De­jar el bi­be­rón sin trau­mas.

¿Es­tán lis­tos pa­ra re­nun­ciar a su que­ri­do bi­be? ¿Có­mo les en­se­ña­mos a be­ber en una ta­za o va­so?

Ser Padres - - SUMARIO - POR: Ma­ri­sa Corral

Una ba­za que jue­ga a fa­vor de la eli­mi­na­ción del bi­be­rón es el pro­pio in­te­rés del crío por cre­cer

Re­be­ca em­pe­zó a pro­bar la fru­ta al cum­plir seis me­ses. Pa­ra ella fue un mo­men­to tras­cen­den­tal: no so­lo des­cu­brió que los plá­ta­nos le gus­ta­ban mu­cho, sino que por pri­me­ra vez en su vi­da to­mó con­tac­to con dos ex­tra­ños ar­ti­lu­gios que se lla­man cu­cha­ra y pla­to.

Por aquel en­ton­ces Re­be­ca aún to­ma­ba mu­chos bi­be­ro­nes. Pe­ro es­to to­da­vía no preo­cu­pa­ba a sus pa­pás, les pa­re­cía to­tal­men­te nor­mal. «¿Có­mo no va a to­mar bi­be­ro­nes un be­bé de seis me­ses?», pen­sa­ban ellos en esa épo­ca.

Aho­ra Re­be­ca tie­ne ca­si un año y su die­ta ya es bas­tan­te va­ria­da. A la ho­ra de co­mer se sien­ta a la me­sa con to­dos y ma­má po­ne a su al­can­ce unos pe­que­ños cu­bier­tos pa­ra que em­pie­ce a ma­ne­jar­se so­la. Co­mo aún no de­mues­tra mu­cha ma­ña – el pu­ré sue­le aca­bar es­tre­lla­do so­bre al­gún mo­fle­te–, mien­tras ella en­sa­ya con­cien­zu­da­men­te con su cu­cha­ri­ta (y se po­ne bas­tan­te per­di­da de man­chas), pa­pá com­ple­ta la in­ges­ta con otra, acer­tan­do al­go más en la dia­na.

Sin em­bar­go, a pe­sar de que ca­si to­dos los días Re­be­ca co­me con su fa­mi­lia, el bi­be­rón con­ti­núa sien­do un ins­tru­men­to in­sus­ti­tui­ble pa­ra ella. Sus pro­ge­ni­to­res, que la ven ma­du­rar tan de­pri­sa en otros ám­bi­tos de su desa­rro­llo, em­pie­zan a pre­gun­tar­se: «¿No de­be­ría nues­tra hi­ja ol­vi­dar­se ya, de una vez, del bi­be­rón?».

Ca­da nue­vo avan­ce lle­va su tiem­po

En las consultas de los pe­dia­tras mu­chos pa­dres de ni­ños de un añi­to pre­gun­tan con fre­cuen­cia si su hi­jo no es al­go ma­yor pa­ra seguir usan­do el bi­be­rón. A ve­ces tie­nen de­ma­sia­da pri­sa. No es ne­ce­sa­rio for­zar al ni­ño a aban­do­nar­lo. Hay que tener pa­cien­cia y com­pren­der que, pa­ra el be­bé, su­pe­rar ca­da eta­pa lle­va su tiem­po. En oca­sio­nes, los pa­pás pien­san que es me­jor que su be­bé ma­du­re cuan­to an­tes. Pe­ro ca­da pro­gre­so lle­ga en su mo­men­to. Hay críos que aban­do­nan el bi­be­rón muy pron­to y otros que con­ti­núan usán­do­lo du­ran­te me­ses. La ma­du­rez –igual que la in­te­li­gen­cia– se eva­lúa ob­ser­van­do va­rios as­pec­tos en con­jun­to, no uno so­lo en par­ti­cu­lar.

Pe­ro en­ton­ces, ¿has­ta qué edad se con­si­de­ra ló­gi­co que los ni­ños lo uti­li­cen? Al­re­de­dor del año y me­dio es una edad ra­zo­na­ble pa­ra que va­yan su­pri­mien­do el bi­be­rón. Pe­ro no hay re­glas es­tric­tas al res­pec­to. Al­gu­nos lo aban­do­nan con 13 ó 14 me­ses, mien­tras que otros to­da­vía man­tie­nen al­gu­na to­ma con dos años.

La me­jor pau­ta pa­ra que apren­dan a pres­cin­dir de es­te ob­je­to tan que­ri­do la mar­ca el pro­pio desa­rro­llo ali­men­ta­rio del be­bé. A me­di­da que in­tro­duz­ca­mos nue­vas co­mi­das, el nú­me­ro de bi­be­ro­nes se irá re­du­cien­do pau­la­ti­na­men­te. Lo co­rrec­to, se­gún apun­tan los es­pe­cia­lis­tas, es su­pri­mir­lo sin pre­sio­nar al ni­ño. Si desa­yu­na una pa­pi­lla de le­che con ga­lle­tas, ya no se to­ma­rá el bi­be­rón que le to­ca­ba en ese mo­men­to. De es­ta ma­ne­ra, po­co a po­co se van sus­ti­tu­yen­do los bi­be­ro­nes por otros ali­men­tos. En la prác­ti­ca, es así co­mo sue­le ocu­rrir en la ma­yo­ría de los ca­sos.

