cos y pie­zas pe­que­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.