Una ba­za que jue­ga a fa­vor de la eli­mi­na­ción del bi­be­rón, es el pro­pio in­te­rés del crío por cre­cer.

Se­rá más com­pli­ca­do si se ha con­ver­ti­do en ob­je­to de con­sue­lo

El pro­ble­ma prin­ci­pal que sue­len sus­ci­tar los bi­be­ro­nes a es­ta edad se de­ri­va de una des­via­ción de su fun­ción. En mu­chas guar­de­rías po­de­mos ver a críos de dos e in­clu­so de tres años que no se se­pa­ran ni un mo­men­to de su re­ci­pien­te ado­ra­do. Lo lle­van con­si­go a to­das par­tes y se me­ten la te­ti­na en la bo­ca con­ti­nua­men­te, no pa­ra be­ber, sino pa­ra mor­dis­quear­la y suc­cio­nar.

La ac­ti­tud de es­tos chi­cos es dis­tin­ta a la de aque­llos que so­lo lo uti­li­zan pa­ra rea­li­zar al­gu­na to­ma du­ran­te el día. Son ni­ños que han con­ver­ti­do el bi­be­rón en su com­pa­ñe­ro in­se­pa­ra­ble. Has­ta aquí se lle­ga, nor­mal­men­te, por una cos­tum­bre muy di­fun­di­da que con­sis­te en ofre­cer al ni­ño su bo­te­lli­ta cuan­do llo­ra o se mues­tra in­tran­qui­lo. En reali­dad, no es un há­bi­to acon­se­ja­ble. Los pa­dres he­mos de es­tar aten­tos a no des­vir­tuar el va­lor de es­te ele­men­to. Su ver­da­de­ra y úni­ca fun­ción es la de ali­men­tar al be­bé, no la de ser­vir co­mo ob­je­to de con­sue­lo. De lo con­tra­rio es­ta­re­mos en­se­ñan­do a nues­tro hi­jo a re­sol­ver sus pe­nas y frus­tra­cio­nes a tra­vés de la co­mi­da.

Ade­más de di­fi­cul­tar el aban­dono del bi­be­rón, es­ta prác­ti­ca pue­de ori­gi­nar so­bre­pe­so o pro­vo­car una dis­mi­nu­ción del ham­bre. Aun­que la le­che es un ex­ce­len­te ali­men­to del que no de­ben pres­cin­dir, ya no tie­nen edad de to­mar­la de for­ma ex­clu­si­va. La car­ne, la fru­ta, la ver­du­ra, los ce­rea­les, son igual­men­te in­sus­ti­tui­bles.

Exis­ten ma­ne­ras me­jo­res de tran­qui­li­zar a un be­bé que ofre­cer­le un bi­be­rón. El chu­pe­te, un osi­to de pe­lu­che o esa mantita que tan­to le gus­ta al ni­ño son idó­neos pa­ra cum­plir es­ta fun­ción.

Se­gui­rá es­tan­do bien ali­men­ta­do

Al­gu­nos pa­dres se an­gus­tian pen­san­do que, si el ni­ño de­ja de uti­li­zar el bi­be­rón, co­me­rá menos y es­ta­rá peor ali­men­ta­do. Es cier­to que el bi­be­rón fa­ci­li­ta a los pa­dres la ali­men­ta­ción del be­bé. Pe­ro si lo­gra­mos que el pe­que­ño acep­te con na­tu­ra­li­dad los va­sos y las ta­zas, pron­to nos pa­re­ce­rán igual de có­mo­dos pa­ra ofre­cer­le los lí­qui­dos.

Por otro la­do, a me­nu­do, es­ta ac­ti­tud de alar­gar el uso del bi­be es­con­de un te­mor a que el be­bé ad­quie­ra au­to­no­mía. Aban­do­nar el bi­be­rón a ve­ces in­quie­ta a los pa­dres por­que au­men­ta la sen­sa­ción de des­pren­di­mien­to en­tre ma­dre e hi­jo. Las emo­cio­nes son si­mi­la­res a las que se pro­du­cen du­ran­te el des­te­te, ya que el es­tre­cho con- tac­to que exis­te en­tre ma­dre e hi­jo que im­pli­ca la lac­tan­cia ter­mi­na cuan­do el crío co­mien­za a co­mer so­lo. Sin pre­ten­der­lo, los pa­dres pue­den trans­mi­tir su in­se­gu­ri­dad al pe­que­ño, con lo que se afe­rra­rá ca­da vez más al bi­be­rón.

No se tra­ta de for­zar al hi­jo a dar el pa­so an­tes de tiem­po, pe­ro tam­po­co de­be­mos en­tor­pe­cer su pro­gre­so. Ade­más, a es­ta edad les en­can­ta imi­tar a los ma­yo­res. Por eso, en cuan­to tie­nen oca­sión de prac­ti­car con los cu­bier­tos, se po­nen fe­li­ces a ello. Igual­men­te, si les brin­da­mos la po­si­bi­li­dad de be­ber en una ta­za, no lo du­da­rán ni un mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.